12 may. 2014

Chicos de ayer, ilusiones de hoy


Chica de ayer es un himno de mi generación, una espléndida canción de Nacha Pop. Por eso, que algún cateto ilustrado la use para formular críticas políticas (es una de las favoritas de Elena Valenciano). Es más me gustan todas las canciones que socialistasparaeuropa han recopilado en Spotify, las que escucho en estas tardes terribles, calurosas y llenas de dudas sobre todo y todos. Así que si hablan con ironía de Valenciano como "la chica de ayer" ellos sabrán. Adoro a Nacha Pop. 
Llevo toda la tarde jodido por el tremendo asesinato de la presidenta de la Diputación y el PP de León, Isabel Carrasco. Con todos los ingredientes macabros de la crisis, la España más negra, la política y la venganza. Todo, dicen a priori (ver EL MUNDO), a causa de un despido. Correrán ríos de tinta, tendremos mañana especiales, sesudos tertulianos sacando morbo de donde solo hay tristeza. Y habrá debate televisado entre los candidatos del PSOE y PP.
Luego está lo de Felipe González, hablando de un gran pacto de los dos grandes partidos para salvar a España, que le encanta al PP y provoca urticaria a los que se saben lejos, en el PSOE, de abuelo Cebolleta. Lo que pasa es el viejo lobo socialista encandila con sus enfoques. Estamos huérfanos de verdaderos líderes y a los que aún subsisten se les arrincona.
Solo deseo cruzarme con buena gente, me alegra que l@s tóxic@s se vayan apartando de mi camino, y de el de otr@s a quienes aprecio. Me propongo no dejar de hacer el bien pero solo a quienes lo merecen. Así que tengo que estar fino. Por cierto, desconfiad de quien no mira a los ojos y sacudídles duro, con todas vuestras fuerzas, a quienes osen hacer daño a l@s nobles de corazón. A esos hay que defenderlos con toda el alma, día y noche. AC/DC para animarnos... Nos vamos viendo por las calles, las ruedas de prensa y, sobre todo, los buenos bares.