10 jun. 2015

Ganemos o perdamos

Si María José García Pelayo, Pepa, no tiene que desalojar su despacho el sábado 13 no lo va a tener fácil en los próximos cuatro años porque el gobierno real estará en los bancos de la oposición: PSOE, IU y Ganemos. Las tres fuerzas políticas, a día de hoy, tienen votos suficientes para gobernar pero en Ganemos están por ver los toros desde la barrera y la tribuna del presidente del magno festejo. A salvo de las cornadas que proporciona el ejercicio de la política local.  
El Ayuntamiento de Jerez es una empresa complicada si no quieres tomar decisiones drásticas y fácil si el primer año tienes lo que hay que tener y acometes una reforma estructural a fondo. Eso es duro, impopular y muchos no se atreven. Menos aún, me temo, en las filas de un gobierno de izquierdas. Las deudas, los impagos, las cuentas reales, uf, qué miedo.
Pelayo -no teman por su futuro, porque cobra del Senado- está muy callada. Viéndolas venir, escuchando el rocambolesco diálogo de sus oponentes gracias a esa transparencia tan peculiar. No se entiende que otras formaciones similares a Ganemos se hayan mojado y, valientemente, hayan mostrado su disposición a gobernar en otras ciudades de España y que los jerezanos anden con el capote plegado detrás de la barrera. No, o dentro o fuera, los buenos toreros se lanzan al ruedo. Y que Dios reparta suerte.
(Lean y escuchen la grabación del encuentro entre el PSOE y Ganemos Jerez, gracias al periódico digital La Voz del Sur)

El vuelco

18-05-15_485_Motril

El panorama político provincial gaditano dará un vuelco impresionante este fin de semana tras la constitución de los ayuntamientos y la elección de los alcaldes y alcaldesas. Dentro de cuatro años -por si no se han dado cuenta- lo que habrá cambiado es la legislación electoral. Listas abiertas para que podamos votar a aquellos ediles que realmente lo merezcan, se acabaron los paquetes cerrados. Van a cambiar muchas cosas, y quien lo duda se equivoca porque el camino iniciado no tiene vuelta atrás: habrá reformas del Estatuto de Andalucía. Susana Díaz ha centrado el mensaje, se ha puesto al frente del nuevo tiempo político y eso, qué duda cabe, tiene que molestar a sus opositores. Y Díaz ya no tiene mochilas.

Las 72 medidas acordadas este pasado martes entre PSOE y Ciudadanos son la primera parte de un guión de cuatro años, el primer tiempo de un partido que se libra con nueve millones de espectadores (Andalucía) atentos al juego en todo momento con un árbitro, Albert Rivera, cuya talla como hombre de Estado ha aumentado gracias a los acuerdos suscritos que persiguen la regeneración de la vida pública en España. Los documentos son públicos, fruto de la negociación entre los dos partidos, dándose la circunstancia de algunos puntos formaban parte del argumentario de la presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE, Susana Díaz. No ha sido un copia y pega, sino el resultado de muchas coincidencias.

Sea como fuere, donde habrá consecuencias será en el PP una vez que hagan cuentas y examinen cómo ha quedado el mapa andaluz. En política se asumen las responsabilidades para lo bueno y para lo malo. En el seno del PP hay voces para todos los gustos y un sector no está nada de acuerdo con la continuidad de la actual dirección regional, creen que el cambio es necesario, la palabra mágica. Y en la provincia de Cádiz, cuyo presidente es el delegado del Gobierno central en Andalucía -lo que le ocupa mucho tiempo- Antonio Sanz, se tendrá que hacer balance. Han perdido el buque insignia, una formidable herramienta de influencia e inversión local: la Diputación de Cádiz. Y eso pesa, debe pesar, en su balance.