19 nov. 2011

Un deseo



Cada vez que terminaba el editorial en Panorama (Onda Jerez) les deseaba "Buenos días y buena suerte". No olvidaré esa imagen desenfocada creada por Melero, ni los comentarios (que he recopilado uno a uno). Es un tributo a una película que veo cada vez que puedo (hoy en La Sexta 3). No pretendo ser perfecto ni independiente, líbreme Dios, pero si profesional, tengo mis ideas, mis puntos de vista, no creo en ese concepto fascista de que hemos de ser notarios de la actualidad, me mojo hasta donde creo que debo hacerlo y más en algunas ocasiones, una implicación emocional normal cuando la indignación me corre por las venas. Y eso me gusta. Hoy me he acordado, al leer en FB a Víctor Herrero.

Espero que este fragmento de la intervención del periodista no se convierta en realidad en España. Panorama solo estuvo cinco meses en antena y, aunque no hablaré del clónico creado (incluso usando mi agenda y amigos tertulianos sin el más mínimo pudor), solo diré que cada programa, cada segundo, fue libre y que eso tocaba cojones y ovarios a un lado y otro. La pena es que algunos impresentables maricomplejines impidieron que dos años antes pudiéramos ponerlo en antena. Hoy están en la puta calle, manchándose las manos de tiza o ante los tribunales. O leyendo este blog. 

Tiempos tormentosos


Ea, dime que no, que no te gusta escuchar a Tony Benett y Faith Hill cantar, mientras la lluvia cae con furia tras el cristal. Sabiendo que hace mucho frio fuera y que dentro tienes calor variado. Me voy a tomar un chupito de Jack Daniels, un polvorón de Antequera recién hecho y a prepararme para salir a la calle. He encontrado unas botas de mis tiempos de Madrid, fenomenales para pisar sobre mojado. Y una chaqueta molona, a prueba de chuzos. Nada de quedarse en casita, a tomar la calle, que ya es hora. Por cierto, me encanta como vas esta noche. La cosa promete...Buena suerte a todos/as. 

¿Reflexionar?


Al final del mitin de Rubalcaba en Jerez....
Después de lo que he vivido, he visto y conocido apenas tengo dudas de cual será el sentido de mi voto -secreto, por supuesto- pero tengo claro que ha sido la campaña más triste, menos ilusionante que he conocido en mi vida. De hecho, apenas la he reflejado en este blog. Ayer estuve en el mitin de Rubalcaba y me sonó a final de ciclo, que sea cual sea el resultado, la semana que viene será decisiva para el futuro del socialismo en España.