21 abr. 2009

Morosos y derechos



La Asociación de la Prensa de Jerez tiene estatutos, en vigor. Me ha llamado la atención uno, en especial, gracias a varias llamadas telefónicas recibidas esta misma tarde. 

Artículo 13º.- Los socios causarán baja de la Asociación:
...b) Por falta de pago injustificado de seis meses de cuota.

¿Es verdad que un moroso expulsado por acuerdo firme de la junta directiva de la APJ votó en las elecciones celebradas ayer? Sería un voto nulo, pero como ahora resulta difícil saber a quién votó esa persona, no habría más remedio que adoptar una grave decisión. La comisión pemanente, integrada por la presidenta en funciones, Eva Nicasio (directora de Viva Jerez), el vicepresidente, Esteban Fernández (jefe de Onda Jerez Radio) y la secretaria, Isabel Noci (redactora de Canal Sur), no tendrá dudas, estoy seguro, de que la ley, los estatutos de la APJ, han de cumplirse a rajatabla. No lo dudo. Son gente honesta y conocen perfectamente el funcionamiento de nuestra querida asociación.

La junta directiva, en una reunión y tras innumerables avisos anteriores al compañero moroso, optó por acordar -como se había hecho en otros casos ya- su baja inmediata como asociado. Fue un voto unánime, sin fisuras, de todos los que formábamos parte de esta ejecutiva. Hay ocho testigos y un acta donde quedó todo reflejado. Y ha de cumplirse. Pero la cosa es más grave si se ha permitido que votara en las pasadas elecciones a la junta directiva.

De ser cierto todo (parece que lo es) vaya despiste más enorme de los máximos responsables de velar por el cumplimiento de las normas estatutarias y el desarrollo del proceso electoral. Pero son cosas que pasan. Hombre, la verdad es que ahora- de no actuarse al respecto- muchos compañeros que fueron expulsados -algunos creen que injustamente- por no pagar las cuotas podrían solicitar su reingreso inmediato con todos los derechos. 

Estoy preocupado por todo esto como socio y ex miembro de la junta directiva de la APJ, porque creo que no puede haber excepción a las normas, y porque estamos en un Estado de Derecho. Mañana jueves se reúne la Comisión Permanente de la APJ, para estudiar las alegaciones y posiblemente este caso. El apartado G del artículo 11 de los estatutos vigentes de la APJ establece el derecho de cualquier socio a "impugnar los acuerdos de los órganos de la asociación que estime contrarios a la ley o a los Estatutos". Confiemos.


Viva la vida


Estoy cargando la Blackberry Storm, porque durante toda la mañana no he parado de recibir llamadas de amigos, colegas, algún político (los hay decentes, lo prometo) interesándose por nosotros, llenándome de buenos sentimientos y vibraciones positivas. Nos sentimos fenomenal, al impulsar el cambio en la APJ hemos devuelto al primer plano de la actualidad a la Asociación de la Prensa de Jerez. Y hemos creado un grupo profesional de amigos, del bueno. Y ya somos amigos y compañeros, lo digo para nadie se pase de la raya con ellos haciéndole daño gratuito, acosándoles laboralmente o haciendo comentarios fácilmente denunciables en los blogs. Hemos aguantado demasiado quizás, pero las cosas hay que hacerlas bien, con respeto y tolerancia.
El resultado de la primera batalla democrática ha sido muy digno, y aunque un kanalla tontoelhaba al que no se conoce más mérito que chupar a todas horas la botita rosa del poder y que nunca ha hecho nada serio en su vida, use su pequeño aparato -mediático- para insultarme e injuriarme (no ofende quien quiere sino quien puede), el balance es muy bueno. Ladra, luego cabalgamos. Y cara al viento, hermanos. 
Lo que importa es que la mitad de los periodistas asociados tiene claro que nuestra campaña ha sido impecable y ahora merecen nuestro interés y continuidad. Y que cuando la mala política -la del asesor en la sombra (pronto lo sacaremos al sol)- entra en escena, las cosas se tuercen. Hoy me comentaban la influencia que puede haber tenido en orientar los votos. Puedo hasta comprender a quien ha cambiado el sentido de su voto ante la perspectiva de perder su curro. Pero no su intromisión gravísima, no autorizada por quien le paga, como ya sabrá hoy.
Probablemente hablemos poco más ya de este proceso, el protagonismo le corresponde a otros, pero como comprenderéis todos, nuestra voz -no solo en este blog- se seguirá escuchando con fuerza cada vez que sea necesario. Y eso duele, sobre todo cuando un humilde blog tiene más audiencia que las cosas que escribe el norteño cobarde, un analfabeto digital en toda regla. Y no es un insulto, por favor, es una realidad absoluta. 
Y, desde luego, si se presenta al triple concurso público del superpuestón de Onda Jerez, que sepa que ayudaremos a difundirlo por todo el planeta de internet, en todos los foros laborales, lo que seguro no le preocupará, dado su abultado currículum vitae. Podrá competir con otros candidatos cualificados, que acudirán sin duda con lo mal que está el curro. 

¿Periodistas o perros del poder?


(Del blog de Paco Rubiales Voto en blanco)

"Los periodistas españoles, duramente golpeados por la crisis, están pidiendo a Bruselas ayudas urgentes, como las que se están concediendo a bancos y compañías automovilísticas, y lo hacen acogiéndose al argumento de que los periodistas somos "un puntal de la democracia europea".

Suena bien, pero el argumento es falso porque los periodistas sólo somos un "puntal" de la democracia cuando conservamos la independencia y ejercemos la función de fiscalizar a los grandes poderes, sobre todo a los gobiernos, pero no cuando nos sometemos al poder y ponemos la inteligencia y el trabajo al servicio de un gobierno o de un partido político.

Ante la caída de las tiradas, el hundimiento de la publicidad y el cierre de numerosos medios y redacciones, las principales asociaciones de periodistas de Europa, entre ellas la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), han escrito al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y a los grupos políticos de la Eurocámara pidiéndoles que adopten medidas urgentes para defender a las empresas periodísticas, a las que califican de "puntal de la democracia europea".

El presidente de la Federación Europea de Periodistas (FEP), Arne Koening, urge a los políticos para que actuen "antes de que sea demasiado tarde".

Como periodista y miembro de la FAPE rechazo esa petición y considero injusto que las empresas periodísticas reciban dinero público para superar la crisis. Si el argumento es que la información es necesaria para los ciudadanos y para la correcta toma de decisiones de la sociedad, habría que considerar que únicamente es necesaria la información libre y no contaminada por la censura, la autocensura o los intereses de los poderosos. Además, en Internet existe hoy más información libre, independiente y contrastada que la que ofrecen la mayoría de los medios tradicionales en crisis. 

Creo que los periodistas tenemos el mismo derecho que los camioneros, los electricistas, los hoteleros, los abogados y otros profesionales y gremios a recibir ayuda urgente ante la crisis, pero ni un gramo más. Otorgar preferencia a las empresas peridísticas en esta coyuntura seria injusto, discriminatorio y un abuso de poder más que se agregaría a los muchos que el poder ya practica con los medios afines que se someten y silencian lo que el poder no quiere que se sepa. A esos medios sometidos, el poder político ya beneficia con publicidad, concesiones, información confidencial y por otros caminos, todos ellos discriminatorios y antidemocráticos.

Tal vez Durao Barroso debería saber que los periodistas solamente son puntales de la democracia cuando son libres y conservan su capacidad crítica, cumpliendo con celo su misión democrática de fiscalizar a los grandes poderes, pero que se convierten en todo lo contrario, enl elementos "nocivos" para la democracia, cuando se someten al poder o ponen su trabajo y talento al servicio de un gobierno o de un partido, renunciando a la independencia y a la critica.

Las estadísticas demuestran que más de la mitad de los periodistas europeos trabajan, directa o indirectamente, para alguno de los grandes poderes, generalmente para el poder político, poderes a los que no fiscalizan ni critican, mientras otros muchos practican la autocensura, renunciando a criticar a los poderosos por miedo o porque esperan recibir recompensas.

Ese comportamiento no es de periodistas democráticos sino de auténticos "perros del poder", de gente que ha renunciado a la independencia y a la criçitica para actuar como "policía del pensamiento".

En países como España, donde el poder político es abrumadoramente dominante, casi la mitad de los periodistas trabajan ya, directa o indirectamente, para el poder político.

Esos periodistas sometidos y ajenos a valores que son imprescindibles en la profesión, como la adhesión a la verdad, en lugar de recibir ayudas de la Comisión Europea, deberían ser señalados como adversarios de la democracia o, al menos, dejar de ser considerados periodistas para que engrosen las filas de los publicistas, los propagandistas o los agitadores de masas".

*Dedicado, con cariño, al que perdió el supuerpuestón de Onda Jerez. Hay 65.000 razones, una por cada euro, para tener el cabreo que tiene. Normal.