10 dic. 2010

Detrás está Mariló Montero

Detrás está ella, la he visto, la diva de las mañanas de La Primera...
Si tu empresa te paga un billete en clase turista, no lo dudes, cámbialo, paga el suplemento y vete a Preferente. Te juro que detrás de ese asiento, en este AVE directo Madrid-Sevilla -sin escalas- va la diva de La Primera, Mariló Montero, que cada día acapara más fans de la primera, la segunda y la tercera edad. Aznar diría de ella que es una "mujer, mujer". Su marido, Carlos Herrera, hace años que no tiene la más mínima duda. Una gran pareja, que sabe de qué va eso de la felicidad. 

Nuevos aires para la prensa económica


Pagas un euro a gusto. Entrar en el Círculo de Bellas Artes me devuelve a otros tiempos no tan lejanos de mi etapa en Madrid. Siempre que quería relajarme, tomarme una copa larga o un café tempranero mientras el resto del personal tiritaba en la calle, me buscaba la misma mesa de hoy. 

Ha sido más que interesante la charla con mi director, Amador G. Ayora, sobre los planes de EL ECONOMISTA de saltar el charco. En España las cosas no andan bien. Lo que no tengo claro es cuantos periodistas estarán dispuestos a irse con la mochila a los países hermanos. 

Aunque claro, un sueldo normalito aquí es la pera algunos miles de kilómetros más allá. Nuevos aires para la prensa económica, que comparada con la generalista no es para tirar cohetes. Pero lo interesante es a quien llega y si influye o no. Desde 2006, Amador viene dirigiendo EL ECONOMISTA sin demasiados sobresaltos, lo que no es poco. E influye.

Subiendo a YT a toda velocidad



Estamos llegando a Puertollano, siempre que paso por aquí mi imaginación se desborda sin remedio. El paisaje industrial es aún más especial con la niebla de la mañana. El AVE no ha parado, tenemos mucha prisa a esta hora. Voy camino de Madrid, lleno de ideas, rebosando ilusión. Y subiendo este pequeño vídeo HD a You Tube, a 245 kilómetros por hora.

Cercanías y medias distancias


Pereza & Alba Molina - En donde estes


Lo importante es no perder el sentido de la realidad. 
He dejado el coche en casa, y he optado por usar el tren al cien por cien. Transporte público. Llevo varias semanas pensado en si resetear o no mi disco duro, buena parte de mi vida, y creo que ha llegado el momento. La crisis es una oportunidad, es la posibilidad de volver a plantearte cosas, propuestas, ideas que llevas acariciando toda la vida. Y veo demasiados compañeros/as aterrorizados en las redacciones ante la simple idea no ya de perder su trabajo, sino su hábitat. Y también dignidad, de paso, aceptando ser meras herramientas para el chantaje informativo a empresas que no se anuncian o no participan en aventuras empresariales como proveedores financieros. Así entienden algunos el periodismo de hoy.