3 oct. 2009

Las vueltas que da la vida, historias de la radio




(Dále al play antes de empezar a leer)
Acabo de regresar de la convivencia de los que hemos formado parte, en los últimos años, de la plantilla de Radio Jerez SA, una larga lista de compañeros/as, amigos que compartimos la pasión por la radio. De todas, por especial y cariñosa, destacaría la intervención de Joaquín López Sáez, actual director regional de la COPE, porque ha contado la anécdota que provocó su real entrada en este mundo radiofónico para siempre. Tuve la culpa de ello, desde que él escuchó aquel programa que yo hacía, Superventas LP, en Radio Jerez 2 FM (98,5 FM, entonces la frecuencia). Luego le llevé a Radio Jerez y Carlos Vergara, ya fallecido, y Luis Aguilar (cómo se conserva el tío) hicieron el resto. Creo que a Carlos Vergara le debíamos un homenaje, una calle, un algo, un no sé qué en esta ciudad cainita.
Ha sido una convivencia complicada, porque Radio Jerez SA afronta una regulación de empleo derivada de la desaparición de Localia y la caída de los ingresos publicitarios que afecta a todos los medios en España. Y eso latía en el ambiente, para qué vamos a engañarnos. Pero hemos superado la prueba con estilo. El de todos los presentes. Y lo siento, si tal como dijo Paco Vega, no hablamos mucho de los de ahora, pero es que antes, querido Paco, antes todo era distinto, mejor. Y un ratito de gloria no viene mal, porque Jerez es amnésica con los suyos, una ciudad jodida. Y todos tenemos nuestro corazoncito. El muro de la exposición sobre la radio, que os recomiendo visitar en el Callejón de los Bolos (calle Santo Domingo) tiene todos los nombres. Gracias.
Ahí estaba Paco Camas (aficionado al Buenos Días de Onda Cádiz), el sempiterno administrador que nos entrega las nóminas como el tesoro de Frodo. Paco Vega y Paco Jiménez, los técnicos de Radio Jerez, el ahora y el antes, dos tipos que me caen bien, y ellos lo saben. He aclarado con Pepe Ganaza, el director de Radio Jerez, la razón por la que votó a las dos candidaturas de la APJ, lo que invalidó su sufragio. Me debe una, y grande. Pero pelillos a la mar. Nunca me callo, Pepe, lo sabes bien, suerte en la batalla empresarial, cuida a los tuyos.
He estrechado tantas manos hoy y he dado tantos besos que como uno tenga la Gripe A vamos apañados. Espero no olvidarme de nadie, porque me he hartado de hablar (coñazo de periodistas) con todos, con mi apreciado David Gallardo, lleno de ideas y demasiado estrés (que peaso de programa 'A tu bola' en Canal Sur). Rafael Plaza, rejuvenesido, que ha regresado de las alturas prisaicas al Jerez de su alma. Andrés Cañadas, más apreciado ahora en la SER que en la COPE local, la familia Ruiz-Cortina (Federico tiene a Carmen para encarar la crisis, lo que es un regalo para él), Juanma Romero, José Manuel Cauqui, gran caballero que no olvida a quienes escuchaba con admiración (sin necesidad de escribirse una cartita), Javier Benítez (gracias por saludarme, ya ves que no pasa nada, coordinador), Manolo Girón (hoy ayudando al Xerez), Tere Jiménez (un esfuerzo el venir que te agradecemos), Mercedes (no hay otra mejor, es ella).
Los sanluqueños, mi gran amigo luchador Antonio Ramos, y Paco Paullada, gentleman jerezano, Antonio Fernández y otros más que ahora no recuerdo, pero a los que aprecio un huevo. Como Anabel Padilla, amiga mía, guapa reina de las mañanas de Onda Jerez TV y su director, Pedro Rollán, el hombre que mejor sabe guardar los secretos de los cambios en su emisora, que debe cambiar tanto querido Pedro. Pronto novedades ¿no?
Paseando por entre los corrillos iba rememorando nuestras peripecias en Radio Jerez, y me ha gustado, porque siento que a estas alturas de la liga aún conservo ese carácter que siempre me hace tener más simpatías por los que van contracorriente. Los otros, esos que se apalancan y medran, me parecen tan tristes, tan poca cosa. Ni un segundo les dedico ya. Ha faltado tanta gente hoy en la bodega de la calle Chancillería. Rosa Maestre, mi apreciada Susana Padilla (¿dónde estabas kanalla?), Diego Padilla (gafas negras, corazón grande, en el cielo del rock & roll), Jerónimo Roldán (¿te invitaron, querido Momo?). Me gusta, pasados tantos años, estar a este lado del camino. Gracias Fito, por hacer esa canción que me viene tan bien para este post.
Doy gracias a Dios, vivo el presente, todas las mañanas haciendo radio en Onda Cádiz, con mi colega Guillermo Riol (mejor siempre un veterano que un bisoño navajero), donde cumplo seis meses el próximo lunes. Me vuelto a reconciliar con las buenas costumbres, con el sol naciente de mi bahía. Con las ideas frescas y el amor desde que abro los ojos, a las seis en punto, como en aquellos tiempos heroicos de Radio Jerez, que hoy he vuelto a recordar con deleite. Dure lo que dure, porque nada es para siempre. Nada de vivir atormentado, hay que aprender a estar siempre feliz, escuchando a todos "en estos tiempos egoístas y mezquinos", gracias Fito, cabroncete. Compañeros, si me olvidé de algo o de alguien, no fue deliberado. De verdad. Coño, Esteban Fernández, que casi se me olvida, gran liante y excelente comunicador. A ver como arreglas todo, pichín. Lo dejo...Se me olvidaba, vinieron políticos al acto oficial.