12 mar. 2009

¿Qué es más importante, un 8 o una 38?

Olga, una profesora de Educación en un colegio público, me escribe para pedirme opinión sobre un artículo. Creo que lo mejor es publicarlo:
"Es increíble cómo hay personas cuya única preocupación puede centrarse en la apariencia de profesionales que diariamente demuestran su trabajo y esfuerzo sobre sus retoños.
Me maravilla saber que día a día tras las rejas de un centro educativo, los ojos críticos y los pensamientos en voz alta de cada responsable de la educación de las futuras generaciones, juzgan sin conocimiento alguno, el vestir y el estilo de los que posteriormente pasamos para enseñar a sus hijos unos valores de respeto y educación ante sus mayores responsables. Por supuesto que todo el mundo es libre de pensar si los tacones de la maestra son demasiado altos para dar la clase, o si la blusa de cuello alto no es aconsejable para enseñar asignaturas varias, un por favor antes de salir al servicio o para levantar la mano antes de hablar. Entiendo también que cada ser humano es libre de opinar que el tener una talla 40 y venir peinada en condiciones, puede suponer un problema para que sus hijos aprendan a multiplicar o dividir, o que estar presentable para acudir a trabajar puede dar lugar a ser motivo para cuestionar nuestra profesionalidad.
Pero lo que no entiendo es por qué el mismo tiempo que emplean en esos patios y esas cancelas donde esperan a sus presas para despellejarlas metafóricamente hablando, no lo emplean en inculcar a sus pequeñines el valor de aceptar a las personas por cómo son y cómo trabajan, no por los colores de su vestuario. Por qué no pasan el mismo número de minutos con ellos por las tardes para enseñarles a comer, pedir permiso o unos simples valores de respeto y cariño por la familia, por qué esas palabras de desprecio ante lo que es físico no lo emplean en intentar que sus hijos vengan aseados y presentables al colegio, o simplemente en acudir a las tutorías tantas tardes vacías sin que nadie se disculpe por no haber acudido a ellas en las que sólo se pretende que SU HIJO aprenda a ser persona.
A mí, personalmente, estas situaciones vividas sólo me suponen sorpresa y continuas intenciones de comprensión racional ante semejantes momentos, pero muy a mi pesar me siguen producciones estupor. De algo estoy totalmente tranquila: que mis alumnos además de aprender materias curriculares aprenderán a estar en sociedad, y que en mí no quede el poder enseñarle modales que fuera, en algunos casos, les cuesta recibirlos.
Una profesora con valores

La tormenta perfecta y sigo aquí



foto por fofurasfelinas
Hay días en los que una tormenta perfecta se abate sobre nosotros y no hay forma de zafarse de rayos y centellas. Hay días en los que se te caen los esquemas uno a uno. Hay días en que dan ganas de resetearlo todo y empezar de nuevo. Y días en los que los que creías amigos destapan su verdadero rostro cainita. Pero entonces llega alguien, con luz propia, que te alumbra para darte cuenta de la suerte que tienes. Y caes en la cuenta que hace un día de puta madre para disfrutar de la vida. Es un día en el que alguien te llama para pedirte ayuda y dejas todo para correr a su lado, para darle ánimo y alegría, rebuscas en la cocina del alma y compartes lo que tienes. Hay días en los que te alegras de dar un paso al frente, como dice José Antonio Vázquez, en defensa de todos, porque importa el compromiso. Me repatea el estómago esas personas a las que todo le da igual, que no tienen en cuenta los sentimientos de los que le rodean y solo piensan en lo suyo, sus tres mil al mes (en un futuro). Doy gracias a Dios por tener gente que me quiere y me anima todos los días. Otros no podrán decir lo mismo, y lo siento mucho por ellos, me duelen igual. Por eso trato que comprendan que tras la tormenta perfecta llega la calma, sale el sol y sigue la vida.

La gran reestructuración de la economía y la prensa

"El periodista Jeff Jarvis asegura que la crisis actual es, en realidad, una gran reestructuración de la economía basada en un cambio fundamental en la sociedad provocado por las nuevas formas de relación entre personas. Este proceso supondrá la desaparición o al menos la reconversión de muchas actividades e incluso sectores de la industria. Pero también, asegura el periodista de The Guardian, hay oportunidades. Jarvis advierte: 
* Los periódicos desaparecerán. Las revistas están en peor estado de lo que yo me imaginaba y muchas se acabarán. Los canales de fabricación, distribución y venta de libros atravesarán turbulencias.
* Radio y televisión carecerán de sentido, sustituidos por los servicios digitales.
* La publicidad será la siguiente en sentir el terremoto la avalancha, tras los medios.

Dignidad y objetividad

Escribe hoy el periodista Juan Félix Bellido en el blog "Por el futuro del periodismo" que el código de ética  de la ONU exige "información exacta, conforme a los hechos, comprobada en todos los hechos esenciales y sin deformación deliberada". Y esto vale para todo tipo de informaciones, las que los periodistas volcamos en las páginas de los rotativos, las que “subimos” a los periódicos digitales, las que expresamos a través de las ondas de radio, y la que contamos en los informativos de la televisión, pero, y tengámoslo en cuenta, también las que expresamos en los corrillos nocturnos de cubata y cotilleo, que como en los antiguos mentideros, pasan después de boca en boca, a otros compañeros y a ciudadanos ansiosos de saberlo todo, que merecen algo más que bulos". Muy interesante para quienes, la verdad, no se dedican a otra cosa en los últimos días, pena de ellos. (Más en PEFDP)

"Pudor y asco"


Conozco a Salvador León desde hace años, y mi aprecio por él es manifiesto y mutuo. Dice en su blog Salvador León, asesor municipal, ex secretario local de la UGT, y tertuliano valiente: "No entiendo como el periódico cae en la trampa y nos pone frente a los ciudadanos, así sin mas, desnudos con nombres y apellidos, para que se compare 2 con 19 y el ciudadano entienda que Pacheco en su vida solamente ha tenido 2 asesores y que los 19 se contrataron de la misma que contrataba Pacheco. Se positivamente que en la redacción del periódico deben conocer, de más, como se han hecho los 2 y los 19 nombramientos y las diferencias de cada uno y no entiendo ¿por qué lo han hecho?" Entre esos nombres aireados y vapuleados en las páginas jerezanas de La Voz están los de cuatro periodistas locales, Pepe Bouza, Susana Padilla y Juan Ramón Aramburu y Sonia Arnáiz. Su preocupación es mínima porque saben que la ley les ampara. Pero no debe ser plato de gusto. Y no se trata de corporativismo barato, se trata de respetar los derechos constitucionales. Solo de eso, algo que un periodista nunca debe olvidar. Hay asuntos en los que no se puede fallar, y ese es uno de ellos. Un poco más de talante. Conozco bien el que tienen Lalia González-Santiago y Manuel Castillo, directora y subdirector del citado medio. Son buenos periodistas y respetuosos. Por eso no entiendo este errorQue Dios reparta suerte. 
Más info: La tarde ha estado plagada de correos y llamadas, algunas realmente interesantes, sobre las funciones que desempeñan los compañeros, y sus responsabilidades. Aclarado queda. Y sobre este caso mucha indignación. Mañana se esperan más informaciones, y reacciones a todo lo que estamos contando. Iremos viendo porque resulta que la artillería política se ha puesto en marcha. Esperemos que no haya daños colaterales de personas que solo se dedican a su trabajo. 

La lista de los 19: ética, estética y derechos


Era de esperar. El Ayuntamiento de Jerez ha salido al paso de la noticia publicada hoy, según la cual la defensa de Pedro Pacheco Herrera solicita al juez determinada diligencia en relación a la investigación judicial que pesa sobre su persona, información que ha sido publicada por La Voz de Cádiz. Por lo demás, Pacheco está en su perfecto derecho al defenderse, es la Constitución. Ojalá, finalmente, nos enteremos de lo que nos resumen a veces (leer el comunicado) y de si hay o no responsabilidad, de sus consecuencias administrativas, políticas y penales llegado el caso. La historia de Jerez tiene que escribirse. Y no es cosa de malos o buenos.

El Ayuntamiento de Jerez manifiesta lo siguiente:

1. Como es público y notorio, los 19 trabajadores a los que alude la citada petición son funcionarios eventuales, nombrados por acuerdo del Pleno de la Corporación municipal de fecha 21 de junio de 2007, que se rige por la Ley de Bases de Régimen Local. Todos estos nombramientos fueron publicados en el Boletín Oficial de la Provincia, y expiran cuando finalice el presente mandato corporativo. Es decir, todo ello con arreglo a la ley y con luz y taquígrafos.

2. Por el contrario, el procedimiento judicial de referencia pretende, al parecer, determinar la legalidad de determinadas contrataciones de servicios de asesoramiento externo, que se rigen por la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, y sin que se conozca qué tipo de trabajo o asesoramiento realizaron para justificar el pago de importantes cantidades de dinero público.

3. Ningún miembro de la actual Corporación municipal está imputado en este caso, por lo que resulta sorprendente que quien sí está acusado por la Fiscalía Anticorrupción e imputado por un juez pretenda extender su propia y exclusiva responsabilidad a terceras personas ajenas al mencionado procedimiento.

4. Pretender mezclar ambas situaciones parece un intento de desviar la atención mediática que, en todo caso, no exime a nadie de sus propias responsabilidades, responsabilidades que más allá del ámbito judicial, se extienden a hechos tan llamativos como haber multiplicado por diez la plantilla del Ayuntamiento a lo largo de los años sin que mediara oposición, acuerdo de Pleno o ningún otro procedimiento legalmente establecido; haber llevado al Ayuntamiento al borde de la bancarrota como consecuencia de sus derroches económicos y del más absoluto desgobierno; y precipitar a decenas de pequeñas y medianas empresas a la ruina por el irresponsable y sistemático impago de las deudas municipales.

5. Por otra parte, el Ayuntamiento lamenta la publicación con nombres y apellidos de la relación de 19 honestos trabajadores municipales que desempeñan su labor profesional al servicio de la Administración municipal, cuyos nombramientos son perfectamente transparentes como queda dicho más arriba, poniéndolos en relación con un procedimiento judicial al que son completamente ajenos. Una práctica de dudosa ética que no se ha realizado ni cuando en el pasado se contrataba a decenas de personas sin cobertura legal alguna, lo que quizá se deba a que, de haberlo hecho entonces, hubiera sido necesaria una edición especial.

Asesores y relevancia pública


Un asesor no es un personaje de relevancia pública, tiene derecho al honor y a la intimidad. Un periódico provincial con delegación en Jerez no lo tiene en cuenta hoy. Y los/las periodistas que firman la noticia menos aún, lo que me deja estupefacto y muy preocupado. La noticia hace referencia al ex alcalde de Jerez, Pedro Pacheco, que pide al juez determinadas comprobaciones y cuestiona la contratación de un grupo de asesores municipales, entre los que se encuentran periodistas que ejercen como técnicos desde hace años en el ayuntamiento jerezano. No es lo mismo pedir la Luna, que mencionar a personas, ex concejales y asesores andalucistas que aparecen, según ese mismo medio ha publicado, investigados por parte de la Fiscalía Anticorrupción. Las guerras políticas deben librarlas los políticos, pero los técnicos no son personas de relevancia pública. A no ser que se quiera aprovechar el tema para hacer daño a personas comprometidas políticamente por otros intereses, lo que sería un auténtico escándalo ético. No quiero pensar que sea así, sería el colmo de la manipulación. Prefiero pensar bien, aunque voy dejando de hacerlo ante ante algunas cosas.
De todas formas, los tribunales de Justicia están ahí, para lo que sea menester. Y la Constitución, la presunción de inocencia, es algo que siempre debemos tener en cuenta. El periodismo no es eso. He transmitido mi pesar y profunda preocupación a algunos de los compañeros cuyos nombres y currículums aparecen reflejados hoy en las páginas de ese periódico, en una suerte de información que, leída con las prisas de siempre por cualquier ciudadano, les deja bajo una sombra de sospecha. Y no es justo. La alcaldesa y los afectados tienen que dar un paso al frente, máxime cuando el que denuncia es el directo responsable de una gestión que lastra el futuro de esta ciudad. Y esos profesionales merecen un respeto.
José Manuel Jiménez, director general de Políticas Sociales, es el único que ha reaccionado hasta ahora, defendiendo la legalidad de la contratación de los asesores: "Este gobierno es transparente...los que tiene que dar explicaciones son otros...aquí ha habido épocas donde había asesores como hongos...nada que ocultar, encantados de que nuestros nombres sigan apareciendo..." Son algunos de sus comentarios, que acabo de escuchar en La Palestra, el informativo de Manuel Estévez en la COPE.  Los asesores no parecen muy preocupados. Pelillos a la mar...
(*Me gusta la frase de Confucio que aparece en el menú de la derecha en este blog).

El metaperiodismo


José Antonio Vázquez es uno de los jóvenes periodistas que tenemos en nuestra provincia, muy capaz y al frente de un equipo de compañeros. Y una excelente persona, con valores. Hoy opina sobre su trabajo: "Ésta es, sin duda, una profesión vocacional y la mayoría de los que la ejercemos, lo hacemos porque nos gusta. Y no faltan empresas que se aprovechan de esta circunstancia. Hoy, abundan remuneraciones que no están al nivel del sacrificio que se exige; existe sobreexplotación del periodista, trabajadores con puestos de trabajo inestables, contratos en fraude de ley, horarios increíbles… Es lo que nuestra presidenta nacional, Magis Iglesias, viene a llamar como periodista-esclavo. Y aún así, los medios de comunicación, que no dejan de ser empresas que a final de año deben tener cuadradas sus cuentas, han caído en la misma red que el resto de sectores productivos. Y aún así, los periodistas hemos estado callados, sin hacer ese metaperiodismo que tanta lucha nos habría evitado". 

No me lo puedo creer


Federico Pérez Peralta se está equivocando, no maneja ni con mano diestra ni siniestra el asunto de los socialistas del G-42, los que perdieron las elecciones en la agrupación gaditana pero que van sumando adeptos poco a poco. Si FPP escuchara a muchos que le aprecian, en la distancia, y no a la mosca cojonera, seguro que triunfaba y acababa con esta historia que le está suponiendo un serio desgaste. Los conozco a todos, a los de un lado y a los de otro, y les digo que esto se encona ¿sin remedio? No hay nada que un buen almuerzo, a tumba abierta, no pueda arreglar. Y una buena tertulia. El diálogo, ahora que festejamos La Pepa, no vendría nada mal para arreglar este entuerto, que es algo más que un blog. Ahora bien, los egos deben quedar aparcados en la puerta del restaurante. Un consejo gratis, que hoy estoy generoso. (La noticia)