25 abr. 2010

Un buen calendario ¿no?


Lo he visto en el Facebook, en el chiringuito de Fernando López Gil. (Pica y amplia)

El cajonazo de los blogueros y el tren de la escoba


"...Y sin expedientes", me dijo el presidente Griñán hace unos días, cuando hablábamos en la Diputación de Cádiz de algunas cosas interesantes para la ciudadanía, como lo duro que será para el presidente-secretario general cambiar lo que tiene que cambiar (lean atentamente la entrevista de hoy en el Grupo Joly). El resto de la conversación queda en discreto recaudo intelectual, pero me permito reproducir esta frase porque, evidentemente, Griñán se refería al bochornoso y estaliniano caso del 'expedientazo' a los blogueros socialistas gaditanos, conocido en toda España gracias a la solidaridad de la red. Escribe hoy mi apreciado Juan José Téllez, con un par de narices (porque le trae al pairo que algunos se enfaden...): "De los quince militantes que respaldaban el blog Cádiz Socialista, objeto de dicha persecución, doce eran militantes en activo y estaban al corriente de sus cuotas por lo que fueron objeto directo de dicho proceso. De los 1.700 posts, que figuraban en dicha página, tan sólo 19 fueron objeto de expediente: lo curioso es que se trataba, por lo general, de noticias aparecidas en prensa y que eran colgadas para reclamar comentarios entre los visitantes de la web. Los expedientados se quejan de que nunca hubo trámite de audiencia a su favor y que tuvieron que defenderse por escrito". Ahora, lo que JJ no cuenta es que el marrón es de aúpa. ¿Quién el pone el cascabel al gato? ¿quién comunicará a la ciudadanía que el cajonazo de los blogueros era injusto? Jozú. Aunque, visto lo visto, ya lo hemos entre todos, ahora solo queda formalizarlo. (Más de Téllez en La Voz de Cádiz)
Me gusta Lalia González-Santiago cuando se pone ácida y deja volar el estilo, como una avispa insolente y peligrosa: " Estos días, cerrado el organigrama de la nueva Junta de Griñán en el Consejo de Gobierno del martes pasado, el 'impasse' que la Feria de Sevilla ha impuesto a la administración -un dato a tener en cuenta, y que no por sabido deja de ser escandaloso- ha dejado tiempo para que circularan con más fuerza los rumores y las preguntas: ¿Quién es fulanito, o fulanita, que tanto da?. Ahora nadie conoce a nadie, me decía una colega. Han llegado 'los nuevos', mientras que una generación se ha quedado laminada entre los viejos políticos y la joven hornada, y los veteranos afilan sus dudas hacia el neófito 'stablishment'". Sigan leyendo y verán como la directora no defrauda: "chucu, chucu, chú, pí, pí, y escobazo que te crió.
Paco Piniella, bloguero socialista, me dice: "Es evidente que la crítica nunca puede ser cercenada por la guadaña de alguién que en su día fue socialista o presumió de ello. Pero parece que el "sacrificio interruptus" tendrá que tener al final un violento parto que sigue sin producirse. Ya no son épocas de poder quedar bien con todo el mundo, son épocas de nadar y perder la ropa. No sabemos si Sevilla será capaz teniendo el río como aprendizaje para tan procelosas playas gaditanas". Dicho queda

¿Dejará Griñán que el PSOE pierda Jerez?


-Yo creo que ahora mismo, después de la entrevista que tuvo la alcaldesa con el secretario general y del plan de ajuste que está haciendo, creo que es una situación estable. Yo creo que muy difícil sería que no fuera Pilar Sánchez la candidata.

Dicho queda, habló el presidente y secretario general del PSOE-A. Hay que leer entre líneas y deduzco algunas cuestiones:

1.-Pilar Sánchez y sus ediles críticos han de mantener el acuerdo adoptado ante Cabaña.
2.-Tiene que hacer, en los plazos publicados, el plan de ajuste municipal, en serio y por derecho.
3.-La alcaldesa tiene, de momento, el crédito y apoyo de Griñán.
4.-Ha de dar un golpe de timón de 180 grados en sus formas, conducta y gestión.
5.-Tiene que mantener esa estabilidad de la que habla Griñán.

De momento habrá que dejar pasar los días, y conocer el resultado exacto de la encuesta que el PSOE realiza sobre poblaciones superiores a los 50.000 habitantes. Solo entonces sabremos si la ciudadanía quiere un cambio, si apoya al gobierno jerezano y el grado de conocimiento de los líderes actuales o probables. Los socialistas tratarán de saber (siempre hay cambio de 'estampitas' en la cumbre) si las encuestas de los adversarios coinciden con las suyas. Eso, salvo imprevistos, decidirá en gran parte la identidad del candidato o candidata en Jerez. Lo demás son pajas mentales que la gente se hace en su tiempo libre. Hay pocos nombres.
Por cierto, que la periodista Silvia Tubio, de LVDC, que sabe manejar bien sus fuentes de información, va algo tarde hoy al contar lo de la estrategia de Felipe Meléndez, abogado de Pacheco, quien pretende que la jueza considere "imputados" a los asesores de Pilar Sánchez. Y va tarde porque se nota que no lee este blog (su orgullo se lo impide, dicen) porque si lo hubiera hecho se habría dado cuenta de que esa posibilidad ya fue comentada semanas atrás. Así que gracias por ratificar lo que ya conté. ¿Enfadado yo? Ni de coña, simplemente digo las cosas como las siento, Silvia. Y eso no resta mérito alguno a algunas informaciones de la compañera, de relevancia policial y social. Dice hoy que: "...lo que parece poco defendible es que dada la situación económica de las arcas municipales y con un municipio castigado por el paro, se pagaran con dinero público suculentos sueldos por tareas que a priori no son de primer orden ni prioritarias dada la actual coyuntura del Consistorio jerezano, que según la propia alcaldesa vive sumido en una economía de guerra. Este periódico ha tenido acceso a la información enviada a la jueza donde se detallan los ingresos anuales que percibían los 16 asesores de los que ha dado cuenta hasta la fecha. Y en ella se observan ejemplos que contradicen esa política de austeridad mencionada por Sánchez hasta la saciedad, y a la que se acogió para desprenderse de parte de esos empleados elegidos a dedo. Así, para cumplir tareas de asesoramiento y apoyo al tejido asociativo del municipio, el Ayuntamiento jerezano tenía a dos de esos empleados eventuales percibiendo unos 50.000 euros al año cada uno. Salarios que están muy por encima de la media que percibe un trabajador cualificado".