13 jul. 2013

Más allá del decreto


No pierdo de vista a Elena Cortés ni a Antonio Maíllo, y menos a Alberto Garzón, tampoco a Amanda Meyer porque son los perfiles con los que IU piensa dar la campanada en las próximas elecciones autonómicas en Andalucía. Tienen que solventar antes un grave problema de comunicación interna y externa, mejorar esos canales, si bien en el caso de Cortés se mueve, y bien, en las redes sociales. Pero no me refiero a eso. Es Cádiz, donde Manuel Cárdenas -quizás ajeno a estas cosas- no se da cuenta de que le comen el terreno los socios todos los días. Algo normal, por otra parte.

Regresando al título del comentario, conviene no ser demasiado simplista en lo del decreto, minimizarlo con argumentos amarillos como que solo valdrá para 200 familias. No es eso, es abrir un debate internacional, eso es lo que ha pasado. Y en favor de los más débiles. No es polítiqueo, IU ha dado un aldabonazo de campeonato a las conciencias.

Griñán (algo bajito estos días en la prensa) lo ha comprendido al vuelo y se ha sumado al carro. El problema es que hay un electorado que no vota a IU que ve con desconfianza estos baños rojos que se da el PSOE de vez en cuando gracias a la coalición. Y Luis Planas, el socialdemócrata que saltó al ruedo de las primarias, tiene un perfil para captar a quienes les produce aún cierto rechazo Izquierda Unida.

No hay comentarios: