27 oct. 2015

Repartiendo sobres...

...pero del cambio. La pareja politica del año, Teresa Rodríguez, líder andaluza de Podemos y José María González Kichi, alcalde de Cádiz, lanzan un vídeo casero para promocionar la Ruta del Cambio. Mañana toca Jerez.

¿Y si desaparece la “izquierda transformadora” tras el #20D? pregunta Felipe Alcaraz


Quizás, la solución esté en la unidad popular, pero la ruptura, consciente o no, con la ola de indignación que supuso el 15M, el alejamiento de los combates de clase y el ocaso de las movilizaciones sociales, provocan un eclipse que todo lo preside, tal y como se desarrolla la novela.

Los González discuten en Twitter


El concejal del Grupo Municipal Popular, José Blas Fernández, verdadero responsable de la maquinaria del Ayuntamiento de Cádiz bajo los gobiernos de Teófila Martínez rechaza la pretensión del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cádiz de subir el IBI a los gaditanos en un 2,4 por ciento. “Nosotros queremos que los gaditanos paguen el mismo IBI que pagan el año 2015 y en años anteriores. Llevamos seis años de congelación de impuestos y absorbiendo los incrementos marcados por el Estado para que los ciudadanos dispongan de más dinero en sus bolsillos, y eso sí fue un verdadero esfuerzo de gestión responsable. Ahora se confirma la enésima mentira de Podemos a los gaditanos a los que aseguró que no subiría este impuesto”.

Fran González (PSOE) en un pleno de Diputación. Foto Twitter FG
El concejal de Economía, Hacienda y Deuda del Ayuntamiento de Cádiz, David Navarro, presentará hoy precisamente la propuesta del equipo de gobierno de Podemos y Ganar Cádiz de ordenanzas fiscales para el año 2016. El asunto no es ninguna tontería y el ambiente no está para bromas, basta ver los puyazos que se dan en Twitter el alcalde gaditano José María González y el portavoz socialista, Fran González. Antológicos. Sigan sus respectivos perfiles y comprueben que se tiran con bala. Fran González tiene una agenda municipal muy intensa y la plataforma de la Diputación (que ambos González tienen) le viene al pelo. Sus peleítas en Twitter son la comidilla de periodistas y de sus propios compañeros. Mal rollito.