8 sept. 2015

Colaboración

Entre el cielo, la tierra y el infierno


A la una y media de la tarde, en Rota, saldré de dudas, sabré qué piensa decir el obispo de Jerez, José Mazuelos, en la misa por el alma del empresario de esa localidad –aunque siempre vinculado a mi pueblo- José María Ruiz-Mateos. No entraré en aspectos judiciales, ni morbosos sobre sus últimos días porque hay abundante información ya. Ha muerto y deseo que descanse en paz. Pero la Iglesia sitúa hoy al obispo en una misa donde puede optar por cubrir expediente o por entrar a fondo en el personaje. Menuda tarea tiene monseñor.

Tampoco es pequeño el toro al que se enfrenta el alcalde de Arcos de la Frontera, el socialista Isidoro Gambín, porque los primeros datos del estado del Ayuntamiento son muy duros y van a implicar la adopción de medidas de gran envergadura.

Ayer tuvo el apoyo de la comisión ejecutiva provincial del PSOE, con su presidente, Manuel Jiménez Barrios (vicepresidente de la Junta y presidente en funciones hasta que regrese Susana Díaz) y la secretaria general, Irene García (presidenta de la Diputación de Cádiz), que conocieron de primera mano todo. “Arcos saldrá a flote de esta situación con rigor, transparencia y sobre todo participación ciudadana”, dijo Irene García.
Irene García y Manuel Jiménez Barrios en el comité provincial del PSOEA ayer en Arcos