19 may. 2013

La carrera



No hay razón aparente, pero de pronto todo estalla y no sabes cómo controlarlo, y encima sabes que no tienes la culpa de lo que pasa. Quieres gritar a los cuatro vientos que estás tan harto que no aseguras que algo raro no vaya a pasar. Que harías lo que fuera necesario por subsistir. Pero no, llega el sentido común, cabrón. Y vuelves a los raíles pero a más velocidad, adviertes a todo el que te quiera escuchar que no piensas parar tu locomotora, que no pararás hasta llegar a la meta. Aléjate...
El vídeo es brutalmente bonito, Thirty seconds to Mars, y el tema se llama The Race. Solo la letra...

No hay comentarios: