9 dic. 2010

Madrid no me mata, me gusta


Pereza - Lady Madrid 



Foto de Pablo Arias, encontrada felizmente en Flickr.

Mañana me vuelvo a Madrid, mi otra patria para siempre desde que en 2004 parte de mi alma se quedara en los andenes de Atocha. Cuando llegué para participar en el trabajo más maravilloso que he vivido, y no me cansaré de dar gracias a quienes lo hicieron posible y grato a la vez, me dispuse, con el Segunda Mano en la ídem, a recorrerme la ciudad en busca de casa. Menos mal que le hice caso a mi prima Mari Carmen y elegí un piso al final de la Ribera de Curtidores, en el antiguo Campo del Gas. Tenía razón la puñetera, como siempre que discutimos. De Madrid me gustan los tejados de pueblo, los que no se han perdido en el diseño, los que guardan tantos secretos. Los domingos, solo o en compañía, subía por el Rastro hasta saludar a Cascorro, me tomaba lo mio, almorzaba de antología y camino de Ópera. Por eso, cada vez que vuelvo a Madrid, regreso a mi casa. Uno es de donde son sus recuerdos. Y los mios son de Madrid, Córdoba y Jerez. No he encontrado, en serio, mejor canción que esta, de Pereza. Madrid no me mata, me gusta. Mucho. Allá voy, no sé qué pasará.

Tiempos duros para el periodismo



Corren tiempos duros para el periodismo que intenta ser independiente. Y más aún para los periodistas que aún creen en esta profesión, para nuestra suerte no tan denostada aún como la política. Mal de muchos consuelo de tontos e idiotas. Pero lo peor de todo es el cainismo creciente de este colectivo donde el compañerismo de otros tiempos se ha ido a tomar por saco.