6 mar. 2010

Una cancioncilla para el alma


No hay comentario, solo piensa mientras escuches. Es para tí.

El congreso del ¿adiós? de Pizarro



Con un 98,3 por ciento de los votos emitidos ha sido aprobada esta mañana en el seno del Congreso provincial extraordinario la lista de los 52 delegados socialistas que representarán al PSOE de Cádiz en el próximo Congreso regional. Del mismo modo, fue aprobada por aclamación la gestión de la Ejecutiva regional. Estuve allí:
Francisco González Cabaña acaba de recordar que cae el diluvio universal, pero solo en lo climatólogico, y un congreso de hace quince años en Granada, donde Paco no pudo conseguir un lugar bajo el sol (pasó seis años de eclipse), con decenas de agentes antidisturbios en las puertas del palacio de congresos granadino, atentos a las protestas laborales de la época (Santana Motor, Gillette y otras). En Granada, el PSOE acordó cerrar filas y acabar, al menos temporalmente, las rencillas internas, que tanto daño ha hecho a la organización en todo este tiempo. Todo para recordar el ejemplo de “sensatez” y “generosidad” de Manolo Chaves, "que a mí me enseñó que para dirigir a un partido hay que tener respeto a la cultura del partido", “prudencia en las decisiones” de un partido complejo.
"En aquel congreso-rememoró- también había una crisis industrial muy grave y supimos tomar la decisión adecuada”. “Decidimos un grupo de delegados luchar para acabar con las peleas internas y las confrontaciones y salió un proyecto político que ha generado la hegemonía en la política andaluza los últimos 15 años. Salió un referente orgánico, Manuel Chaves, un ejemplo de sensatez, honradez, capacidad de diálogo y generosidad con el partido y la militancia”, señaló.
González Cabaña confesó que Chaves le enseñó “que para dirigir un partido hay que tener respeto a la organización, a la militancia, a la cultura del partido, que hay que tener prudencia en la toma de decisiones, en las complejidades internas de un partido tan democrático”.
Todo para llegar a Luis Pizarro, el gran homenajeado hoy, en realidad, en el PSOE. De hecho la ovación que le acaban de brindar los asistentes es larga y fuerte, Pizarro se levanta y parece que se despidiera. De hecho, en una semana dejará de ser el vicesecretario general del PSOE andaluz. Cuando Griñán, en un congreso extraordinario, acceda al poder de la organización socialista. El presidente podrá ser secretario general, pero lo que aquí percibo es que tendrá que ganarse la confianza de los militantes y los dirigentes, sobre todo.

12,02.-Dos minutos después de las doce, Luis Pizarro, vicesecretario general del PSOE-A, y consejero de Gobernación, se solidariza con las personas que están sufriendo los efectos de la intensa lluvia el 112 me manda una alerta con incidencias graves en Chiclana, San Fernando y Conil). “Sé que habéis hablado conmigo, con gente de mi familia, de mi partido, con Paco Gonzalez Cabaña”. “Yo me siento muy tranquilo, no tengo ningún tipo de problema. Tengo la conciencia muy tranquila, yo esto lo entiendo muy bien, llevo muchos años en en partido, lo entiendo perfectamente y he entendido muy bien a mi organización y mi organización a mí". Según Pizarro, "hay mucha gente en Andalucía pendientes de nosotros, no solo los militantes, somos el partido del Gobierno". Y tanto, treinta años en 2012 llevarán en el poder. No es poco. Pizarro sabe que es su congreso, y está haciendo resumen de lo vivido y trabajado.

12.16. "Nadie tiene derecho a poner en riesgo la cohesión interna y lo digo yo, que he tenido experiencias de todo tipo", advierte Pizarro "porque si eso no es así lo pagaremos caro". El número 2 del PSOE andaluz, la eficaz mano derecha de Chaves en todos estos años, los 15, termina así: "Han sido dos años difíciles, hemos tenido que responder a una crisis económica muy perversa que ha afectado a la economía de nuestra tierra, al empleo, ha afectado a nuestra gente, a las políticas sociales". Dice Pizarro que no negaron la crisis -"la compartimos"- y en febrero de 2008, en Almería, recuerda que hubo un acuerdo por el que se adoptaron una serie de medidas económicas. Y defiende las políticas activas de empleo desarrolladas por el PSOE a través de la Junta de Andalucía.

12.22. Un detalle, parece que el consejero de Empleo, Antonio Fernández, puede jugar un papel provincial, me lo susurran. "Arenas se opuso al estatuto de autonomía de Andalucía", recuerda Pizarro. Y alude al paquete de leyes que debate el Parlamento andaluz, de las que se jacta: "Ha sido nuestro partido, el Gobierno socialista de Andalucía, el primero en reconocer el papel que juegan los ayuntamientos", y "600 millones de euros que comenzará a cobrar esos ayuntamientos". No olvida el impulso al proceso de fusión de las cajas -"Unicajasuir y Cajasol están entre las diez primeras"- ni tampoco "lo dura que tiene la cara Javier Arenas" porque fue él quien dinamitó el acuerdo entre Chaves y González impidiendo que durante los ochos años de gobierno del PP se cobrara la deuda histórica". A juicio de Pizarro, que Arenas le haya pedido por carta a Zapatero una reunión para hablar de la deuda histórica es porque Rajoy -"que es a quien le corresponde"- no cree en ese concepto. Criticó “lo dura que tiene la cara Arenas si fue el quien siendo ministro dinamitó el acuerdo entre Chaves y Felipe”. “Hay que denunciar esa gran falsedad, esa gran mentira, hay que acabar con el circo que quieren montar los del PP como demuestran en el Parlamento para que la gente no vaya a votar”, dijo. “Arenas tiene pesadillas, malos sueños porque se las juega todas. Como fracase después de cuatro veces, no hay cuerpo que aguante”, indicó.

12.31. Pizarro dice que tiene sentido lo que dicen las encuestas "lo mismo que decían en 1994". El análisis que hace es curioso. Recuerda que el escenario en aquel año era infinitamente peor. "Y le dimos la vuelta a las encuestas". Dice Pizarro que ahora el electorado tiene que sentirlos a su lado -"trabajar duro, no podemos tirar la toalla, no tiene ganadas las elecciones Javier Arenas". Pizarro pide a la gente que no se aflija y está convencido de que la darán la vuelta a las encuestas: "Oña, cuando iba hacia la reunión con Griñán, dijo lo tenemos cogido, apretémosle...".

Pedro Rollán, en Telecinco: Que 20 años no es nada


Esta tarde, Pedro Rollán ha vuelto a la televisión generalista, a Telecinco, al programa de María Teresa Campos, que se le cae la baba con el director gerente de Onda Jerez TV, quien ha explicado su decisión de volver a Jerez. Viendo a Pedro no comprendo cómo no le invitan más a programas de tertulia en Madrid, seguro que lo haría mucho mejor que la mayoría. Pero resulta que es otro jerezano, el rey de los doblajes y los offs, Ángel Gutiérrez, quien ameniza las historias nostálgicas de hoy. (Sintoniza ahora Telecinco)

¿Tendremos otro ministro jerezano?

¿Por qué no? Ya tuvimos a Miguel Arias, del PP, como ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación. La realidad es que existen muchas probabilidades de que el "artista de la concertación", es decir, el consejero de Empleo, el jerezano Antonio Fernández, sea el próximo ministro de Trabajo. Fernández. Que como acumula algunos/as detractores y selectos/as hijos/as de puta que le ponen a parir de purita la envidia que tienen. Pero el tipo le ha funcionado a Manuel Chaves, llevando el departamento más polémico de su gabinete. Y le cae bien a otros ministros, que no han dudado en proclamarlo así en foros como La Moncloa. Y de eso doy fe.
Hoy, en el congreso, me he encontrado con Mamen Sánchez, que me tiene algo defraudado, primero porque la torpeza de la entrevista concedida a Diario de Jerez no pudo ser mayor, ni de peores efectos. La segunda es que confunda el tocino con la velocidad en sus relaciones con los periodistas. Hay que saber encajar las críticas porque eso va en el sueldo, querida Mamen, que ahora parece no tener huecos para participar en tertulia. Ella misma. Porque mi aprecio por ella no ha disminuido ni un ápice.
Me he cruzado con gentes de viejos tiempos -lamento que algunos jóvenes cachorros y aspirantes a algo no tengan memoria histórica- y he hablado con ellos, como Emilio Aragón, que no sabe ná de ná de lo suyo (si será o no candidato a la alcaldía o un buen número dos), Gregorio López Martínez (que era gobernador en aquel congreso de Granada que evocaba Cabaña), José Antonio Cano, Marisa de la Cuevas, Gabriel Alconchel, Paco Benito (el silencioso), Paco Aguilar (que lo va consiguiendo), y periodistas como Julio González, Juan Manzorro (Canal Sur, al que escucho como él a mí, buen tipo), Paco Menacho (puteadillo con eso de las comilonas en la Vía Verde), Paco Cabaña (que hablará tras el congreso del relevo), Casto Sánchez (sic), Paco Lebrero (la esperanza del reequilibrio), Prudencio López (no se puede hacer mejor con menos), y una larga lista de viejos conocidos, de batallas perdidas y ganadas en un partido que, lo siento por algunos, conozco bien por tantas y tantas experiencias vividas. ¿Y qué opino? Pues os lo digo sinceramente: ven las orejas al lobo y van a pelear duro, muy duro. Al tiempo. Van a necesitar algo más que paraguas (a mogollón apilados en la puerta) para aguantar lo que les queda en los próximos meses. Ahí estaremos para contarlo, de una forma u otra. Sin miedos ni censuras.

¿Qué quiere Pepe García?

Pepe García es un activo sindicalista dirigente de la CGT y hoy, junto a compañeros suyos (me parece haber visto a un crítico taurino televisivo) se han manifestado a las puertas del Palacio de Congresos de Cádiz donde se celebraba el congreso extraordinario del PSOE. Desde hace muchos meses, Pepe García está obsesionado con la alcaldesa de Jerez, la socialista Pilar Sánchez.
Hoy ha repartido unos panfletos injuriosos, que probablemente no habría sido capaz de repartir en los tiempos de Pacheco, a quien parece añorar. Pepe García, a quien muchos conocemos como "Pepe, el Largo", debe querer algo más que manifestarse, porque de otra forma no se entiende una obsesión tal. Si quiere competir con Sánchez y el PSOE debería quizás montar un partido y presentarse a las elecciones porque le está haciendo el juego sucio a la oposición.
Si Pepe quería abochornar hoy a la alcaldesa jerezana puede darse por satisfecho, porque lo ha conseguido. A Pilar Sánchez se le cambió la cara y se vino abajo por unos momentos al comprobar la injuriosa interferencia política del líder sindical jerezano a quien habría que preguntar la razón por la que no ha impedido en todos estos años que el Ayuntamiento de Jerez se haya convertido en el gran colaero, un enorme enchufe trifásico, en el desastre que ahora es, con una plantilla claramente sobredimensionada.
Opino que Pepe puede ser parte del problema, por acción (no creo) o por omisión (sería muy grave) por lo que debería dejarse de panfletadas, asumir la situación municipal con un par de cojones e intentar ayudar al consistorio -no a la alcaldesa- a superar una situación calamitosa en la que, cada mes es un sinvivir para pagar la nómina. Pepe García milita en una organización a la que respeto, y hasta admiro, profundamente, donde tengo muy buenos amigos y causas comunes, pero lo de su obsesión con la alcaldesa se pasa de castaño oscuro. Hacen falta otras actitudes, contundentes, pero en la mesa de negociación, arremangándose. Así lo veo yo. La solución debe venir del esfuerzo de todos los que forman parte del problema.