17 ago. 2009

Blanco, a prueba


¿Mantendrá en Cádiz el ministro de Fomento, José Blanco, el mismo talante que viene exhibiendo con éxito en las comunidades del PP, por ejemplo en Galicia? Les diría que, pese a algunos elementos del PSOE gaditano, sedientos de venganza, Blanco superará la prueba del algodón, mantendrá el tipo, la cortesía parlamentaria y se ajustará criterios institucionales. Es la línea que Pizarro y Griñán quieren para estos momentos. Pasado mañana miércoles, el ministro girará vista a la capital, con una agenda muy apretada que se dará a conocer en las próximas horas y que incluye las obras del segundo puente. Esperemos por Cádiz el mismo celo que tiene por Galicia, donde sin él "las cosas irían más lentas o menos orientadas", según el entusiasta delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro, quien ha calificado al ministro de Fomento, José Blanco, como el "principal impulsor" de la modernización de la Comunidad. En opinión de Louro, gracias a la actuación de Blanco en el Ejecutivo estatal, se produjo el desbloqueo de numerosos proyectos en Galicia y se realizó la inversión de 350 millones de euros en obras en la Comunidad, dato que convierte al Ministerio de Fomento en el principal apoyo financiero en los últimos meses. ¿Y Cádiz? ¿trae algo bajo el brazo el ministro, o es una visita de verano? Veremos.

Cádiz, objetivo político



En el PSOE, en clave interna, se dice a quien le quiere escuchar que no creen ser capaces de vencer a la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, en las próximas elecciones municipales. Y que están seguros (en política nada lo es, como en la vida misma) de hacerlo en el próximo mandato. Es el mensaje que lanzan por doquier, convencidos de que le llegará al equipo de la híperactiva alcaldesa, colaboradores y adeptos. Pero es mentira. Harán todo posible ahora. Dice hoy el pope de los socialistas locales gaditanos, PPeralta, que hasta junio del año que viene no habrá nombres (lo mismo que dijo en Onda Cádiz hace algunas semanas). Interesante la información de José Antonio Hidalgo, director adjunto de Diario de Cádiz, porque entre líneas hay datos que enriquecen el debate previo, no a favor del PSOE, precisamente.
Luis Pizarro quiere ganar en Cádiz cuanto antes, pero tiene demasiados elementos en contra en esa batalla, el primero en su propio partido porque mientras que Pérez Peralta esté al mando de todo, las dudas se transforman en certezas de derrota.
El segundo es que la batalla se gana día a día, pero desde la calle, dando zapatazos arriba y abajo, pero no desde la moqueta o el Volvo oficial con la Blackberry no siempre usada, al parecer, para asuntos oficiales (esos listados, daría algo por tenerlos según me cuentan), con asesores a tres mil euros mensuales y tiempo libre para idear estrategias.
El tercero es que nadie quiere perder y tener que seguir cuatro años como jefe/a de la oposición en San Juan de Dios. Y el cuarto que desde el entorno de Teófila se prepara la 'sucesión' desde hace algún tiempo. ¿El nombre? Yo no lo sé, pero voy intuyendo por donde van los tiros. Pero no quieren dejar nada al azar, aunque el futuro es un misterio para todos.
Hace unos días, los ediles se reunían en privado para hacer equipo, conscientes de que aunque se les critique por su inexperiencia ellos son el futuro del PP gaditano. Y no hay mala gente, ahora que los voy conociendo. Los populares gaditanos necesitan, eso lo saben, una renovación de ideas, también de técnicos heredados -el Doce es una buena excusa- y más presupuesto (si bien la operación del estadio es amplia), nada más. Bueno, y algún detalle que me inquieta mucho.
Porque el principal valor es 'la rubia', Teófila, con sus manías, filias y fobias, trabajadora incansable, es como una buena Letra del Tesoro para Arenas y Sanz, para el PP, cerca de volver al poder en Madrid. No es tan fácil hacerla caer, al menos por los errores que pueda cometer ella misma. Pero debe andar con gran cuidado, la política es muy puñetera y nadie mejor que ella, curtida en mil batallas, para saberlo tras sus experiencias. El próximo curso parlamentario va a ser muy complicado para todos. Y la lealtad es básica.
En cuanto a los alcaldables gaditanos del PSOE, el nombre de Juan Carlos Campo suena por algunos foros, como el de Luis Pizarro, Rafael Barra, Bibiana Aído, Blanca Flores, o Carmen Romero (sí, de verdad), además de el de Emilio Aragón, que va diciendo por ahí que si tal que si cual, pero al que allegados ven como un número dos potente, antes que un número uno. Cierto es que Aragón podría presentarse por Cádiz, porque en Jerez le podrían recordar cada dos por tres que la ciudad no ha salido muy bien parada en el ejercicio de su responsabilidad en la Obra Social, demasiado gaditana.