7 jul. 2012

Pepe 'el druida', organizando la resistencia


Andalucía es la resistencia, no cabe duda y menos al ver el nuevo vídeo de las huestes socialistas. De hecho, el parlamentario onubense José Juan Díaz Trillo y ponente de la comisión ‘Andalucía, una salida progresista a la crisis’ ha señalado, al término de los trabajos, que “los socialistas defendemos el Estado de Bienestar, mejorando y teniendo como objetivo fundamental la creación de empleo y el crecimiento económico”. En esta línea, el dirigente socialista apuntó que “no estamos por salir de la crisis recortando, reduciendo derechos y conquistas socialistas”.

Griñán, con los suyos: "Si no me quieren a mí, ¿por qué van a estar en mi ejecutiva?"


Proclamación Pepe Griñán como Secretario General del PSOE-A
El reelegido secretario general del PSOE-A, Pepe Griñán.
Proclamación Pepe Griñán como Secretario General del PSOE-A
Francisco González Cabaña, secretario general del PSOE de Cádiz.
Proclamación Pepe Griñán como Secretario General del PSOE-A
Un instante del congreso del PSOE en Almeria.
Presentación del Informe de Gestión de la CER | XII Congreso
Carme Chacón saluda a Pepe Griñán.

"Si no me quieren como secretario general, por qué van a querer estar en mi ejecutiva". La frase, pronunciada hoy en Almería por el reelegido secretario general del PSOE-A, Pepe Griñán, deja claro que pasa página, ignora a la vieja guardia (que ahora llaman 'sector crítico') e incorpora a quienes le han defendido hasta ahora, una guardia pretoriana en la que se integra como lancero real y número dos el onubense Mario Jiménez. Por su parte, Francisco Álvarez de la Chica, exconsejero de Educación, será el portavoz del grupo parlamentario, y Griñán reduce de 50 a 35 los miembros de la ejecutiva. El martes próximo serán nombrados, salvo imprevistos o marcha atrás del presidente, los nuevos delegados de la Junta en las ocho provincias y siete días después el resto de las estructuras periféricas. El 30% de los votos que han rechazado a Griñán constituyen ahora un fuerte movimiento crítico en provincias como Sevilla, Cádiz, Málaga, Córdoba y Jaén. El griñanismo ya es una realidad en Andalucía.