7 feb. 2017

Ojalá lo paguen, y muy caro



No soy así. Pero ojalá lo paguen, y muy caro, tantos directores de bancos y cajas que han engañado a miles de buenas personas. Y no me trago eso de que cumplían órdenes. ¿Y su ética? ¿los principios? Se merecen lo peor, un ajuste que se lleve sus empleos por delante, no tienen corazón ni escrúpulos. Les desprecio con todas mis fuerzas. Y ahora siguen vacilando con las reclamaciones de las cláusulas suelo. No dejen de informarse y reclamar, por las buenas o por las malas (con el abogado más despiadado que encuentren). Buenas noches y buena suerte menos a esos que han jugado con las vidas y las ilusiones de tantas familias. Que los espíritus de quienes no aguantaron tanta presión les atormenten toda la eternidad. Tal es mi cabreo: muy profundo.