16 feb. 2008

La semana


Una semana más, elEconomista.es analiza la marcha de la economía y los mercados desde Wall Street junto a Greg Hernández, director ejecutivo de la Mesa Inteligente Nasdaq -el grupo de analistas que siguen la actualidad financiera-. En esta ocasión, se repasan las últimas novedades surgidas en torno a la crisis estadounidense; la actual situación del sector automovilístico y la oferta de compra de Microsoft sobre Yahoo. En los últimos días, ha destacado la aprobación del plan de ayuda propuesto por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, con el que se pretende estimular la economía del país. Según Hernández, la ayuda, que pondrá a disposición de los estadounidenses entre 300 y 1.200 dólares para reactivar el consumo, "es positiva" y está haciendo reaccionar el mercado. ¿No les suena eso de la ayuda?

A vosotros


Esto os lo dedico a vosotros. La historia es bien sencilla. Habréis notado cierta amargura en algunos comentarios. No la hay, es rabia contenida, furia a punto de desbordarse, porque hay demasiados amigos alrededor que lo pasan mal, demasiados problemas por resolver, demasiados cabrones de lengua fácil que hieren con sus palabras llenas de crueldad, mucho por construir, demasiados que necesitan ayuda en estos días que corren. Me toca los cojones ver que se niega la realidad, que cada uno ayuda al que le interesa, que ya no hay ni principios ni valores en quienes se supone que más deberían tenerlos porque administran nuestros intereses. Sé que todo esto pasa porque estamos en la puta campaña electoral y van a abrasarnos con tal de sacarnos el voto. La política se ha polarizado, PP ó PSOE. ¿qué hacer? ¿A quien votar? ¿votar con el corazón, con la cartera o acordándonos de la madre que los parió, sin culpa la pobre? Pero por encima de todo están los que merecen la pena, como quienes, de vez cuando, me envían correos, comentarios con la advertencia "no lo publiques, Pepe, es para tí", o cuando me llaman contándome y probándome lo que ya presentía sobre personas a las que un día profesé cariño, lealtad y admiración. Algo que también te habrá pasado a tí, en algún momento. Que les vaya bien y sufran el infierno de la memoria y que nunca padezcan Alzheimer para que recuerden el daño que hicieron. La fuerza nos acompaña, la del amor de quienes darían su vida por nosotros sin dudarlo. De eso, y de esas, quedan muchos. Yo tengo los justos. Pero son valientes y están dispuestos. Por eso nunca tengáis miedo a las represalias, Dios les va dar su merecido, igual con un poco de ayuda terrestre. Aquí estamos, y no pondremos la otra mejilla. Esta vez va en serio. Muy en serio.


¿Quién le modera los comentarios a Pepe Blanco?


Hay blogueros con tiempo para todo, por ejemplo para meterle un gol por la escuadra al mismísimo secretario de organización del PSOE, José Blanco, esta es la historia: "Por si alguno aún no lo sabéis, Pepe Blanco tiene un Blog. Un Blog de esos donde sólo suelta perlas contra el PP y da palmaditas en la espalda de Zapatero. Donde cada vez que Zapatero mete la pata, deja de escribir ese día. Donde cada cuatro líneas tiene un recuerdo para Rajoy, a quien tiene verdadera ojeriza....(más) La realidad es que no hay más remedio que moderar los comentarios porque es evidente que no podemos dejar que los anónimos nos hagan la puñeta sin dar la cara, sin comprobar su identidad. Moderar no es censurar, es simplemente cerrar o abrir la puerta a quien llama a ella. Y en estos tiempos que corren..ya se sabe...

La encuesta de José Blas Fernández

La encuesta que sobre José Blas Fernández ha permanecido colgada en esta web arroja un resultado demoledor. El 46 por ciento opina que "trabaja demasiado y eso jode", un 29 % cree que "sabe más de la(s) de las cuenta(s)", el 9 por ciento cree que podría llegar a ser "alcalde de Cádiz" -imagino que tras alguna crisis que puede sobrevenir- y solo un 4% cree que "se irá por la puerta grande", algo que podemos intepretar de múltiples maneras, por ejemplo que no es un cobarde. El caso es que la encuesta, menos importante y precisa que la del CIS, no refleja más que la verdad. La gente que trabaja, que cumple con su obligación, deja en evidencia las carencias de los que no saben hacer la o con un canuto. Verán ustedes, José Blas Fernández tiene el futuro resuelto gracias a que nunca ha descuidado su actividad profesional -cosa de familia- pero la simpatía que, mira tú por donde, ha generado entre los periodistas (a los que siempre ha atendido con respeto y diligencia), ha provocado una grave preocupación en el entorno de la alcaldesa, y del PP. No necesita PP Blas un guerrero del antifaz que le defienda, porque él sabe hacerlo solito, pero las muestras de cariño y solidaridad que viene recibiendo sin parar, una a una, le han dejado perplejo. Por razones que conoce el guionista supremo de la vida municipal gaditana, se le ha encasillado desde hace años en el papel del malo de la película. Ya, es de derechas de toda la vida, y sí, mantiene sus negocios, pero ustedes creen que -tal como pasó al buenazo de Carlos Díaz al contrario,- si alguien le hubiera encontrado un ligero desliz no lo habríamos visto amplificado hasta el infinito y más allá. Y el sentido del humor de senador es conocido por muchos. Imagino que el veterano político del PP hará lo que todos vamos a hacer, esperar al 9 de marzo, a ver qué diablos pasa. Pero lo que muchos periodistas hemos percibido es que, si pasara algo, José Blas podría concluir su carrera política de la forma que todo político sueña: siendo alcalde de su ciudad. ¿Una idea descabellada? Dejo a los compañeros de la kanalla y sus mentores redaccionales que piensen un poquito. Todo puede ser, y sin ruido.

María y Miguel, esperanza en Casas Viejas


Me ha parecido gracioso el trato -fenomenal por otra parte- que ahora va y le brinda El País a la historia de María Silva Libertaria y Miguel Pérez Cordón, los padres de Juan Silva. Todo surgió en agosto de 2005. Yo, tras un período en Madrid, regresé a Jerez, donde encontré la felicidad y opté por formar de parte de un proyecto, algo que lamentaré mientras viva. Pero, paralelamente, después de cuatro años y medio, regresé al periodismo, a escribir en El Mundo de Andalucía. Y ese verano, con la cámara que me había regalado Mary me fui a San José del Valle, para encontrarme con Juan Pérez, de quien me honro en ser amigo desde entonces. Aquella historia lamentable del hotel sobre la memoria dió la vuelta al mundo y el coro mediático sociata decretó el apagón informativo. Pero no pudieron, la verdad, la razón -cuando se tiene- siempre se acaba imponiendo. La penitencia, por ser aquel periodista que contó la historia, es que la Fundación Casas Viejas nunca ha tenido conmigo el más mínimo detalle. Ni falta que hace, porque este pasado jueves -en Paterna- la editorial Almuzara, de mi admirado amigo Manuel Pimentel, presentó el libro del historiador José Luis Gutiérrez Molina sobre los padres de Juan. Es una de las más bellas historias que recuerdo haber sentido. Felicidades a todos menos a los mediocres de espíritu. Morirán así, mediocres. Lo que sigue a continuación lo escribí con gran cariño.

8 agosto, 2005

Casas Viejas 2005
Estos días he pensado mucho en la historia de España. Me ha conmovido la de Juan Pérez, nieto de Curro "Seisdedos". Un grupo empresarial está construyendo un hotel de cuatro estrellas, café teatro y restaurante en Benalup-Casas Viejas, en el mismo escenario donde perdieron la vida jornaleros y guardias en 1933. Los tristes Sucesos de Casas Viejas. La madre de Juan, más conocida como María Silva, "La libertaria", logró escapar de la choza, arrasada por los Guardias de Asalto de la Segunda República Española. No acierto a comprender, de veras, la razón por la que nadie se puso en contacto con él. Simplemente no lo entiendo. Habría sido muy fácil hablar, explicarle lo que se quiere hacer con la memoria de su madre, pedirle permiso, en fin, "un poquito de por favor", de la misma forma que yo lo hice. Compartimos un café de cuatro horas y cientos de recuerdos. La memoria como negocio. La historia la hemos contado estos días en El Mundo de Andalucía. Creo que la CGT piensa hacer algo al respecto, "con respeto", dice Agustín Gómez, secretario general de la CGT en Andalucía.