16 dic. 2014

Hoy no


No toca, no me pienso enfadar o preocupar. La vida se va en un suspiro y no perderé un momento en defender nada en lo que no crea ya (tan poco), en nada que no sea necesario, salvo el interés general, el de los más débiles, el de aquellos que las están pasando putas para llegar a fin de mes, aunque ahora se hayan librado 450 euros de ayuda hasta las próximas elecciones generales. 
Hay que luchar, lo dicen los jueces decano de toda España, por una "ley de segunda oportunidad" para los ciudadanos, autónomos o pymes, porque los bancos han tenido todo el apoyo, miles de millones para sanear y responder ante los errores de sus directivos. A los de más abajo, los de la economía real, los que resisten, se les acaba el dinero y la paciencia. Y no tuvieron ayuda.
Y el crédito no fluye, es una patraña, vayan a un banco, hagan cola en el SAE, hablen en los bares de barriada, en los corrillos de empresarios valientes que luchan por sobrevivir. Por eso, me he vuelto muy intolerante con quienes nos toman el pelo, a diario, esos que se han forrado a nuestra costa. Un abrazo a todos los que me leen fuera porque tuvieron que marcharse, y otro más fuerte a los que aguantan aquí. Esto va a cambiar, no puede tardar mucho porque el hambre aprieta.

Buenas noches y buena suerte

Encuestas: ¿todos contra quién?



Son la foto fija de un momento dado, en ellas influyen muchos factores, por lo que son una ayuda, una orientación, algo a tener en cuenta. Y se habla, insistentemente, de que tanto PSOE como PP poseen ya dos encuestas que están siendo usadas internamente. Nadie las ha visto en la provincia pero los expertos en rumorología dan por hecha su existencia. Yo no digo nada, salvo que el puro sentido comùn nos indica que tendrán que darse muchos acuerdos, pactos antes y después, escritos y no escritos, para desalojar del poder al PP en la provincia donde acumula un gran poder e influencia.  La presión de su entorno es brutal en determinadas cuestiones.
Pero para ganar es necesario trabajar mucho, no ahora, sino haberlo hecho antes. Sembrar para recoger la cosecha, abonar el terreno, cuidarlo, aquello de la tierra es del que la trabaja. Y eso vale para todos. Dejemos pasar las fiestas navideñas para desvelar luego algunas cuestiones y opiniones. Pero sepan que los nervios se han desatado. Nada es seguro. Todos podemos (y no es propaganda) cambiar lo que nos rodea. Votando con inteligencia. Mientras he encontrado este vídeo, joder si pudiera rebobinar con todo lo que sé ahora. Te cagas (ya, ya, no es políticamente correcto, pero es la edad, que me lleva por caminos cada vez más divertidos).