12 sept. 2010

Working for Navantia


Lo contó el viernes en la tertulia de Buenos Días, en Onda Cádiz, la diputada Mamen Sánchez. Hoy se conocen más detalles. La gira asiática realizada recientemente por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, podría conllevar beneficios para la Bahía de Cádiz, ya que uno de los temas en cartera llevados era el de la construcción y reparación de barcos por parte de Navantia. Una cuestión que volverá a tratarse en el mes de octubre en una reunión con China. Según ha indicado a Europa Press la diputada nacional del PSOE por la provincia, Mamen Sánchez, el presidente del Ejecutivo se encargó en su gira asiática de mostrar las reparaciones y la construcción de barcos de los astilleros españoles, lo cual ha despertado interés.

Así, en el mes de octubre habrá una nueva reunión China-España en la que por parte del Gobierno estará el ministro de Industria, Miguel Sebastián, que volverá a llevar a Navantia entre los asuntos de cartera con la intención de abrir mercado. Por otra parte, la dirigente socialista también ha manifestado la intención del Gobierno de poner "todo su empeño" en que fructifiquen las relaciones con los Estados Unidos para que los astilleros españoles, y de la Bahía de Cádiz, puedan adquirir contratos de reparaciones con la Armada Americana.

En este sentido, ha recordado que los americanos han hecho llegar a Navantia que han quedado "muy satisfechos" con la reparación realizada en agosto sobre la fragata clase FFG, USS JOHN L. HALL F-32, lo cual "es un paso muy importante". Este contrato ha sido el primero que la UP recibe del Centro de Mantenimiento de la VI Flota de Nápoles, a raíz de la visita que una delegación de este centro, encabezada por su director Thomas J. Pérez, realizó el pasado mes de marzo en la que quedaron "gratamente sorprendidos" por las capacidades de los astilleros de Navantia en la Bahía de Cádiz.

Asimismo, Navantia ha aseverado que tanto el comandante y jefe de máquinas del buque, como el inspector desplazado desde Nápoles, Mr. Bill Vogt, que asistió a las pruebas de fábrica de los equipos reparados, quedaron "plenamente satisfechos" por la "rapidez y nivel técnico" de las reparaciones, dando lugar a la petición de adicionales no incluidos en el contrato original, que igualmente se realizaron dentro del plazo original de la semana que el buque estuvo en la Base Naval de Rota.