6 abr. 2008

El doctor Montoro vuelve

Este fin de semana me he reencontrado en Cádiz con el ex ministro Cristóbal Montoro, el flamante portavoz de Economía del PP, en la cena de los premios del Club Liberal 1812 en Cádiz. No le veía desde 2004. Estuve en una mesa con Enrique Montiel, uno de esos lujos de amigo que no sabes por qué se dedica a la política -aunque a medias- y que trabaja con Quique García Agulló para que el Doce luzca más. Y con Carlos Rodríguez Braun, Herman Tertsch y Miguel Ángel Belloso. No vinieron Esperanza Aguirre ni Zaplana, pero estuvo Montoro. Y ellos se lo perdieron porque la cena estuvo de lo más amena, la verdad. Pudimos escuchar la realidad de como fue la "salida" de Herman Tertsch de El País. Tan espezlunante fue que se llevó el aplauso más encendido de los que estábamos allí. La leche, oiga. Pero para leche la historia que contó uno de los premiados, Fernando Sánchez Dragó, vivida durante su paso por el diario de la noche de Telemadrid: "No creo que ninguno de nosotros conozca a ningún mamífero que después de la lactancia tome leche". Dragó expuso en televisión los peligros de la leche, fruto quizás de su experiencia personal (leer). Montoro, que se lo pasó de lo lindo, explicó las diferencias entre desaceleración y crisis económica, afirmando que lo que padecemos en España "es verdaderamente una crisis económica" y que en Economía lo que tenemos "es una crisis de expectativas, de inflación, de financiación, ahora no hay dinero para nadie, somos el país con mayor déficit y es una crisis de empleo" aseveró. No evitó citar a Alan Greenspan, recordando que Ronald Reagan dijo, cuando llegó a la presidencia: "Hablamos de crisis económica cuando el que pierde su puesto de trabajo es tu vecino, de recesión cuando el que pierde su puesto de trabajo eres tú y de soluciones a la crisis y a la recesión cuando el que pierde el puesto de trabaio es el presidente del Gobierno". El doctor Montoro, fijada la cuestión se lo pasó divino -como todos los que asistimos a la cena- con la intervención de un médico odontólogo gaditano, Salvador Fernández, que personificó en su actuación carnavalesca a Dios, el Diablo y a Herodes.

Charlton Heston estuvo en Jerez, en 1975

El actor americano Charlton Heston, fallecido recientemente, estuvo por nuestro país en varias ocasiones a principio de los años 70 con motivo del rodaje en diversos lugares de España. Entre ellos Julio César (1970), Antonio y Cleopatra (1972), que también dirigió Los tres mosqueteros (1972), y la continuación de ésta Los cuatro mosqueteros (1973). Heston conocia ya España debido a sus trabajos de El Cid (1961) y 55 días en Pekín (1963). Como otros grandes de Hollywood, Heston pasó por Jerez y lo hizo acompañado de su esposa, Lydia Clarke. Hecho que ocurrió en una lluviosa mañana del 4 de mayo de 1975, según consta en la bota que firmó en las bodegas de Domecq. Los maestros de ceremonia durante esta corta estancia para conocer los vinos de la tierra fueron Manuel Domecq Zurita y el responsable del departamento de de relaciones públicas, Francisco Pérez, al que vemos en la foto explicando al famoso actor las virtudes y excelentes propiedades de nuestro jerez. Me lo cuenta José Luis Jiménez, presidente del Cine Club Popular. Gracias.

La oscura vida de A.

Hasta la mesa de algunos periodistas (es decir, su correo electrónico) han llegado papeles con datos muy inquietantes sobre determinados movimientos de fincas, cambios de titularidad, revalorizaciones simultáneas que han beneficiado en los últimos años a un tipo cuyo nombre comienza por A y que es de la familia, de un poderoso clan, y todo un pata negra. Un verdadero sinvergüenza que habría hecho de su carrera personal al amparo de algunos políticos un ejemplo de lo que no se debe hacer. El tipo va a encontrar la horma de su zapato en breve. Que vaya buscando tranquilizantes por un tubo, y un buen abogado. Se va a enterar de lo que vale un peine porque le pisan los talones. Los mansos son los peores cuando se les enfada. Así, que a esperar acontecimientos, querido A, bandido serrano.

Los roneos de Cabaña y Barroso

Lo que hay que ver. Pero la política, como el fútbol, es así. Después de las cosas que ha dicho el siempre locuaz alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso (IU) sobre el PSOE, sobre su secretario provincial, Francisco González Cabaña y acerca de otros muchos altos cargos socialistas (Chaves era su favorito), y ahora son compañeros de mesa y mantel. Dicen, los que no les quieren nada bien, que el otro día almorzaron juntos en Benalup-Casas Viejas, el pueblo de que es alcalde Cabaña. Y que, llevado por el buen ambiente de la comida, Barroso se atrevió a telefonear a su proscrito compañero José Pedro Butrón, concejal delegado de Urbanismo de Chiclana, sondeándole, que si tal, que si cual, que si mira tú qué haces con el PP, mejor con el PSOE...eso se comenta en círculos donde se le reprocha a Barroso que no le haya hecho ni puto caso a Chiclana en plena campaña electoral, aunque el regidor procastrista si que se preocupa de ver como va eso de la oposición creciente al dócil Valderas y al decepcionante alcalde de Conil, Antonio Roldán, actual coordinador provincial de la coalición de izquierdas. Dicen que el roneo de Barroso con Cabaña (en ese orden) viene determinado por la necesidad de que no se levanten demasiado las alfombras en Chiclana (el ex alcalde, José María Román, tiene entre manos un asunto judicial muy peligroso políticamente...) y de que el próximo gobierno no sea del PP. Pero para eso, dicen en los foros de IU Chiclana, antes hay que dar luz verde a Míster Proper para que deje como los chorros del oro el socialismo chiclanero. Y en eso Luis Pizarro, que reside en Cádiz miratúpordonde, tiene mucho que decir. Blanco vive en Chiclana. Por lo que me cuentan desde el PSOE guai, parece que la renovación es un mal menor comparado con dejar que Chiclana siga siendo gobernada por Ernesto Marín, y el PP (en ese orden). Con lo que Cabaña, que se presenta a la reelección al estilo de Rajoy (y si hay alguien, que salga...) parece que no le hace ascos al roneo de Barroso. Pero hay un problema, que Cabaña se ha equivocado, porque si tiene que hablar con alguien es con Butrón, que se consolida entre los suyos como un alcaldable en las próximas locales. Si no mete la pata y se esmera, igual hasta gana y le apoya el PSOE. (P.D.: hay que ver el jueguecito que da la foto del brindis ¿no?)

Oh la, la, la crisis

Los de La Voz de Cádiz le van a echar la pata al Diario de Cádiz en crítica política. Hoy da gusto pasearse por las páginas del diario de Vocento. Dice Manolo Castillo, el sub director, que Teófila Martínez, "en el Ayuntamiento de Cádiz se ha rodeado de sus tres fieles mosqueteros -Ignacio Romaní, Pepe Blas y Juan José Ortiz- y el joven Bruno García, en el papel del inexperto pero entregado D'Artagnan. Su mano derecha, Jorge Moreno, es Monsieur de Treville, el jefe de todos ellos en la sombra. "No es necesario precisar quién ocupa el papel del Cardenal Richelieu en esta obra". Genial monsieur. En el Diario de Cádiz dicen: "La alcaldesa crea un sanedrín que se reunirá todos los lunes, unos maitines como los de Génova, pero con concejales y con Jorge Moreno. ¿Y éste, por qué no se presentó a concejal?". Melchor Mateo, en la entrevista que le hace en Diario de Cádiz a PP Loaiza (portavoz del PP en materia de Empleo en el Parlamento Andaluz), le pregunta:
-Como presidente provincial, ha tenido su parte de responsabilidad en la confección de las listas para las últimas elecciones, en las que se han quedado fuera algunos de los veteranos como José Blas Fernández. ¿Ha sufrido problemas por ello?
-No. Hacer las listas es un trámite complicado. Sin embargo, el puesto conlleva eso. Afortunadamente no me he encontrado con problemas con los compañeros. No ha habido tensiones que modifiquen su relación conmigo.
Inma Macias, de La Voz de Cádiz, está transformándose en una experta informática. Nos recomienda ir a http://www.dipucadiz.es/ "Una vez abierta la página pinche en la pestañita donde dice 'áreas', luego en la de 'recursos humanos', siga y pulse 'convocatorias públicas' y luego 'otras convocatorias'". (Lean instrucciones). Pepe Landi aporta un argumento interesante sobre la polémica en Jerez, algo cateta, sobre la conveniencia de asegurarnos o no el descanso a los residentes durante el Gran Premio de España de Motociclismo: "El mejor concepto de progreso pasa, quizás, por unas ciudades que nunca hacen excepciones a la Ley ni a la convivencia, que no se dejan invadir por hoolingans borrachos, modernos con estupefacientes ni moteros machotes a cambio de un puñado de euros. Que digan los que viven todo el año en Ibiza, Sitges o Fuengirola si han salido ganando tras vender su alma al visitante, venga como venga, haga lo que haga, pida lo que pida". Olé, monsieur Landi. Y el incomparable JJ Téllez, con quien no termino de coincidir en una tertulia radiofónica (todo se andará en el canalillo), nos invita a leer su sección con la siguiente introducción: "Debe ser una leyenda urbana el bulo que corre, durante los últimos días, por la capital de Andalucía: y es que la provincia de Cádiz podría verse compuesta y sin nada más que un consejero mondo y lirondo en el próximo gobierno autonómico". (Más)