2 ago. 2009

Cuatro años de cárcel por publicar noticias contra el Estado


No sé como no se le cae la cara de vergüenza a nuestro ministro Moratinos por la escalada contra la libertad de expresión de información en el país del 'gorila rojo', dicho sea con respeto, el calificativo que los enemigos otorgan al presidente democrático de Venezuela, Hugo Chávez. "Es grato dirigirme a ustedes para notificarles que estarán fuera del aire", decía la nota enviada por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) a cada una de las 34 emisoras de radio que, por orden del Gobierno del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fueron cerradas entre la noche del viernes y la madrugada de ayer, sábado". Eso relata EL PAÍS.
El periódico dispensa hoy un análisis de los hitos turístico-políticos de Moratinos en la últimas semanas. Gloriosos. Posiblemente, Chávez sea el ídolo de algunos locos cariocos, pero no es el mío ni goza del aprecio de quienes nos consideramos demócratas.
Chávez es un problema para Obama, ya lo verán. Esa Ley de Delitos Mediáticos debería provocar, la repulsa de nuestro Gobierno y de Federación Española de Asociaciones de la Prensa. Sin dudas. La Fiscalía venezolana presentó este jueves una propuesta de "Ley especial sobre delitos mediáticos" que contempla penas de hasta cuatro años de cárcel para los dueños de empresas de comunicación, directores, periodistas o artistas que infrinjan la nueva legislación. Según expresó la fiscal promotora del proyecto, Luisa Ortega Díaz, la ley es necesaria para "regular la libertad de expresión" pero sin "vulnerarla", con el fin de garantizar la seguridad pública.La norma considera como delito mediático todas aquellas informaciones que atenten contra "la paz social, la seguridad y la independencia de la nación, la seguridad de las instituciones del Estado, la salud y la moral pública de los venezolanos". Sic.

El sur y el norte ante la gripe A

Millones de antivirales almacenados, millones de encargos de vacunas: los países industriales no escatiman medios contra la gripe porcina, aunque algunas personalidades recuerdan los cuatro millones de muertos que dejan cada año el sida, el paludismo y la tuberculosis en los países más pobres. El temor es doble. El primero, expresado en reiteradas oportunidades por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es que los países del sur no estén preparados ante el nuevo virus A (H1N1). ¿Alguien ha calculado el negocio que supone, por ejemplo, para Roche? Ellos fabrican el Tamiflu. ¿Y para los fabricantes de las vacunas? Pero lo que tengo claro es que en el sur, como siempre, morirán como moscas los pobres infelices que no disponen de nuestros recursos. Nada ha cambiado. "Todo podría ser terrible, pero lo que es terrible es que el sida siga matando a 5.000 personas por día y que un niño de menos de 5 años muera de paludismo cada 40 segundos en Africa", subraya Michel Kazatchkine, director del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y el Paludismo. Un grupo de expertos en tuberculosis, entre ellos Giovanni Battista Migliori, recordaba en junio en la revista médica The Lancet que esta enfermedad mató a 1,77 millones de personas en 2007.

La misteriosa consejera



Misteriosa, la consejera de Economía, Carmen Martínez-Aguayo, va dando rienda suelta a las peticiones de entrevistas que su jefa de prensa, Antonia Peinado, le tiene anotaditas en su agenda, como si fuera la comanda de un restaurante de lujo (yo tengo pedido mi menú pero no sé si me tiene parfiná, o de los primeros, como corresponde al primer diario socioeconómico de España). Hoy le toca el turno a los periodistas amables, primero de El Correo de Andalucía y luego al más amable, de esos que son protegidos con cariño por los nostálgicos del 'régimen': Ignacio Martínez, del grupo Joly. Le pregunta:

-¿Y Cajasol, cómo la ve?
-¿No son felices en Cajasol?

-Creo que sí, pero usted, ¿dónde la ve en el mapa futuro? ¿Le gustaría antes de terminar su mandato que hubiera una sola caja, que se llamara Caja de Andalucía?
-Me gustaría que antes de terminar mi mandato hubiera alguna fórmula de trabajo conjunto que permitiera decir que tenemos una acción cooperativa andaluza importante entre todas las cajas, ya sea potenciando al Banco Europeo de Finanzas o por otros métodos.

-¿Como un camino hacia una sola?
-No estoy pensando en que se fusionen todas las cajas andaluzas, para nada. Además de la fusión hay otras fórmulas de trabajo conjunto.

Y ahí se queda la cosa, el misterio, como en cada capítulo de Harry Potter, con los periodistas y los ciudadanos devanándose el seso pa vé qué ha querío isí. En ascuas estoy... Hasta que Antonia me llame (espero que después de las vacaciones) y poder entrevistar a Doña Carmen, quien para mí es una de las personas más cualificadas del Gobierno andaluz. El problema está en quién pregunta, digo yo. (Viñeta: blog Canalsu)

Todos son responsables



Quien me siga sabe que lo vengo diciendo desde hace tiempo: todos son responsables, en mayor o menor medida, de la deuda galáctica que tiene el Ayuntamiento de Jerez. Excepcional resulta el análisis que hace hoy Diario de Jerez -que sigue ostentado el liderazgo informativo ante los otros dos periódicos- sobre las cuentas municipales: "Como consecuencia de todo lo anterior, Vela reclama ahora un pacto económico municipal que cuente "con el máximo consenso posible, ya que todos los grupos, en mayor o menor medida, son responsables de la situación actual; y todos, por tanto, deberían ser responsables, sin que signifique entregar cheques en blanco, de encauzar una situación que, por otra parte, se extenderá durante varias legislaturas en las que puede haber alternancia política". De momento, tras apelar a la corresponsabilidad política, de lo que se ha encargado el 'cerebro' económico municipal ha sido de "trazar una senda económica a recorrer, por qué números hay que caminar; y éstos son a los que hay que llegar con las concreciones de las siete medidas presentadas".
Cornelio, que ha estado con unos y con otros, tiene razón. Pedro Pacheco (el ausente) y hoy Juan Román, María José García Pelayo y Pilar Sánchez, deben firmar un pacto por la economía local, para salvar este obstáculo, soltar lastre. Si no llegan a un acuerdo serán todos unos irresponsables. Aunque, bien pensado, qué diablos les importará que yo los critique. Lo que ocurre es que como yo piensan miles de ciudadanos. Si no se enteran tendremos que montar una estrategia para que se den cuenta. El mandato de los pactos 'engordó' el déficit municipal en 184 millones. Los 'ayuntamientos paralelos' han supuesto que sólo Consistorio y GMU aumentaran sus deudas entre 2003 y 2007 un 54 y un 37,7%, respectivamente. Las arcas municipales necesitarán unos 25 años para recuperarse. (Lean el Diario de Jerez)

El necesario relevo y el desierto estival jerezano



La delegada de Cultura del Ayuntamiento de Jerez, Dolores Barroso, está pidiendo a gritos -es una forma de hablar- que la releven políticamente en sus competencias. Sobre todo por el triste verano cultural y de ocio que nos ofrece a quienes residimos y abonamos religiosamente nuestros impuestos en Jerez. Participé, activamente, en la creación de una oferta cultural (fue en los ochenta) y aunque no disponíamos de grandes presupuestos, convirtió a Jerez en punto de referencia de la provincia. Pero, por encima de sandeces como eso de ser los primeros, los mejores, está el ofrecer -y más en tiempos de crisis- a miles y miles de jerezanos y jerezanas un programa atractivo, participativo, que no olvide a ningún sector (y menos a los jóvenes).
Muchos ciudadanos no tenemos más remedio que quedarnos aquí y creo que la ciudad no se merece ese hastío, ese desierto que anoche, primer día de la segunda parte del verano, me dejó estupefacto. Si Loli Barroso no tiene ideas, que las busque, si no tiene presupuesto, que lo pida y aplique la imaginación o redistribuya fondos que las empresas les destinan para otras fiestas orientadas a los turistas. Y si no sabe, que se vaya y vuelva a la docencia o asuma labores de comentarista en la televisión (lo hizo bien, aunque no para tanto, en La 2 como relatora religiosa). Pero que mejore lo que tenemos, nos merecemos otro tipo de verano. Y otra delegada/o.