26 feb. 2011

Otro paso de la Guardia Civil


El nuevo buque en el muelle gaditano.
Rubalcaba, García Garrido y Martínez.
El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha presidido en el Puerto Bahía de Cádiz el acto de recepción del nuevo buque oceánico 'Río Segura', asignado a la Guardia Civil. Se ha referido a él como "el buque insignia" del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, permitiéndole "llegar más lejos y ser más operativos" en las misiones que tiene encomendadas en el mar, como la lucha contra las redes de tráfico de seres humanos y en la lucha contra el narcotráfico. Una grata jornada que marca un antes y un después en la aventura marítima de la Guardia Civil.

Según señala, este proceso se inició en 2007 con la botadura de las dos primeras embarcaciones oceánicas de la Guardia Civil, la 'Río Tajo' y 'Río Miño', continuó con la dotación de los primeros aviones de reconocimiento y "culmina hoy" con la botadura de un barco "excepcional", con "el buque insignia del Servicio Marítimo de la Guardia Civil". La construcción de esta nave se ha llevado a cabo en Asturias, siendo financiada con cargo a los presupuestos del Ministerio del Interior, cuyo coste total supera los 15,3 millones de euros.

Siguiendo a Rubalcaba, sin pasarse


La primera de las medidas del Gobierno para hacer frente a la crisis energética nacional tras los acontecimientos en Libia será, desde el 7 de marzo, reducir la velocidad máxima en autovías y autopistas desde los 120 kilómetros por hora actuales, a 110. "Lo hacemos para ahorrar petróleo, un 15 por ciento en gasolina y 11 por ciento en gasóleo", dijo ayer el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero ¿cumple el número dos del Gobierno las normas de circulación? Lo mejor es seguirlo, sin pasarse claro. Rubalcaba ha usado hoy la A4 para ir de Jerez a Cádiz, al acto de presentación del nuevo buque oceánico “Río Segura”,  asignado a la Guardia Civil.  Los 34,2 kilómetros, casi 40 minutos de trayecto, han sido un ejercicio de cumplimiento de la legalidad, de las normas de circulación con una precisión tal que ningún hijo de vecino que circulaba en ese momento, por potente que fuera su berlina se ha atrevido a adelantar a la comitiva oficial del vicepresidente primero.
La comitiva de Rubacaba por la cuesta de las Calesas, de Cádiz
Si la señal indicaba 120, la comitiva clavada, aunque el guardia civil conductor del coche 'escoba' -al final de la 'serpiente' ministerial- se desesperara viendo como la cola de automóviles privados tras ellos aumentaba por momentos sin remedio. El coche blindado del vicepresidente primero del Gobierno iba justo detrás del oficial de la Guardia Civil y luego varios automóviles más, entre ellos un monovolumen, para la escolta directa, de fácil apertura en caso de emergencia. Ni un solo conductor se atrevió a rebasar la comitiva porque, aunque la presencia de Rubalcaba era noticia desde ayer, probablemente la sucesión de vehículos, algunos con las lunetas tintadas, no invitaba a pasarse de la raya, sobre todo porque iba encabezada por un vehículo de alta gama de la Guardia Civil de Tráfico.

El 'canutazo'


¿Qué hacer cuando el sistema de sonido falla y eres el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior? Pues aguantar como se puede. Rubalcaba ha sufrido hoy los fallos con gran estoicismo y talante, hasta que no ha podido aguantar mas y ha acudido al tipico 'canutazo'. Desconcierto en la organización (que debió verificar la megafonía), Rubalcaba pasea sin disimular su enfado y, finalmente, lo que los periodistas querían: "el canutazo" al viejo estilo. Cosas que pasan...Menos mal que José Mota no vio esto...antes de hacer el especial de fin de año. La realidad supera la ficción, pero el 'vice' aguantó.