16 jun. 2008

El ingenio del lenguaje mejor que el insulto


Federico Jiménez Losantos ha sido condenado a pagar 36.000 euros por injuriar al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. ¿Se puede criticar sin insultar? La respuesta es obvia: sí. Y el recurso es bien fácil: el idioma. Durante la dictadura, el deporte nacional de cualquier periodista que se preciara de serlo era esquivar a la censura. Dibujantes, autores, columnistas y gacetilleros de postín se las ingeniaban para contar lo que dejaban contar. Es fácil ahora unirse al corporativismo barato y solidarizarse con Jiménez Losantos, pero el asunto es más complicado de lo que parece a simple vista. El gran locutor de la COPE, que no creo que lea este blog (yo sí leo el suyo, aunque no todos los comentarios, claro), sufre el mismo grave problema de su apreciado Antonio Herrero. Y debería ser más inteligente, menos visceral y más realista. Su vapuleo constante al PP y a sus dirigentes tiene desconcertados a millones de personas en este país que siguen la COPE o que siguen los comentarios que sus detractores hacen sobre ella. Un día de estos, Losantos mirará hacia atrás y se verá solo, con un puñado de adeptos en los medios y la audiencia, que merece un reenfoque de su actual hoja de ruta, de sus críticas. Tal como yo lo veo, si Losantos hiciera más gala de su gran formación cultural y nos deleitara con otro lenguaje más irónico, divertido, menos insultante,no menos acerado, sus enemigos que le llevan a los tribunales lo iban a tener más crudito. Pero ya digo, Losantos, en los cielos radiofónicos, seguro que no escucha lo que le decimos los pecadores, a ras de tierra. Hoy solo ha hablado para sus medios (le reprocha Hilario Pino en Telecinco), cuando lo que debía haber hecho es largarse a la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid, pedirles el salón y comparecer abiertamente, sin miedos, ante todos los periodistas. Con un par, oiga.

La asignatura pendiente de el 'Chicle'

Era una cantera de votos para el PSA de Pacheco y de aquel PSOE al que le encantaba coquetear con el enorme, en todo tipo de instituciones y ámbitos. La zona sur, o como la hemos conocido siempre: el Chicle (por aquello de la ausencia de asfalto generaba un auténtico lodazal en épocas de lluvia). La alcaldesa jerezana, Pilar Sánchez, ha presentado esta mañana en rueda de prensa los proyectos que se van a desarrollar en la Zona Sur al amparo del Programa Iniciativa Urbana 2007-2013 (Plan Urban), concedido por el Ministerio de Economía y Hacienda. Una convocatoria que se traducirá en “una auténtica revolución en la Zona Sur”. Según ha asegurado la alcaldesa, a la reciente convocatoria del Programa Iniciativa Urbana se presentaron 102 solicitudes y finalmente ha beneficiado a 43 poblaciones, de las que 25 son capitales de provincia o de comunidades autónomas. Según la alcaldesa, estos datos “dan idea del extraordinario valor que este Gobierno concede a la designación de Jerez como beneficiaria de este programa”. (Más)