17 may. 2007

El sondeo del papiro de Jeré


Tranquilos, que no les han despedido. Francisco Sánchez Múgica y David Fernández, dos correosos periodistas del Diario de Jerez, me permiten seguir la campaña electoral en mi pueblo. Este finde, el Grupo Joly saca a la calle su sondeo que esperan como agua de mayo los y sobre todo las candidatas a la alcaldía. Por más que miro, esta campaña está corta de cojones y ovarios, ausente de grandes debates y nadie se entera si el que llega tirará de la manta o no. ¿Verdad?
Pues eso, que el hard rock no le gusta a nadie. Pobresitos electores, si supieran la de dinero que hay por medio y en juego. Yo lo intuyo, escribo esto desde lejos, pero cerca. Dentro de cuatro años igual montamos una lista, ante tanto listo. Já. Todo el mundo me pregunta quién está detrás del blog Jerezsano. Pues no lo digo, leñe, pero no soy yo. Lo prometo.

La historia de Carmelo

Desde ayer miércoles, Carmelo Sánchez Sanjurjo, afiliado de CGT y funcionario del Ministerio de Medio Ambiente dependiente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, donde ha trabajado durante 21 años en seguridad de presas, se encuentra en huelga de hambre frente al mencionado Ministerio (sito en la madrileña plaza de San Juan de la Cruz) para denunciar irregularidades en su trabajo y reclamar que le sean restablecidas sus condiciones laborales ante el incumplimiento de una sentencia judicial que le da la razón. La historia tiene un trasfondo realmente atractico para periodistas intrépidos...

Fernando Santiago, la frontera de lo personal


Bueno, pues parece que Fernando Santiago, presidente de la Asociación de la Prensa de Cádiz, jefe de prensa de la Diputación Provincial de Cádiz, ha logrado atraer el interés de sus lectores como nunca había imaginado. Y lamento, muchísimo, que sea en negativo. Pero cada uno es responsable de sus actos desde que tiene uso de razón y más un periodista que, aunque nos pese a algunos, representa a todos los periodistas gaditanos de la capital asociados (muchos no lo están) e ídem en Andalucía, donde su gestión está siendo muy criticada por algunas asociaciones andaluzas. Pero esos son otros cantares. Sus opiniones tienen que ser todo lo libres y mesuradas que puedan ser en función de sus dos responsabilidades, la de representar a los periodistas y ejercer como jefe de prensa de la Diputación Provincial que representa los intereses de todos los gaditanos

Cuando necesité el apoyo de Fernando Santiago no lo tuve en la forma precisa y pública, fue en un lamentable episodio protagonizado por Rafael Román. Ni uno ni otro estuvieron a la altura de las circunstancias. Pero todo pasa. Afortunadamente para él no voy a dejar de condenar cualquier exceso que se pueda cometer contra su persona o familia y, por supuesto, la difusión de sus datos personales para que cualquiera pueda excederse. Mis principios son la defensa de la tolerancia y del derecho a expresar libremente las ideas. Pero Santiago debe saber que algunos, pocos, periodistas y sus familias hemos venido soportando graves represalias por, simplemente, haber informado en libertad sobre temas políticos y de corrupción. Y le hemos echado mucho de menos.

Los artículos que Fernando Santiago escribe son de su exclusiva responsabilidad. Ya debería saberlo. Parapetarse en que son irónicos y que la mayoría no los entendemos y que por eso nos enfadamos es, como decimos en mi pueblo, una carajotada. Y Santiago ni es carajote, ni tonto y le tenemos por un tipo serio, demócrata y muy profesional. Otra cosa es que no compartamos sus puntos de vista. Como él no comparte los nuestros en muchos asuntos.

Si Santiago quiere escribir a título personal, que dimita de su cargo en la asociación -que le exige tener una posición institucional equilibrada- y en la Diputación de Cádiz donde, es jefe de prensa a las órdenes del presidente, que es a la vez secretario general del PSOE gaditano, muy preocupado ayer en todos los sentidos por los incidentes vividos por Santiago. Que se venga a la trinchera de una vez y se deje de historias. Aquí, al descubierto, soportando el fuego cruzado de los corruptos, defendiendo la libertad de información a diario con sus artículos, investigaciones y opiniones. Le esperamos, seguro que el periodismo gaditano ganará. Igual le dan el Premio Andalucía (nunca se le ha dado a un periodista crítico con el poder que él sabe ¿verdad?) de Periodismo.

Fernando Santiago manifestó hoy que ha presentado una denuncia ante la Policía, tras la publicación de un artículo sobre Delphi escrito por él "a título personal" en el Diario de Cádiz, al haberse repartido "pasquines con mi cara, mi dirección y mi coche como una amenaza implícita", mientras que el comité de empresa dice que "hay que tener muy poca vergüenza y ética para poner a los trabajadores como los ha puesto".
Santiago ha declarado a las agencias que en el día de ayer se produjo un altercado en la puerta de la sede de la APC y que posteriormente presentó la denuncia en la que relató los hechos, basados en que "escribí un artículo, que a gente de allí --trabajadores-- no le ha gustado y vinieron un grupo a la sede de la asociación exigiendo verme".
Según explicó, "para que se fueran y no hicieran nada y molestaran a los trabajadores de la APC fui, y al llegar me insultaron, amenazaron y alguno dio patadas en las puertas". Así, tras llamar a la Policía, puso la denuncia. En este sentido, indicó que la presentación de la denuncia fue "no tanto por lo que ocurrió ayer, que es desagradable y es una intimidación", sino por el reparto de pasquines, ya que teme por la integridad de su familia.

El presidente de la Asociación de la Prensa de Cádiz señaló que el artículo escrito es "a título personal" y señaló que "mis opiniones son personales, muy particulares y no busco que la gente esté de acuerdo conmigo ni convencer a nadie". Asimismo, añadió que "lo que tengo es el derecho a expresar mi punto de vista y lo que se pretende es intimidar a todo aquel que opina algo que no gusta". Por su parte, el presidente del comité de empresa de Delphi, Antonio Pina, aseguró a Europa Press que se había enterado del altercado, señalando sobre Fernando Santiago que "hay que tener muy poca vergüenza y muy poca ética para poner a los trabajadores de la manera que lo puso en el artículo que escribió". Asimismo, manifestó que "si obedece a la mano que le da de comer me parece bien, pero bueno, que se atenga a las cosas que hace y que dice".