19 ago. 2009

Blanco, el nuevo talante del PSOE con Cádiz funciona




Buen rollito, saldando la asignatura pendiente con Cádiz (la de la cortesía y el estilo institucional) de la anterior ministra, Magdalena Álvarez, aunque es todo un misterio la agenda oculta de Pepe Blanco, ya que no se ha comunicado sus actividades desde las doce y media a las cinco de la tarde. El ministro de Fomento, José Blanco, ha asegurado en San Fernando que el AVE -aunque compartiendo vía con mercancías y cercanías- llegará a Cádiz en 2012, justo para el Bicentenario. También ha confirmado lo adelantado en este blog, que la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, en un encuentro en el aeropuerto de Jerez, le ha solicitado algo de cajón, que el AVE para en la estación de Jerez y no en el aeropuerto. Blanco ha dicho que el tema se estudiará.
Blanco ha podido comprobar hoy el grado de ejecución de las obras de construcción del nuevo puente sobre la Bahía de Cádiz, una espectacular infraestructura que mejorará de forma significativa la conexión de la ciudad con Puerto Real, y que creará nuevas oportunidades de movilidad para los ciudadanos de toda la Bahía. Con un presupuesto de 273 millones de euros, el nuevo puente tendrá una longitud de 3.157 metros y su tablero, de 35,20 metros de anchura, permitirá alojar una autovía de dos carriles por sentido, así como una plataforma tranviaria de 6,80 metros de anchura que estará situada en su margen septentrional.
El diseño de la infraestructura ha tenido plenamente en cuenta las características del entorno, y por eso su proyecto contempla una estructura compleja, compuesta por dos secciones de acceso, un tramo atirantado de diferentes luces y un puente móvil desmontable de 150 metros de luz y 140 metros de apertura, a una altura de hasta 69 metros sobre la bahía. La estructura se complementa además, en su extremo oriental, por dos ramales del enlace de Muelle de la Cabezuela, que conecta a la autovía los viales de los polígonos industriales de la Cabezuela y de Río San Pedro mediante una glorieta. Desde allí el trazado se desarrolla en viaducto sobre el Río San Pedro, con sendos ramales de enlace con la N-443, y finaliza conectando con el extremo del proyecto de duplicación de dicha carretera. Las obras del nuevo puente sobre la Bahía de Cádiz marchan a buen ritmo, y el grado de ejecución de las actuaciones alcanza ya el 37%.
El ministro de Fomento, José Blanco, realizará próximamente una visita a Jerez en la que conocerá de primera mano el estado de las inversiones que este ministerio está ejecutando en la ciudad. Este es, al parecer, uno de los compromisos al que ha llegado en la entrevista que mantuvo esta mañana con la alcaldesa, Pilar Sánchez, en el transcurso de la visita que el titular de Fomento ha realizado a la Bahía que se inició en la estación de Renfe en Jerez.
La alcaldesa entregó a Blanco un documento en el que se relacionan las diferentes actuaciones que el ministerio está ejecutando en la ciudad así como otras iniciativas pendientes de concretar. Pilar Sánchez evalúa “muy positivamente el encuentro mantenido y la magnífica disposición del ministro a atender nuestras demandas”, matizando no obstante que “tenemos que mostrar nuestra más absoluta satisfacción por el alto nivel de compromiso de Fomento en diferentes actuaciones de máxima importancia para la ciudad”.
En este sentido, la idea es que en la próxima visita de José Blanco se comprueben los resultados de las obras más importantes acogidas a los Fondos Estatales de Inversión Local –Plan Ñ- , además de comprobar el avance en las inversiones en el Aeropuerto, con el Polo Aeronáutico incluido; las obras de elevación del trazado ferroviario en la zona de San José así como otras propuestas relacionadas con la llegada del AVE a Jerez y con la futura configuración administrativa de la carreta N-IV a su paso por la ciudad.
Como si en su cartera llevara el manual de instrucciones, desde que Zapatero le hizo ministro, José Blanco comenzó a desplegar el diálogo por todo el país. Logró la foto más impactante: un acuerdo con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, por el que se desarrolla un nuevo plan de cercanías de la capital. Aguirre, agradecida, no escatimó en elogios después de estar años desterrada de los proyectos de Magdalena Álvarez. Otros vendrán que "peores" nos harán. Pero antes, pocas horas después de tomar posesión en el cargo, se reunió con sus compañeros de Gabinete, Elena Salgado y Manuel Chaves, para saber qué iba a tener entre manos en dinero y proyectos.Desde entonces ha escuchado de presidentes autonómicos a alcaldes y de asociaciones a empresas. Su conclusión: es necesaria la colaboración y el sector privado tiene mucho que aportar. En Cádiz, los empresarios le han entregado hoy una carta, con una larga lista de reivindicaciones: asignaturas por aprobar, "grandes infraestructuras que no pueden esperar a 2017", dice Saucedo, el presidente de los empresarios gaditanos.

Cuando calienta el sol, aquí en la vía





Cualquiera no vale para organizar la visita de un ministro, y menos aún el protocolo. La presencia hoy en Cádiz del ministro de Fomento, José Blanco, ha estado salpicada -como es lógico- de algunas anécdotas curiosas y otras lamentables. La peor ha sido el pésimo protocolo del acto de San Fernando, en la nueva estación soterrada, donde personalidades como el propio subdelegado del Gobierno, Sebastián Saucedo, la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, el senador Luis García Garrido o el vicesecretario general del PSOE gaditano, Pérez Peralta, y otras más, fueron relegadas a permanecer entre el público sin que ninguna de ellas llegara a protestar, lo que les honra. La que no se cortó un pelo fue Mamen Sánchez, diputada socialista, que hizo valer su condición para estar junto a las autoridades isleñas. Menuda es la jerezana. A las autoridades
La cosa empezó en el aeropuerto de Jerez, donde la alcaldesa jerezana, Pilar Sánchez, arrancó algunos compromisos al ministro de Fomento. Y esa es la forma de trabajar, con inteligencia, aunque luego nadie de su equipo de prensa se subiera al tren para acompañar la regidora. Por lo demás, nunca en un tren se había concentrado tanto socialista por metro cuadrado, algunos bien bronceaditos (como José Luis Blanco) y otros que no paran (Gabriel Almagro), el veterano diputado Rafael Román (compruebo que está menos enfadado conmigo por mis comentario sobre su polémico hermano) junto a una lista reducida de periodistas y un discreto servicio de seguridad (mejor que el protocolo) y prensa, con el propio director de Comunicación de Fomento, Félix Albertos, al frente. Y como en esto de las visitas la ocasión la pintan calva y la veteranía es un grado, el alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso, se metió en la cabina de conducción con el ministro, justo cuando pasaban por su término municipal. Barroso le soltó todo lo que el dió tiempo a Blanco y le explicó la complejidad del soterramiento en Puerto Real -zona de marisma- y el cambio urbanístico que significará para la ciudad.
En Cádiz, parada ¿y fonda?, le esperaba la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y el segundo teniente de alcalde, Ignacio Romaní. La regidora gaditana arrancó al ministro el compromiso requerido: una reunión de altos cargos (director general de Carreteras y primer teniente de alcalde gaditano) para alcanzar un consenso sobre 'la forma' en la que el puente entrará en Cádiz. Y Barroso, again, que evita ser desplazado por el pésimo protocolo y se pone al lado del ministro, y al otro Teófila Martínez. El puente empieza en Puerto Real y termina en Cádiz, obviamente. Cojones. Blanco tiene un lapsus y habla del "alcalde de Puertollano", y Barroso dice, socarrón, "Puertollano no tiene mar". El ministro reacciona. Teófila recuerda que ella vaticinó a la antecesora de Blanco, la inefable Magdalena Álvarez, que ella no sería quien inaugurara el puente porque no sería entonces la ministra y ella seguiría de alcaldesa. Blanco me ha asegurado, tras una pregunta expresa sobre el tema del día, que el AVE llegará en 2012. Pues nada Pepiño, te tomo la palabra. Por cierto, a Pérez Peralta, su chaqueta blanca impoluta (apropiadísima para visitar una obra), le traía por la calle de la Amargura, hasta que se la terminó manchando. Mecachís.
(¿Las fotos? con mi Blackberry Storm)