28 mar. 2010

El interés general, la envidia y la felicidad


Juan Carlos Jiménez, jefe de gabinete de la alcaldesa de Jerez, asesor y funcionario municipal (algo que conviene no olvidar a lo largo de este comentario), parece que dejaría pronto de ejercer las dos primeras funciones una decisión que, sin duda y de materializarse, hará correr ríos de tinta y provocará comentarios por doquier y que acabará con un elemento de crítica constante contra la alcaldesa-secretaria general, dentro y fuera de su partido. Nadie es perfecto y, es probable que cuando Pilar Sánchez optó por designarle jefe de gabinete, pusiera sin darse cuenta sobre su marido, asesor y compañero, todos los focos de la polémica mediática y política. Y resulta paradójico que algunas de las más aceradas críticas vinieran del PP y de su candidata, la abogada y parlamentaria andaluza María José García Pelayo, cuya feliz vida personal nunca ha sido objeto de polémica por parte de los socialistas, algo que debería seguir siendo así porque es un detalle de estilo, cortesía y talante político. La vida privada es sagrada, tal como lo fue para Pedro Pacheco durante todo su mandato (1979-2003).
Sánchez y Jiménez -hablamos de personas y de sus trabajos- han provocado primero los celos de quienes no acaban de entender que no hay nadie mejor que quien te quiere para ayudarte a salir adelante en la vida y de quienes entendían que quizás el poder estaba demasiado concentrado y que debía de haber evitado tal nombramiento. Luego están las críticas por las retribuciones y el auténtico caos y desastre de la comunicación municipal, por unas razones u otras. Un asunto que está en vías de solución, dicen. Un mix letal, políticamente hablando, para la alcaldesa y el PSOE. De la actitud de sus compañeros ya hablaré en su momento, porque habrá acontecimientos que me lleven a hacerlo. Corren tiempos peligrosos para las conspiraciones.
Rectificar es sano, es un acto de higiene democrática, algo que forma parte del nuevo ideario de Griñán en el PSOE. Es el momento de la máxima transparencia en la gestión municipal y, por ejemplo, en los medios de comunicación de titularidad pública, que tienen que normalizar su tratamiento informativo a la oposición sin más dilaciones. Es algo muy fácil y Pedro Rollán ha tomado buena nota de por donde van los nuevos aires de la comunicación tras los cambios introducidos en la administración andaluza por Pepe Griñán. Por cierto, que la programación on line puede verse ya en la web de Diario de Jerez.
Regresando al tema, se han creado leyendas urbanas de tal calibre que podríamos invitar a Roman Polanski o a Pérez Reverte a que beban de ellas y encuentren inspiraciones para sus próximas obras. La doble relación, administrativa y sentimental, entre regidora y marido, ha sido bocado predilecto para las aves carroñeras, los artistas de la envidia y el cainismo, y más aún del gran urdidor de la política local, que se resiste a pasar a la historia con dignidad.
Puede que mañana, o en unos días, haya titulares: "La alcaldesa cesa a su marido como jefe de gabinete" o "Jiménez deja de ser jefe de gabinete de su esposa, la alcaldesa". Por medio está el interés general, la envidia y la felicidad. Y un necesario plan de ajuste en todos los órdenes, con o sin la oposición. Las manos libres y firmes. Es lo que hace falta ahora. Y sobre todo, mucha luz para que veamos quienes están en contra del progreso de la ciudad o, como han venido haciendo desde tiempo inmemorial, se la quieren repartir a tutiplén. Todo se sabe al final. Sea cuando sea, parece que la decisión está tomada. Nada se ha escrito nunca de los cobardes. Y somos solo personas.

Mar, simple y directa



P. La sensación es que llevan ustedes mucho tiempo con sus cosas.

R. En Andalucía se ha producido un cambio en el Gobierno y en el partido del Gobierno, que ha sido el relevo de Manolo Chaves por Pepe Griñán. Eso sí es excepcional y es un proceso valiente siempre cuando se está gobernando, delicado, que tiene sus procesos y que era absolutamente necesario porque o el PSOE lidera el cambio o los andaluces cambiarán al PSOE. Eso es lo excepcional de la legislatura. Andalucía ha cambiado, por cierto de la mano del PSOE, y el PSOE ha cambiado para seguir de la mano de Andalucía. *Entrevista de EL PAÍS con Mar Moreno, portavoz y consejera de Presidencia

PD:
Esa frase, ese concepto, expresado así, forma parte de los análisis pasados que he venido realizando sobre la situación del PSOE. Mar Moreno lo simplifica de la misma forma: "O cambiamos o nos cambian". Me alegra que sea simple y directa. Me gusta.

'San' Pedro y el oráculo de San Bernabé


La 'otra' entrevista del día la firma el coordinador de La Voz de Cádiz en Jerez, Wayne Jamison. Y es la de Pedro Pacheco en el diario de Vocento. A estas alturas, puede que Pacheco impresione al joven Wayne, pero no desde luego a los que conocemos que el ego de Pedro es más grande que el Circuito de Jerez. Pero, obviamente, no ignoramos que maneja mucha información, más por el servilismo de algunos que por los años en el poder y los intereses cruzados. La leyenda urbana de que Pacheco se entera de todo y está detrás de todo es cierta a medias. Los cajones de algunos en esta ciudad -no solo los suyos de la bodeguita- están llenos de información valiosa y estratégica, no hablo de ilegalidades, quede claro. He leído la entrevista encontrando algunas salvajadas como "el Ayuntamiento es como un gallinero en el que ha entrado una zorra que lo ha desbaratado todo", que rayan en la injura (el castellano es tan flexible...), su extraña defensa de la Plataforma de Parados "de quienes, por cierto, no se preocupan los sindicatos. Si no lo hacen, se pueden arrepentir", amenaza el 'enorme'.
Luego va y afirma: "Es que no sé qué hacen todos esos asesores que hay, esos sobresueldos... Y Aramburu (delegado de Comunicación que reflexiona sobre su futuro desde hace semanas), ¿qué hace cobrando sin ir a trabajar? ¿Qué hace entrando gente todavía a dedo en Infraestructura y Onda Jerez? ¿Cómo se consiente todo eso? ¿Quién endereza este entuerto, este hotel de los líos? ¿Quién restablece la tranquilidad en este gallinero?", pero no aporta datos, nombres, situaciones, es más de lo mismo, es el profeta del Apocalipsis jerezano. Y cómo se atreve a hablar de "gente que entra a dedo". Por favor, Pedro, hay que tener algo más de de dignidad y memoria.
Luego explica con detalle los pronósticos de una encuesta, que atribuye al sociólogo Julián Santamaría. "Los resultados que me transmiten son entre 9 y 10 concejales para el PSOE, con tendencia a la baja, y también entre 9 y 10 para el PP. Y, curiosamente, también han preguntado por Pedro Pacheco. No entiendo por qué, pero me dan entre 6 y 7. El muestreo se hizo el mes pasado, así que imagínese como sería si se hiciese ahora". Cuanta información, me quedo helado. Me gustaría ver esa encuesta, de verdad.
Pero donde me quedo pensando es en el asunto de Antonio Fernández, las hipótesis que maneja el ex alcalde jerezano sobre la salida del ex consejero: "Hay dos tesis. Por un lado, su militancia inquebrantable hacia las líneas de Chaves y Pizarro y, por otro, el lógico cansancio por gestionar una consejería como la de Empleo en una época en la que el crecimiento del paro es incesante en Andalucía. Y puede haber una tercera respuesta, ésta en clave local, y es que creo que el PSOE le va a proponer como candidato a las elecciones locales de Jerez. Considero que estas tres razones no son contradictorias entre sí".
*Un amigo me acaba de llamar, cree que Pacheco ha consultado antes de hacer estas declaraciones con el oráculo de San Bernabé (razón en el bar La Moderna). A lo mejón...

El futuro de Fernández


Es increíble que mi apreciado Paco Sánchez Múgica no le haya preguntado en su entrevista al ex consejero Antonio Fernández si prefiere, además de ser alcalde -a mí me encantaría serlo, quiero a mi pueblo tanto o más que cualquiera de estos políticos profesionales- ser ministro de Trabajo, secretario general de Empleo o, y es la novedad que aporto hoy: secretario general de Industria. Porque, en realidad, es lo que se comenta en Madrid. Y, sinceramente, a no ser que haya aspectos que desconozco, recientes, todo apunta a que Fernández cometería un error regresando al pueblo y no continuando una carrera política en Madrid, porque allí sus 'habilidades' serían más necesarias para el PSOE. Y eso lo sabe cualquiera. Así lo reflejé hace unos días en EL ECONOMISTA (ver artículo anexo).
Tengo información precisa de los movimientos estratégicos, apoyos y risas nerviosas que genera en Antonio la simple mención de su marcha a Madrid. Paco no le pregunta al consejero nada más que sobre Jerez, hasta obtener el titular deseado, igual que pasó con Mamen Sánchez. Y lo consigue sin mucho esfuerzo. Pero eso no significa que el ex consejero y hoy parlamentario andaluz -no se preocupen, no le falta el sustento- no haya deslizado en la interesante entrevista algunos mensajes, tiempos verbales y expresiones para, no me cabe duda, introducir la 'ídem'.

-¿Se supone que usted ahora va a volcarse con Jerez? La secretaria general del PSOE local, Pilar Sánchez le recordó el día del cese que usted era un activo importante del partido en la ciudad, ¿no es así?
-El secretario general, mi secretario provincial y mi secretaria local tendrán que decirme, salvo contraorden, que mis actividades parlamentarias tengan alta presencia en Jerez. Informé a mi secretaria general con absoluto respeto al comunicarme el presidente mi cambio de actividad. Tuve una respuesta muy cariñosa por su parte y así lo valoró en la ejecutiva. La decisión que hay tomada es que yo trabaje en Jerez aunque sea parlamentario por Cádiz.

-En todo caso, no se ve de candidato en 2011...
-Lo que pasa es que cada pregunta tiene su respuesta en el tiempo. Ahora la única candidata es la actual alcaldesa. Esa pregunta no tiene cabida hoy porque hasta que los órganos del partido no digan lo contrario el sitio está ocupado.

-Pero usted estaría disponible...
-La gente que pertenecemos al partido y llevamos treinta años tenemos un principio de absoluta disponibilidad. Uno no puede estar sólo disponible para lo que le guste sino para lo que el partido entienda que es bueno para la sociedad. Hay que combinar todo eso con elementos personales, familiares... A mí lo que se me ha dicho es que trabaje más en mi actividad como parlamentario y que trabaje por Jerez, pero salvo que se diga otra cosa la Alcaldía está ocupada. Griñán dio su opinión y dijo que ahora estamos trabajando con lo lógico y no está abierto el debate. No podemos contribuir a un debate interno que mediáticamente se interpreta como una crisis.
-----
Veamos: dice Antonio que "salvo que se diga otra cosa". Un momento, por lo que se va sabiendo, Griñán apoya a Pilar Sánchez claramente: es la candidata. Luego dice también que "hasta que los órganos del partido no digan lo contrario el sitio está ocupado". Ya, la pregunta es si Fernández sabe que esos órganos pueden decir lo contrario. Y luego, la frase del millón: "La decisión que hay tomada es que yo trabaje en Jerez aunque sea parlamentario por Cádiz". Primero cabe preguntarle quién ha tomado esa decisión y por qué se centra en Jerez si le han votado todos los gaditanos. Es un desprecio político a todas luces. A no ser que...

Pero lo que le deja perplejo es -más aún sabiendo su amistad- la defensa clara del ex alcalde Pedro Pacheco, que hoy se despacha a gusto, dejando extasiado al entrevistador, sobre los más variopintos asuntos de la actualidad. Fernández habla de Pedro como Penélope habla de su "Pedro" Almodóvar al conceder el óscar. Dice Antoñito que "aquí, en todo caso, ha pasado algo que hay que evitar: hemos convertido al político en delincuente". Un momento, ¿acaso quita valor la acción de denuncia de su secretaria general, Pilar Sánchez? ¿acaso Fernández cree mejor mirar a otro lado ante las dudas? Llama la atención, sin duda, lo comprensivo que es el ex consejero con Pedro.

-¿Considera que el ex alcalde pasó a la historia?
-Pedro tendría que asumir que forma parte de la historia de la ciudad. Sirvió a la ciudad con bastante entrega en un período bueno y luego en un período de exceso de poder nos hizo daño a todos. A él el primero. Aquí, en todo caso, ha pasado algo que hay que evitar: hemos convertido al político en delincuente. El pleno de Jerez no puede terminar en Tomás García Figueras, intercambiando denuncias. Es una locura. ¿Aquí cuándo se habla de política?
Foto: José Rodríguez