8 jun. 2015

Una semana clave

¿Esfuerzos adicionales?


"... todavía existen vulnerabilidades y problemas estructurales profundos, por lo que serán necesarios esfuerzos adicionales para mantener un crecimiento elevado en el medio plazo. España debería aprovechar el impulso actual para emprender reformas adicionales, que tienden a ser más efectivas cuando se aplican en un entorno económico favorable. Por el contrario,  una reversión de las reformas pasadas generaría incertidumbre y podría frenar la recuperación, sobre todo si el entorno exterior se deteriora". Es parte de la Declaración Final de la Misión De la Consulta del Artículo IV de 2015, del Fondo Monetario Internacional (FMI). "Abaratar el despido, subir el IVA y el copago sanitario y de educación están entre sus recetas", resume El País en su información digital.
El informe menciona que "la regulación de la segunda oportunidad que acaba de aprobarse constituye un paso importante para facilitar el desapalancamiento de consumidores y autónomos que actúen de buena fe. Si se aplica de forma efectiva, la reforma puede aumentar la demanda y estimular la actividad emprendedora en el sector formal, a la vez que se preserva la sólida cultura de pagos de España. Se estima que el impacto inmediato en la rentabilidad de los bancos será pequeño y podría ser positivo en el largo plazo". Lo que me preocupa es que nos pidan más ajustes ¿más aún? No lo entiendo ni lo acepto.
En el propio informe del FMI (recomiendo leerlo), se dice que "cerca de medio millón de nuevos puestos de trabajo han sido creados desde mediados de 2014. Aún así, 5 millones de españoles, muchos de ellos jóvenes, siguen en paro". Pero lo más preocupante es que el documento de los expertos recomienda rebasar las verdaderas líneas rojas: "A nivel regional, podrían obtenerse ahorros fiscales adicionales - por ejemplo mediante la reducción de costes en la provisión de servicios de sanidad y educación, y, tal y como fue recomendado por el Comité de Expertos para la Reforma Fiscal el año pasado, aumentando la responsabilidad de las Comunidades Autónomas en el copago de estos servicios". Gracias, señora Lagarde...

La última ronda...

Susana Díaz en el inicio de la última campaña electoral autonómica, en Almería.
Todo se sabrá este próximo martes. Cuando hayan acabado las reuniones de la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, con los partidos políticos que obtuvieron representación en las pasadas elecciones autonómicas, hace ochenta días. Sea no un órdago, es la salida adecuada dada la situación. Eso parece.
O hay acuerdo (investidura o gobernabilidad) o elecciones andaluzas y muchos se tientan la ropa porque esos comicios se celebrarían en unas condiciones sumamente ventajosas para el PSOE, que fue la opción que más apoyo popular recibió. Tiene razón la presidenta, o facilitan la constitución del gobierno, o presentan una alternativa o, no queda otra, se convocan de nuevo elecciones. O se suavizan las imposiciones hechas desde los partidos emergentes. Es la última ronda de diálogo...
El problema para su competencia política es que las cartas ahora están boca arriba, los programas electorales reales ya son conocidos tras la última campaña, las conductas tres cuartos de lo mismo, ha quedado claro quien defiende el interés general y, sobre todo, que efectivamente habrá que cambiar las reglas del juego para hacerlo menos restrictivo, más moderno y abierto. Unas elecciones en septiembre. Pero ¿ahora qué dirán los partidos? ¿con qué argumentos nos convencerán? Será una campaña rara pero enormemente sincera por todas las partes. Centrada en lo que importa: la gente.
Si el PSOE, como todo parece indicar, sigue con su mismo rumbo solo ha de completar su programa electoral con las propuestas más reales e importantes del resto de la oferta política, convencer al votante que la regeneración es imparable y aplicar una hoja de ruta sin mochilas con disciplina militar. Será una campaña muchísimo más dura y encima con las generales a la vuelta de la esquina, con todo lo que implica.
Creo que alguien, al otro lado del PSOE o incluso cerca, ha menospreciado a Díaz y ha ofendido la inteligencia de miles y miles de andaluces. Todos los votos son igual legítimos y democráticos. Y la gente ha votado para que los partidos se pongan de acuerdo (no lo han hecho hasta ahora) y trabajen unidos para situar a Andalucía en la vanguardia del progreso autonómico y local. 
Es la última ronda... Las conversaciones se iniciarán con el PP (segunda fuerza parlamentaria con 33 diputados frente a los 47 socialistas), seguido por Podemos (15 diputados), Ciudadanos (9 parlamentarios) e Izquierda Unida (5 parlamentarios).