11 feb. 2009

La cacería


¿Lo ven? No hay otro remedio que dar fuerte y a la cabeza. Cuando el PP echa mano de los valores que ha arrinconado el sector maricomplejines que ahora reina, triunfa. Porque lo de la montería del juez y el ministro, en tierras de Jaén, de ser cierta merece una reflexión. Es cuestión de ética -que se presupone tienen ambos- y de estética. No queda bien, rechina, deja un regusto extraño. El PP hizo efectiva esta tarde ante el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, la ruptura del Pacto por la Justicia y, además de pedir su dimisión, le achacó "el más descarado ataque a la independencia judicial" en la historia de España por haber compartido montería con el juez Baltasar Garzón en medio de la investigación de la 'Operación Gürtel' sobre supuesta corrupción en el entorno del PP.
"Me debato entre su incompetencia y su descaro, entre su fracaso y su desparpajo -enfatizó Bermejo-. No sé si esta comisión tiene tanto que certificar su fracaso como ministro como denunciar el más descarado ataque a la independencia judicial en la historia". En este punto, echó mano del episodio de la cacería que este fin de semana compartió el ministro con el juez Baltasar Garzón en Jaén, encargado de la 'Operación Gürtel', para recordarle que también es ministro "los fines de semana o cenando en lugares públicos".
Además, cuestionó que lo hiciera con el magistrado, a quien directamente responsabilizó de la filtración del sumario de la operación con la que "se está desacreditando al principal partido de la oposición". Según recordó, el artículo 395 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) señala que los jueces no pueden pertenecer a partidos políticos ni acudir a reuniones públicas que no tengan caracter judicial.
Por último, recordó que el PP ha denunciado el caso ante el Consejo General del Poder Judicial y que pedirá la comparecencia del ministro y del fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, a quien aprovechó para volver a descalificar: "Nunca se ha producido un uso político en favor de un partido tan ilegítimo, tan sectario y tan descarado como que ha hecho Conde Pumpido durante su mandato", sentenció.
Y todo esto independientemente de que la historia del espionaje de negocios nos pone los nervios de punta y eleva nuestra indignación a límites insoportables. Comparto lo de Basagoiti, y no me gustan los mangantes, ni a la izquierda ni a la derecha. El ministro Bermejo debe poner su cargo a disposición del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, sin dilaciones. No hay otra salida y eso sin contar con que Interviu o El Mundo publiquen las fotos, si es que las hay.

El patio de los callados y el interés general



Bueno, Manuel Estévez, de la Cope, nos cuenta hoy que Pedro Pacheco ha contratado los servicios del excelente abogado penalista gaditano Felipe Meléndez y que ha solicitado comparecer ya ante el juez para evitar el juicio mediático en el que, dentro de unos meses, terminaría condenado y ejecutado políticamente. Sobre el tema escribe Silvia Tubio, que sigue llevando al liderazgo informativo en este tema, digan lo que digan. Las cosas como son. Este asunto va para largo, con lo que ya iremos viendo lo que hacen todos.
Una sabia decisión porque cuando la Justicia aprieta lo mejor es buscarse un buen abogado y hablar lo justo, pero no permanecer callado. Que es lo que le gusta a Francisco González Cabaña (con lo locuaz que es el político de Benalup), quien ayer evidenció que Pilar Sánchez tiene que asegurar bien cada paso que da. No pude saludar al secretario general del PSOE gaditano, pero el Caso Pacheco, perdón, ¿debo llamarlo el caso Jerecom, don Paco? es algo que le preocupa, se nota a la legua.  Yo que Pilar andaba con pies de plomo, y me rodeaba de verdaderos asesores y no de aplaudidores. Y no se crean que anda por libre y que el PSOE no se entera, eso no se lo cree nadie con dos dedos de frente, sabiendo como las gastan algunos en la fontanería. Pilar Sánchez, en la rueda de prensa, tuvo estómago escuchando lo que escuchó.
Si nuestra alcaldesa ha iniciado una campaña de manos limpias en el Ayuntamiento de Jerez debe saber que le apoyan miles de ciudadanos y ciudadanas honrados que tienen todo el derecho del mundo a saber qué ha pasado realmente en esta ciudad en las tres últimas décadas. Pilar Sánchez, que mañana se incorporará a medio gas a la agenda municipal, se ha autoencomendado una misión de higiene política que puede llevarse por delante a más de uno, y una, con viejos intereses que no le importan a los ciudadanos contribuyentes y que solo han usado para seguir en sus cargos. Sería genial.
Me contaron ayer en el acto abierto del PSOE de Jerez que Casto Sánchez está cada vez más solo, que no 'hace' partido y que se aburre mucho en ocasiones en esto de la política local. En Sevilla me hablan siempre muy bien del profesor Casto, casi se diría que igual Chaves lo recupera para otro alto cargo. Total, si Fernández y Moreno llegaron a consejeros, Casto tiene peso (no es broma, por favor) y talla para ser 'ministro' de Chaves. Una pena que Casto se aburra, tal como dicen, porque es un excelente orador y buen político. Excepto cuando le calientan la oreja con sandeces y paranoias. Algo habitual últimamente.


Mi 23 F




Mi 23 F fue tan intenso que el recuerdo de aquella noche no se borrará nunca.  Estaba de guardia en el Centro de Instrucción de Reclutamiento Número 1, en Colmenar Viejo, con un oficial tan atónito y preocupado como yo y el retén libre -yo era cabo primero- encargado de ir escuchando la radio, ver la tele y contarme paso a paso lo que estaba ocurriendo. Esa noche algunos quisieron entrar en el acuartelamiento, sede operativa de los GOES (Grupos de Operaciones Especiales), al mando del coronel Eduardo Gómez Acebo-Rodil. Pero no pudieron acceder, estaba prohibido. Y eso fue responsabilidad mia en la guardia. Era época de incorporación de reclutas y las noticias que dejaban en el exterior aquella tarde eran negras, de involución. Más de uno me pidió volver "afuera", darles por no presentados, y traté de convencerles de que como allí no iban a estar en ningún sitio "dadas las circunstancias". No sé que fue peor...
De noche, desde las garitas me llegaban reportes de los soldados de guardia, asustados, creían ver sombras amenazantes, todos estábamos muy estresados. Yo pegado al transistor, escuchando la SER. Y no podíamos llamar a la familia, las comunicaciones telefónicas quedaron prohibidas. 
Eran años duros, de joven democracia y yo sabía que el capitán Colmenar, de la 15 Compañía, donde pasé mis primeros meses, conocía perfectamente que ese menudo soldado de Jeré era de izquierdas, que había pasado por Juventudes Comunistas, que era un 'rojo', directamente. Igual que otro capitán, al mando de la unidad de la Policía Militar: Blas Piñar. No pasó nada, excepto que mi reciente trayectoria política me valió para comprender que lo que estaba pasando era tan grave que si el golpe triunfaba nada sería igual para nadie. No perdía detalle de nada, era una noche histórica. Hubiera dado tanto por estar fuera contándolo. Antes de incorporarme al servicio obligatorio había colaborado en Radio Jerez, en musicales e informativos.
Por la mañana, en el Circuito Cerrado de Televisión (CCTV),  el departamento al que me destinaron dentro de la Unidad de Servicios, pude ver las imágenes de lo sucedido con más detenimiento, con gran consternación. Habíamos grabado todo en los magnetoscopios. Y me bajé a comprar los periódicos, me hice con un ejemplar de todo lo que encontré, era pura historia. Diario 16 fue ejemplar y me enorgullezco de haber trabajado luego en ese periódico en Andalucía. Aquel 23 F sacaron cinco ediciones, apostaron, como siempre lo hicimos, por la democracia. Conservo algunos ejemplares con portadas incendiarias, imprescindibles.
Por la mañana, al salir de la guardia, me fui a la fonoteca (un CIR moderno ¿no?) para escuchar algunas canciones que me liberaran de la inquietud: The Cure (Boys don't cry), Air Supply (Lost in love), Reo Speedwagon (Keep on loving y0u) y otras más que puedes recuperar en este enlace de Billboard. Me encerré en el dormitorio, eché una cabezada larga para liberar la mente. Diecisiete horas de tensiones, órdenes y contraórdenes, de angustia y de espera, de agobios y de pensamientos entregados a los mios.

John Lennon 'desaparece' de Almería


El alcalde de Almería, Luis Rogelio Comendador, fan de The Beatles, no creo que pasara un buen rato cuando, harto de problemas, tomó la decisión. El Ayuntamiento se ha visto obligado a retirar la estatua del mítico artista John Lennon debido a los incesantes actos vandálicos que sufría la escultura de bronce. Carmen Mudarra, autora de la estatua y miembro del Grupo Mudarra (creado en 2000), declaró al diario británico The Mirror que "esos actos de vandalismo no son casuales". Pero ¿a quién le molesta John Lennon en Almería? 
El ex componente de los Beatles llevaba inmortalizado en la plaza del Consistorio almeriense desde marzo de 2007, para conmemorar su paso por la ciudad y la composición de uno de sus famosos temas: 'Strawberry Fields Forever'.  Una efemérides de la que cualquier ciudad se sentiría orgullosa.
La noticia de la retirada de la estatua de John Lennon de la plaza del Ayuntamiento de Almería ha tenido más eco en medios británicos que en los españoles (ver fotos del estado de la estatua). Así, el diario inglés 'The Mirror', señala que en los últimos tiempos la escultura aparecía con la cara pintada, con sus características gafas redondas arrancadas y el mástil de la guitarra partido. La estatua de bronce llevaba en la plaza del Ayuntamiento sólo dos años, desde marzo de 2007, cuando el presidente de la asociación 'John Lennon Almería Forever', Adolfo Iglesias, la definió como "más bonita y real que la que se exhibe en A Coruña". 
La escultura de John Lennon pretendía rememorar el paso del músico por la provincia en 1966 y la composición de su tema 'Strawberry Fields Forever'. En la escultura, John Lennon aparece sentado con una pierna cruzada sobre la otra y tocando la guitarra, como en las fotografías que se supone que se le tomaron cuando empezó a componer la mencionada canción. En principio, el Ayuntamiento la ha retirado definitivamente, según informan los medios británicos, cansado de tener que limpiarla y repararla continuamente. Sin embargo, cabe la posibilidad de que la estatua sea trasladada a otro lugar a salvo de los gamberros incultos.