1 ago. 2009

El futuro



¿Qué nos depara el futuro político en la provincia? Dicen que Paco Cabaña ya quiere emprender nuevas aventuras, que sabe finita la Diputación y medita entre el Congreso y el Parlamento de Andalucía. No en balde si se produjera un mínimo avance del PP en la provincia, la Diputación sería suya. Bibiana Aído está encantada de ser ministra de Igualdad, mola cantidubi el poder, en Madrid. Teófila Martínez tiene todo clarito, Cádiz es Cádiz y si el PP gobierna de nuevo en Madrid ella sabe que tendrá lo que quiera para la ciudad aunque lo de ser ministra -otras de su generación lo han sido- tira mucho. Pero de eso se habla siempre. Teo se presentará de nuevo, no se quiere perder el Doce.
Luiz Pizarro, el poliédrico dirigente socialista andaluz ya toquetea por ahí candidatos y candidatas a la alcaldía gaditana, algunos de ellos con mando en plaza judicial en Madrid, aunque naturales de Cádiz, otros y otras son de aquí, siguen currando aquí, sorprendidos del creciente poder que acumula Pérez Peralta, que no deja de aparecer donde es necesario ávido de fotos y protagonismo (aunque meta la pata en ocasiones). Me dicen que, en realidad, el candidato sería Pizarro, que le tira mucho eso de jubilarse de alcalde de Cádiz, ciudad a la que llegó en 1973. José María Román, alcalde de Chiclana, no volverá a serlo. En el partido quieren a otro candidato/a y renovar la organización, demasiado tocada tras los últimos acontecimientos. Y además cada vez gustan menos sus modos, nada zapaterista. Hay nombres de mujer.
Pilar Sánchez, la alcaldesa rebelde, parece que prepara un plan maestro (lógico siendo ella docente) para reencaminar su futuro político, el que los aduladores que tiene y ella misma se han encargado de complicar estúpidamente. Habla de cambios severos, pero no se ven y se duda ampliamente de se atreva a nada, pero siempre puede reaccionar cuando menos lo esperemos. Y los 'otros' andan largando fiesta de que no ha cambiado, que todo lo contrario, que está agarrada a la vara de mando y no para de dar mandobles. Aunque ninguno de ellos para el asesor en la sombra, el 'duque negro' , que parecía encantado el otro día con la manifa. (Viñeta del blog JFK)
(Mañana, más)