7 sept. 2008

Pacto por Chiclana (¿y 25?): ¿Y tú, lo entiendes?

Sinceramente, sin en Chiclana tiene que haber una moción de censura, es inútil demorarla más. El secretario general del PSOE de Cádiz, González Cabaña, debía agilizar todo para que, cumpliendo los plazos legales, si cuenta ya con los apoyos necesarios, impulsar el cambio de gobierno. La sensación es que la hoja de ruta está perfectamente escrita y que se está siguiendo punto por punto. Pero hay quien opina que no, que el guión está esbozado pero que aún pueden producirse acontecimientos políticos inesperados que cambien la composición final del gobierno que sustituirá al actual tripartito. Chiclana es un hervidero de comentarios, de bulos y acusaciones con y sin fundamento, que está a punto de ebullición. Y en estas batallas (la provincia tiene ya un máster en crisis de medio pelo) siempre hay efectos colaterales, chivatos, traidores, espías, supuestos favores que no existen, y verdades como puños. Y buena gente, aunque los más jp son los que suenan con más fuerza siempre. Una pena.
Pero de todos los papeles, el más difícil de interpretar es el de la andalucista del PSA, María de los Ángeles Polanco. Conversando con algunos compañeros suyos hay quien acaricia la posibilidad de que se mantenga -con la correspondiente dotación para el funcionamiento de su grupo y asesores- como verdadera alcaldesa en la sombra, votando lo que crea conveniente en cada momento. Ahora bien, debe decidir si son los doce de ahora (PP, IU y PA) o los doce de 'los otros' (PSOE y la tránsfuga Nadine Fernández) los que rigen los destinos de Chiclana. Y si el mandato de su reducida asamblea (lo digo con respeto pero es la realidad) es que con tránsfugas NO, pues Nadine Fernández lo es. Como Butrón, y tendrán que vivir con ello. La de la señora Polanco debe ser una decisión meditada, sensata, seria y ajustada. Ahora bien, conviene no perder de vista que el PSA, con Polanco, 'toca' Gobierno en Chiclana y ya está. No significan nada en Diputación, y han perdido Jerez, a manos de Pilar Sánchez y del PSOE. Estar gobernando es importante, porque te permite una plataforma, una atalaya privilegiada para la acción política diaria. En su editorial de hoy, Diario de Cádiz dice: "Queda por ver cuándo, cómo y a qué precio se dará forma al más que probable nuevo gobierno del PSOE; si el candidato más votado en las pasadas elecciones, el socialista José María Román, será finalmente el encargado de recuperar la Alcaldía o se optará por otro candidato que garantice un mayor consenso con IU y PSA; y si la concejal Nadine Fernández dejará de ser considerada tránsfuga en un pacto con el PSOE". Pues eso. Pero creo que no habrá tranquilidad.