1 feb. 2007

Entre Suspiros de España, My Sharona y los maricomplejines




Dale al play antes de leer... (elige sonido o vídeo)
Ea, un poco tarde, pero ya estamos aquí, aprovechando que nuestra galería de personajes insustituibles está de marchita en Fitur (espero que no haya muchos cambios de habitación esta noche). Flipo con el portavoz del Gobierno andaluz, Quique Cervera, porque dice que van a empurar al "responsable" del vertido. Pero hombre, coleguilla, ¿cómo sabes tú, mente preclara del periodismo institucional, que sólo habrá un responsable? Tranqui, que igual te pegas una sorpresita, aunque la naviera diga ahora que esto no se parece al Prestige, porque son "20 ó 30 toneladas" y lo del prestigioso buque monocasco en Galicia fueron 60.000. Joder, con las cifras del vertido, que nadie se pone de acuerdo ni pa Dios.
Juan Carlos Jiménez Laz, director de Onda Azul, ex redactor jefe del Diario de Jerez, podría terminar recalando por estos lares sustituyendo a algún director caído en desgracia pese a los impagables servicios prestados al régimen y al César. Ana Carrión ha irrumpido en Onda Jerez con estilo y gracia y demostrando que cuando se necesita a una profesional no hay problemas presupuestarios para Pedro Rollán. Me alegro por ella y lo siendo por Eva Nicasio, cuyo gratuito Viva Jerez está por tós laos. Ana ha entrado con mejor pie que Desiré Vidal en Onda Algeciras, según me cuentan los amigos de allí. Todo un impacto. Y si no que se lo pregunten a la veterana Nieves Martínez.
Es una pena que la edición internauta del Diario de Jerez (¿Hablará hoy de los enviados a Fitur?) no incluya la magnífica tribuna libre de Pedro Pacheco que, por lo que se ve, leyó mi comentario del tomate el otro día. Pues me he enterado que yo no andaba descaminado y que determinados asuntos saldrán en la prensa del cuore a la luz para mofa, befa y escarnio de algunos personajillos pasados de moda. Hay fotos que se pagan espléndidamente, algunas en garitos de Madrid. No sé más, lo prometo (ya saben que pueden creerme).
Los rumores sobre quien está montando el CDL por la provincia se suceden. En Izquierda Unida me preguntan (yo les he dicho que no tengo npi) sobre las idas y venidas de un conocido periodista rosáceo a Chiclana (pardiez, qué casualidad) para convencer a ex peperas de que se unan a la causa para restar votos a los chicos de Loaiza (hace tiempo que no hablamos Pepe, eso que te pierdes). No estaría de más que quien sepa de estas movidillas me mande un correillo.
Se me pasó ayer contaros el cabreo que, según parece, se pilló mi querido y más que veterano amigo Francisco José Román (SER PUERTO) con el buenazo de Juan Clavero a cuenta de las informaciones sobre el asunto de la Fiscalía publicadas en Diario de Cádiz y EL MUNDO. Hombre Paco Pepe, no te enfades que es peor, con el buen humor y el buen rollo que siempre tienes. No puedes ganar todas las veces, pero en esta ocasión maltratar periodísticamente (un cabreillo pasajero, creo) a Clavero no es justo, porque no tiene culpa de nada. Le dimos un coñazo fenomenal para que nos pasara los ocho folios de la Fiscalía, pero ni de coña tú. Un poco de intuición, fuentes judiciales, la denuncia en pdf y un aliño para hacer una crónica en condiciones. Tu mismo. Véte acostumbrando porque en El Puerto va a haber una movida de no te menees. Y tú la intuyes. Por cierto, que pocas referencias he escuchado en la SER a las informaciones de EL ECONOMISTA sobre las 40.000 viviendas ilegales de la otra Marbella: "Chiclana". Nada, cada uno hace en casa lo que le da la gana.
Como Federico Jiménez Losantos, que cada mañana le pone las pilas al buenazo de mi tio Jorge, su fan devoto desde hace años. Losantos usa Suspiros de España para comenzar a largar fiesta y luego pilla la batería de The Knack con un temazo que hemos bailado con frenesí, dando cabezazos: My Sharona. Así paso las mañanas, sabiendo que el día que los maricomplejines de la COPE (los hay Losantos, picha) se dejen de zarandajas y nos sitúen a unos cuantos que yo sé delante de un micrófono nos lo vamos a pasar de aúpa. Y la audiencia subirá, pero estamos rodeados de maricomplejines. Pena.