5 nov. 2007

El periodismo andaluz, dividido y enfrentado

Mi apreciado multicomunicador y periodista de bandera, Paco Rubiales, inserta esto en su web "Voto en blanco", que creo interesante para vosotros....También la web de un periodista al que, tras salir de ABC, nadie le ha dado la oportunidad de volver a escribir en prensa, según afirma: Manuel Salado

"Dos periodistas andaluces, Francisco Rosell y Javier Caraballo, director y redactor jefe de "El Mundo" de Andalucía, respectivamente, se sentarán el próximo 19 de noviembre en el banquillo de la Audiencia de Sevilla, tras haber tenido que depositar fianzas escandalosamente millonarias, acusados por la cúpula del PSOE, con el presidente de la Junta, Manuel Chaves, a la cabeza. Serán juzgados por la publicación en "El Mundo" del supuesto caso de espionaje al presidente de la Caja San Fernando, Juan Manuel López Benjumea, también imputado, que, según los acusados, fue ordenado por el poder gobernante. El juicio, de alto contenido político, dividirá todavía más al ya prufundamente resquebrajado periodismo andaluz, que, salvo escasas excepciones, ha abandonado masivamente la independencia y el servicio a la verdad para tomar partido y alinearse con alguno de los grandes partidos políticos. La mayor parte de los periodistas andaluces está en las filas del poder, donde algunos luchan por mantener su independencia en condiciones muy difíciles, mientras que la mayoría ha aceptado voluntariamente someterse al pensamiento dominante, ayudando con sus conocimientos y habilidades al PSOE, el partido gobernante. Otros, aunque muchos menos, están en medios críticos con el poder y próximos a la oposición. Los que han tomado partido realizan labores profesionales propias de los comisarios políticos, lo que significa ver y criticar los defectos y errores del adversario, mientras se silencian los del bando propio. Muy pocos periodistas quedan que mantengan la independencia necesaria para criticar a ambos bandos y cumplir así con los deberes genuinos del periodismo libre, que sólo debe aliarse con la democracia y con la ciudadanía, manteniendo siempre la capacidad de criticar a los grandes poderes y de fiscalizar al gobierno, vitales para la salud de la democracia. El hecho de que el máximo representante de los colegios de periodistas andaluces (FAAP) haya aplaudido el procesamiento de Rosell y Caraballo desde las páginas de "El País" demuestra hasta donde han llegado el "alineamiento", la división y los odios acumulados. Aunque no existen estadísticas fiables, no es aventurado afirmar que al menos ocho de cada diez periodistas andaluces militan en el bando del poder y están influidos por el pensamiento dominante. La Junta de Andalucía es, con mucha diferencia, la primera empresa periodística de la comunidad y el primer empleador de periodistas. Son miles los que trabajan en gabinetes, empresas y medios de comunicación públicos o adictos al poder que gobierna. Desde Voto en Blanco abogamos por la prevalencia de la libertad de expresión y de información, máximos valores en democracia, frente a políticos heridos o cabreados. También reclamamos la independencia de los periodistas y la recuperación de los principios y valores que otorgan dignidad y sentido al periodismo en democracia: la independencia y la capacidad crítica, imprescindibles para defender la verdad y para cumplir la misión de fiscalizar a un poder gobernante que, sin ser criticado y fiscalizado a través de la información libre y la verdad, tiende, irremediablemente, al totalitarismo".

Cádiz.es o no es

Hoy, dando una vuelta por la web del ayuntamiento de Cádiz me he encontrado con una información sobre el número de visitas, que colocan a cadiz.es en lugar de referencia en la información digital municipal. Siento una gran alegría por todas las horas que empleamos un gran número de personas, muchas de ellas funcionarios municipales, en poner en marcha el proyecto, que no terminaba de recibir el impulso por el excesivo control que determinada persona que todos conocemos tenía sobre cualquier paso que dábamos. Me alegro mucho de que vaya bien porque me dejé mucho tiempo en esa web sin que nadie me lo agradeciera nunca y menos se acordara en su presentación, algo triste que califica a algunos personajes. Pero la vida sigue, la web es un éxito, de lo que me alegro, probablemente salga de los puestos de cola del sondeo que, anualmente, hace EL PAÍS. El otro día recibí una llamada algo desabrida de Nacho Moldes, uno de los empresarios responsables de la web. No comprendo su queja. Yo si que tengo derecho a quejarme, por mi idiotez al confiar en algunas personas. De todo se aprende. Nada que objetar contra Nacho, Moldes, porque hizo un buen trabajo y siguió haciéndolo a mi marcha. Un saludo.