7 sept. 2007

La libertad de información

Leo en la revista El Observador, de Málaga, los problemas que tienen compañeros de otros medios de comunicación. Nada nuevo bajo el sol, la verdad. Pero es que esta profesión, la periodística, está bajo mínimos. Solo hay algunas islas y ni una sola concesión a la libertad, a la variedad si acaso, en los medios de comunicación públicos, donde los tertulianos llevan el signo en la frente. Si te acercas, puedes leer: "Sí, picha, soy de los nuestros". Pero es que en el panorama mediático andaluz, la cosa da pena. Ya os iré contando.
Pronto contará Jerez con un nuevo medio digital, humilde pero bien apoyado, con ideas y honradez. La misma que, presiento, destila la historia de El Observador: (Leer)

Amigos



Buenos amigos, hace muchos años que los conozco y hoy, al verlos de nuevo juntos -en una mesa- me he alegrado mucho. Mauricio está haciendo un precioso trabajo por la cultura en esta ciudad y fuera de ella, que está siendo reconocido por muchos de los gaznápiros que le han negado el pan y la sal por ser una persona inteligente. De Dolors Alberola solo diré que no me extraña su éxito, por eso tiene perfecto derecho a reirse abiertamente y ponerse el mundo por montera. Amigos, bella palabra. Y el lugar elegido, La Moderna, el reino de los pachecos buenos, el perfecto.