26 feb. 2013

El 'cabrón'

http://im.wk.io/images/v/60fe78/make-my-day-alegrame-el-dia.jpeg
Fotograma de la memorable película de Eastwood.
Los hay en todas las organizaciones y colectivos. Yo he sufrido alguno memorable, falso cristiano. El cabrón es una especie que no está en vías de extinción (uy, rima fácil), todo lo contrario, crecen sus ejemplares por momentos. Cosa de la crisis, quizás.  Genuflexos babosos.
El más miserable es el cabrón que ejerce como tal con sus compañeros, laminándolos, desacreditándolos sabiendo que como son buena gente no pasa nada, ellos terminarán cansándose y se irán o, quizás producto del acoso diario al que los somete, terminan cometiendo errores y los jefes a los que el cabrón lame las botas optarán por las lisonjas, los mediocres, manipulables. 
Hay otros tipos de cabrones como aquellos que han sido elevados por su organización o empresa hasta las más altas cotas de poder, con sueldo de fábula, para que se callen como cabrones, que es lo que son. Hasta que se encuentran con la horma de su zapato, personas nobles que los apartan hasta donde pueden y les dejan porque están rodeadas de amigos del cabrón. Pero lo hacen.
De todos, el peor es el cabrón con pintas. Ojo. Hoy, tras repasar la actualidad, tengo claro que el cabrón es el último que se entera, sin que sirva de precedente. Y que nada ni nadie es eterno, como la suerte de los cabrones, que se acaba más temprano que tarde. Siempre nos quedará Harry el Sucio, que tiene claro lo que tiene que hacer con esos cabrones callejeros y de oficinas. Gran himno de Molotov, sobre México, ojo. Cantemos juntos contra los cabrones de dos patas...