31 oct. 2007

Telefonica, y el cachondeo de reclamar

Que hayan pasado doce horas sin que Telefónica le arregle una avería en su ADSL asociado a un número de teléfono es algo normal por lo visto y que la operadora de Telemarketing le suelte una retahíla tal que si quiere que mande un fax y tal y tal, lo normal. Pero lo que resulta sospechoso es que usted, al enfadarse, haga constar su enfado y luego, al volver a llamar para presentar la reclamación, una voz con acento sudaca (no ven algo peyorativo en ello) le suelte: "Considero que esta llamada es errónea, la doy por concluida" y ustedes se van a tomar por c... directamente. ¿Quien defiende a los usuarios? Monstruos.

Magdalena Álvarez, viacrucis en blanco y negro


Donde las dan las toman. Y no rectifican. La lluvia de chuzos de punta que tuvo que aguantar el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, con los socavones del AVE. Lo que dijo entonces el PSOE... Y ahora, las cañas de vuelven lanzas. ZP, solo, con la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, se lleva las del pulpo, de no ser por el fallito tan oportuno del sistema de megafonía del Congreso. Impagable interrupción de Manuel Marín -se ha ganado el sueldo- al cortar a Mariano Rajoy justo cuando más lanzado estaba.

Fernando Santiago ¿dimisión o aplauso?


Asisto, atónito, al bochornoso y comprometido episodio conocido este pasado lunes al conocerse que la Junta de Andalucía financiará un proyecto, auspiciado por la Asociación de la Prensa de Cádiz, para fomentar el periodismo y el español en Marruecos, dentro del cual se engloba la edición del «El Periódico de Tánger», que estaba previsto que dirigiera Abdelhak Bahkat, ex alcalde de Tánger y director del periódico «Le Journal de Tánger», que fue condenado a tres años de cárcel por falsificar documentos públicos. Perdón, pero aquí hay algo que no entiendo. Urge la dimisión inmediata de quienes han metido en un serio aprieto al presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y al consejero de Presidencia, Gaspar Zarrías. INMEDIATA. Y se conocen los nombres y apellidos. El presidente de la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC), Fernando Santiago, que también lo es de los periodistas andaluces, informó ayer que están «replanteando» la edición del semanario «El Periódico de Tánger» para que el proyecto en el que se enmarca que de «al margen de controversias» que, a su juicio, se suscitaron «con el objeto de perjudicar a la Junta de Andalucía». Pues vaya rostro. Perjudican quienes informan (primero fue el diario PUBLICO) y no quienes deberían haber tenido en cuenta aspectos tan graves de ese acuerdo, ahora conocidos. Recomiendo leer hoy POR ANDALUCIA LIBRE.