1 may. 2012

Estoy donde quiero estar ahora


Mi corazón y mi alma están en orden, al lado de quienes ahora no entienden lo que está pasando en el mundo pero sufren sus consecuencias. Mi cabeza anda a su bola, con mil asuntos, tratando de no perecer en cada intento y luchando, ahora, por mantener los puestos de trabajo que hemos creado con grandes esfuerzos. No me gusta, lo digo alto y claro, este mundo recortado hacia el que vamos ¿sin remedio?
Algunos quieren que el 12 de diciembre de 2012 celebremos un referéndum global para decidir por nosotros mismos. Imagino que será antes de que se acabe este mundo tal y como lo conocemos, bajo la dictadura de los mercados, de los burócratas. Me parece que la tentación totalitaria es una realidad y que algunos, en esa mesa camilla que sospechamos, han decidido que tienen que desmontar todo lo bueno que hemos conseguido. Otra cosa es el bochorno que sentimos ante tanto sinvergüenza que se ha pasado tres pueblos o ahora intenta negociar para no ir a la cárcel. Siempre nos quedará el cine. Os dejo este trailer de quien un día soñó con tener una gran compañía cinematográfica 'universal', hace cien años.

No hay comentarios: