11 ene. 2007

El sindicato del ladrillo: lo estás haciendo muy bien




Los Hijos de Némesis
por JC


Es que tiene cojones, y yo sin enterarme. Ha nacido un nuevo sindicato clandestino en la provincia de Cádiz, compuesto –según dicen- por políticos, técnicos y muchos que callan: es el sindicato del ladrillo. No hay mal que cien años dure, ni secreto eterno. Todo se sabe, los registros son públicos, algunos jueces y fiscales muy valientes, y aún quedan periodistas osados y utópicos. ¿Políticos honrados? Creo que la mayoría, pero soy así de iluso. Pero este sindicato tiene ilustres afiliados de todos los bandos, unidos por la pasta gansa y el despendole. Esta gente es acojonantemente descarada. Les importa todo un pimiento si hay un euro a mano.

El sindicato del ladrillo tiene un código de honor: tú te callas lo que sabes de mis chanchullos personales y familiares y yo hago lo mismo. Es el puto cambio de estampitas de esta cohorte de sinvergüenzas, lamebotas, y correvisillos que nos rodea, gobierna y agobia. ¿Qué coño se han creído que son? Les hacemos un contrato por cuatro años, lo hacen medio bien y se apalancan en el chiringuito. A la puta calle.

Si te metes con el sindicato del ladrillo corres demasiados riesgos. Tirios y troyanos te las dan con las dos manos, compran lo que haga falta con publicidad (tirar de talonario les sale gratis total) y alternan con tus jefes como si fueran idiotas del culo (igual lo son y no nos hemos enterado). Desprecian a los periodistas y más si tienen criterio, mandan en su miseria y se jactan de tener las ideas claras. Desprecian, en general, a todo bicho viviente con criterio. Son unos desalmados, porque no tiene alma ni vergüenza.

El sindicato del ladrillo tiene contactos y apoyos entrecruzados en todas las administraciones, estamentos, sectores y chiringuitos. Se les conoce fácilmente porque raras veces les manda una paralela Hacienda ya que presumen de tener gente en los sitios más insospechados. Esta panda quita y pone alcaldes, tapa bocas, compra voluntades por doquier y, se te dejas dar por culo (hay gustos para todo, oiga usté) te hacen rico y cabrón en un mismo acto, que para eso tienen el lápiz de colores.

El sindicato del ladrillo no pasa penurias a fin de mes, no tiene que hacer cambalaches con la tarjeta de crédito ni sufrir el estrés postraumático cuando llega el balance del Corte Inglés. Estos tios viven como Dios (lo siento, no quería blasfemar, porque Dios no se parece en nada a estos hijos de puta), y se creen que uno, que todavía tiene valores, es tonto y no se entera de la misa. Pues están equivocados, somos más de lo que creen los que sabemos lo que pasa y andamos calzándonos unas buenas botas a ver si, cuando se descuiden, les damos una excelente patada en el trasero y los mandamos a freir espárragos. Menudos elementos sin ética. ¿A que conocen alguno? Pues no se quedan callados, hagan un blog y a dar caña de España. Cobardes.

Sánchez & Sánchez ¿quién será?



Los Hijos de Némesis
por JC

Hola, buenas noches cuando escribo esto. Estos días están saturados de ideas, de trabajo, pero hoy he tenido tiempo de pasear por Benalup-Casas Viejas, y tomarme una cerveza con el ciudadano Rafael Román y la ciudadana Tere Torres. ¿Hablamos de política? Claro, y de la vida, de lo efímero que es todo esto, de unos y de otros, pero hablamos en libertad, sin miedos. Román sabe que se enfrenta a una batalla difícil, y que aunque el PSOE lo controla todo en este país -menos la COPE y a cuatro ilusos- en Cádiz se enfrenta a la consolidada Teófila Martínez, que aún no ha dicho esta boca es mia sobre su lista, aunque por la ciudad corren rumores de todas las clases, gustos, tamaños, procedencias y colores.

Va a ser una campaña a cara de perro, bloque a bloque, casa a casa, por cielo mar y tierra. Le he recordado a Rafael la "bienvenida" que me dio cuando me nombraron director de informativos de Onda Cádiz RTV. Con lo feliz que yo estaba. Que verguenza de algún periodista insigne... pero no quiero volver sobre aquellos lodos. En fin, me tuve que defender y apoyos no faltaron, pero no porque yo sea la pera limonera, sino porque suelo ayudar y confiar en muchos sin haber pedido nunca nada a cambio. Y la gente te responde cuando les necesitas. Salvada esta parte de la historia, confieso que la batalla de Cádiz me gusta mucho. Bastante.

Me quedo con la frase de Pacheco, que por lo que veo ya no es el "inmatable". Pues bien, "el señor de los Arcos" (que no es una estación penitencial en la nueva carrera oficial, ha dicho que solo le preocupa la muerte. Si dice eso es que tiene bien resueltas sus necesidades materiales hasta el fin de sus días o bien que ya ha comprendido que la muerte iguala a todos y será mejor persona. Pacheco no le tiene miedo al cese fulminante que claman, braman más bien, desde el PSOE. Si Pilar Sánchez lo manda a hacer gárgaras se lo juega a una carta y se queda solita contra Pelayo. Si le sale bien, pues pa ella y si no le sale la jugada, Pacheco se pone de alcalde y pide su cabeza en santiamén. O pacta con el PP, por mucho que raje por ahí.

Pero hay una variable. Lo que oigo lo cuento, casi siempre. Y esta hipótesis tiene un cuele. Me refiero a que una vez solventadas las elecciones locales en Jerez, si Sánchez y el PSOE ganan sin mayoría absoluta hará falta un tapado para o bien negociar siendo alcalde o, más simplemente, asumir el número dos con Pacheco, a quien conoce a la perfección por razones históricas (con lo que el asesor multiusos Pedro Grimaldi tendría oportunidades de seguir comunicando). Creo que Casto Sánchez Mellado es el tapado del PSOE, su carta en la manga (lo del as hay que ganárselo, Casto) por si Pacheco termina hasta los cataplines de Sánchez. Al tiempo.

Por lo demás son días de grandes negocios de solares, fincas y recalificaciones futuras en Jerez, El dinero corre a raudales, aunque no se ve, porque los euros circulan de cuenta en cuenta con tanta rapidez que sonroja pensarlo. En Cádiz, como no hay suelo, pues se mueve menos pasta, aunque a quien le va de perlas es a Ernesto Martínez, arquitecto municipal, siempre fuera de la capital, por razones de incompatibilidad. Cuida las formas, no como otros en ciudades cercanas.

La foto que ilustra este comentario ha costado muchos meses. Son Francisco González Cabaña y Juan Pérez Silva, el socialista heredero de quienes autorizaron las órdenes de la masacre de Casas Viejas y el nieto de la joven anarquista fusilada después de aquellos hechos luctuosos, cuando España entraba en su etapa más negra que cuatro imbéciles nos andan recordando a diario. Porque una cosa es la memoria histórica y otra el coñazo histórico que nos dan con los muertos de la Guerra Civil.