28 nov. 2007

Grandes putadas políticas

Ayer le pregunté (me maravilla ver las pocas preguntas que se le hacen al 'rey' Chaves en sus ruedas de prensa) al presidente de la Junta sobre si pensaba "animar" a Rubalcaba para que sea el cartel del PSOE en Cádiz. Y me respondió: "Yo lo animaré, pero es una decisión que tendrá que adoptar él. Espero que sea una decisión positiva y podamos contar con él como cabeza de lista por Cádiz". Hay que ver lo poquito que la prensa provincial se preocupa de este leve asuntillo de que el PSOE no sea capaz de aclarar ya quien será el o la número uno por Cádiz. Porque si Rubalcaba termina presentándose por Cantabria (las presiones y los compromisos allí son fuertes), Cabaña tendrá que echar mano del producto local. Yo insisto en que Pilar Sánchez, la alcaldesa de Jerez, (a la que hace tiempo que no veo, ni hablo con ella, porque Cabaña se cree que tenemos una relación cordial y simplemente es buena, tirando a poquito, para su suerte-la de Cabaña-) es una excelente número uno. Dicen que Mamen Sánchez aspira a ser la número uno, y que Salvador de la Encina (¿Se han fijado en su parecido con el Capitán Alatriste?) también. Son dos buenos diputados, han hecho su trabajo, han sabido salir en las fotos, preguntar lo que tenían que preguntar y darle estopa al PP cuando era necesario, pero no son unos triunfadores, como le pasa a Sánchez, aunque igual se muere de éxito (figuradamente claro) con tanto adulador en su corte del paraíso jerezano.
Pero claro, no crean que el asunto en el PP no pinta bastos. Políticamente, el actual diputado y ex ministro Miguel Arias, ha realizado una intensa labor durante estos duros cuatro años en el equipo de leales de Mariano Rajoy. Si no conociera bien el paño de Miguel Arias y el de Teófila Martínez (después de trabajar con los dos como asesor en otro tiempo no tan lejano) no les diría esto y creo que igual uno de los dos se molesta, pero así es la vida. Verán, creo que sería una gran putada que Miguel Arias no fuera el número uno del PP por Cádiz. Las razones son más que evidentes y dejarlo el número 2 detrás de Martínez no es correcto y mucho menos enviarlo a la lista del Senado, el cajón de sastre, o a otra provincia. El Partido Popular tiene que darse cuenta de que la labor parlamentaria de Teófila Martínez (vayan a su ficha en la web del Senado) no es para tirar cohetes. Y no será porque no le han advertido veces que tenía que interesarse más e incrementar sus preguntas al Gobierno. Nadie niega la capacidad de Martínez a nivel local, y en el Parlamento de Andalucía ha hecho lo que ha podido, aunque otra cosa es que se rodee de buenos asesores (el único es el que todos conocemos, Jorge Moreno). Pero en Madrid, la cosa ha renqueado (todo lo contrario que José Blas Fernández, vean también su ficha y actividad como senador). Pero esos argumentos no son tan importantes, lo que realmente preocupa es que el PP no presente lo mejor de la bodega. Y entre el vino dulce y el palo cortao, yo lo tengo claro. Ánimo Miguel, nadie dijo que fuera fácil y menos en nuestro pueblo. Yo, en este caso, no tengo el corazón partío, y confío en el talante de Teófila Martínez cuando lea este comentario (si algún pelota se lo cuenta baboseando será terrible), pero Miguel se merece más ese puesto en la lista de Cádiz. Es la verdad, lo sensato y lo aconsejable. Y si la sesuda prensa provincial y sus columnistas de pro no hablan de estos dos temas lo suficiente, siempre les quedará este blog.
Y luego está lo del Plan Bahía Competitiva, presentado ayer por todo lo alto por Chaves, que parecía un profesor de colegio dando palmaditas a sus dos consejeros, Antonio Fernández (Empleo) y Francisco Vallejo (Innovación) para que intervinieran (cuando se sabe que no se pueden ni ver con eso de los celos políticos competenciales). Más de 1.590 millones de euros comprometidos en inversiones públicas y un "cambio" radical para la Bahía de Cádiz. Hombre, es una cuestión de fe, a cuatro meses de las elecciones, pero me da que la cosa va en serio, porque si no lo fuera se juegan mucho en la próxma doble convocatoria. Las cifras, las ideas, las propuestas, la financiación (Gobierno central y Europa), todo sonaba bien, con el apoyo de los empresarios y de los sindicatos. Pero ¿y los municipios? porque para toda esta movida hace falta suelo, mucho suelo, y no crean que los PGOU dejan suelo industrial. Además, el suelo cuesta dinerito contante y sonante...¿Alguien le ha preguntado a los municipios? ¿Eh? Ah.
La foto es de Javier Amiguetti