28 oct. 2008

Rota, Navy Base


Yo fui uno de los firmantes de aquel manifiesto andaluz contra la OTAN que pocos recuerdan, antes de que Felipe González nos dejara con dos palmos de narices y la sensación de que alguien nos habría robado nuestro queso. Buena parte de los periodistas firmantes medran ahora al sol que mas calienta, lo cual es perfectamente legítimo. Pues bien, resulta que si nada lo remedia, mi cercana Base Naval de Rota puede convertirse en el cuartel general del Africom, el nuevo mando militar para África cuyo cuartel general está en Sttugart y que carece de sede de operaciones. La base roteña les viene como anillo al dedo. Con todo y pese a que desde las páginas de El País se nos intenta meter algo de miedo en el cuerpo (a mayor responsabilidad de la base, mayores posibilidades de una acción terrorista), la realidad es que resulta una opciòin verosímil, que está en manos de Zapatero, como presidente del Gobierno español, y del futuro presidente de los Estados Unidos, Barack Obama (eso esperamos muchos). Nada, que Rota sigue siendo una base muy útil, para todos.

Tuning político

El colectivo de 'locos por el tuning' parece que recibirá a dos miembros ilustres: el presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, y el presidente del Parlament, Ernest Benach. Son portada en muchos medios nacionales, aunque el segundo lleva siendo noticia desde hace unos días en su comunidad. El primero ha tuneado, personalizado, y redecorado su despacho oficial, cuya zona de trabajo ha ampliado en 500 metros cuadrados, segun el PPdeG, que pedirá que los interventores de la Consellería de Presidencia y de Presidencia de la Xunta expliquen de forma detallada el coste de la reforma del despacho de Touriño, "que ha costado dos millones de euros", de ellos medio millón dedicado a los muebles, denuncian. Los populares gallegos critican, además, que el nuevo Audi oficial del presidente gallego ha costado 480.000 euros y que dispone en total de cuatro vehículos oficiales. El secretario xeral del PPdeG, Alfonso Rueda, ha denunciado hoy "un nuevo ejemplo" de la "tendencia al lujo irrefrenable" del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.
El otro caso de tuning político ha sido el del presidente del Parlament, Ernest Benach, quien ha pedido ya disculpas a los ciudadanos que puedan haberse ofendido por el gasto de 9.276 euros en los polémicos accesorios para su coche, y ha anunciado que los retirará del vehículo. Cuatro días después de conocerse que gastó 9.276 euros en equipar su vehículo oficial, una nueva versión del Audi A-8 (valorado en 110.000 euros), un escritorio de madera a medida, reposapiés, televisión, conexión para escuchar canciones en formato MP3 y Bluetooth. Benach ha leído una declaración en el Parlamento catalán y ha dado explicaciones por el caso ante la prensa. A pesar de dar marcha atrás en los extras de su vehículo, Benach ha remarcado que no incorporó "ningún lujo innecesario" a su vehículo, sino "instrumentos" que facilitaban su trabajo durante las horas que pasa en el coche. Benach ha explicado que ha hablado de la polémica con el president de la Generalitat, José Montilla, y que se siente respaldado por su partido y por la Mesa del Parlament. "El presidente del Parlamento Catalán, Ernest Benach, ha estrenado recientemente como coche oficial un Audi A8 valorado en 110.000 euros. Y lo ha hecho coincidiendo con la aprobación de los Presupuestos catalanes para 2009, que recogen, según fuentes oficiales, un importante recorte de gastos en publicidad, representación institucional y protocolo". ¿Será verdad que un alto cargo autonómico tiene un jacuzzi en un anexo al despacho? Sería la repera, de ser cierto. Yo me niego a creerlo, la verdad, rumore, rumore...