5 ago. 2008

El Pacto por Chiclana (2): Polanco teme irse solita

El PSA no está por la labor de convertirse en blanco de las iras de quienes, en Chiclana, no solo apoyan la idea del gobierno cuatripartito sino que no desean que José María Román y 'su' PSOE vuelvan por sus fueros, no porque tengan sospechas de corruptelas, no, sino por su falta de eficacia en la gestión. María de los Ángeles Polanco no quiere irse, de momento y menos aún sola, del gobierno de coalición. Si entrara en un gobierno casi monocolor, con 11 ediles del PSOE y José María Román, terminaría siendo fagocitada, diluída. La maquinaria socialista, por mucho que valga su voto, la dejaría convertida en una mera anécdota política. Ahora, sin embargo, tiene más poder, influencia actual, y futura. Conozco a Mari Ángeles Polanco desde hace muchos años y sé que sabe, perfectamente, que lo que digo es cierto. Hace unos días se le vió en charla animada, fuera del Ayuntamiento, con José Pedro Butrón. ¿Acaso trataba de convencerle de romper el pacto con el PP? Polanco querría, según se comenta, asumir los medios de comunicación, cuya delegación ostenta Estefanía Benítez, una edil que parece tener problemas de 'comunicación' (escuchar).
Nadine y Polanco, dos mujeres con dudas
Nadine Fernández, la concejala expulsada del grupo municipal de IU en Chiclana, tiene menos aspiraciones que Polanco, andalucista teledirigida desde Jerez por Juan Román, cuyas relaciones con la ejecutiva del PSOE y Cabaña son más que buenas, no así con Pilar Sánchez. ¿Puede tener importancia este aspecto? (dejaré eso para el quinto comentario). Polanco quiere ahora más poder, competencias, y se las van a dar. Es lo que tienen los momentos de debilidad política. Polanco teme irse solita porque no quiere ver su nombre en pintadas, panfletos y que por la calle le acusen de traidora, de ser la responsable de la vuelta de Román y 'su' PSOE.
Pero una cosa está clara, a juzgar por la cuidada entrevista de Nadine, ésta aparenta tener más olfato político que Polanco, mucho más. No pasa por alto un eventual pacto entre los dos ediles de IU, Butrón y Blanco, con el PSOE, tal cual, pero sin Román y con garantías. Ella se quedaría fuera de juego en esa posibilidad, que los socialistas acarician en la intimidad porque sería la que menos hipotecas tendría y, sobre todo, porque nadie olvida que Butrón tiene pasado, que fue de Juventudes Socialistas y que sigue siendo un utópico. Y aún hay lugar para ellos en el PSOE. Nadine sabe, mejor que nadie, navegar en las procelosas aguas de los contactos, negociaciones y tocamientos políticos.
Contactos hace un año
De hecho, Nadine conoce y ha denunciado internamente “los ofrecimientos” realizados al parecer, entre el 27 de mayo y el 15 de junio del año pasado, y que empezaron el mismo día 28 por la mañana, por el ex alcalde José María Román y miembros de su "red clientelar". Según Nadine, “tocaron” a 7 concejales electos, de todos los partidos, a título individual, antes de alcanzarse los acuerdos generales y sin autorización alguna. Salvo de los “contactos” mantenidos con la concejala del PSA, de los demás, PP, PA e IU, ella dijo a la dirección provincial de su partido que "podría dar pelos y señales. ¡Con lo mal visto que están en esos momentos esos 'contactos' y esos 'fastuosos ofrecimientos' para abstenerse en el pleno del día 16 y así impedir que saliese elegido alcalde el candidato del PP! Es decir, para permitir que siguiese gobernando en minoría Román. El mismo que IU a nivel regional y provincial quería que nosotros dejásemos gobernar. ¡Y pensar que si hubiese fructificado uno de los seis 'ofrecimientos' habidos habría seguido gobernando el PSOE y no habría habido ningún problema en IU, se habrían cumplido los acuerdos alcanzados con el PSOE tanto a nivel regional como provincial y hoy, querido Fernando-(Fernando Macías, secretario provincial de organización de IU)-, no estaríamos relacionándonos epistolarmente en el seno de este expediente sancionador! ¡Qué bochorno! ¡Qué tristeza! ¡Qué vergüenza!", decía Nadine hace un año a la dirección provincial de IU-CA. La pregunta es si aquella Nadine es la de ahora. No debería haber cambiado tanto.
De todas formas, en este tablero de ajedrez chiclanero no hay que pasar por alto otra posibilidad, y es que Butrón y buena parte de la organización de Izquierda Unida, opten por crear su propia formación política de progreso, que podría ser clave en un futuro. La coalición, por otra parte, vive momentos muy convulsos a nivel regional. Es más, en la ponencia a discutir en la próxima asamblea regional, Chiclana y Bollullos son dos asuntos muy interesantes.

P.D.: José María Román viene hablando en nombre del PSOE, y desde la ejecutiva provincial no se dice nada por lo que se deduce que es el interlocutor en cualquier negociación...