31 dic. 2013

No ha sido un camino de rosas


No, la verdad es que no lo ha sido, 2013 ha sido un camino minado, plagado de obstáculos, un ejemplo de lo que nos espera en 2014 si no nos ponemos en acción desde el minuto 1 de este nuevo año. Admito que no estoy para muchas contemplaciones después de vivir lo que hemos vivido. Pero mi indignación no debe preocupar a los nobles de corazón, a esos que admiro y quiero con locura. Y necesito. Mira que lo intento, pero no estoy para tópicos navideños ni jilipolleces al uso. Por eso quizás apenas contesto a ellas en las redes sociales. Os deseo lo mejor, pero lo conseguiremos si trabajamos juntos como siempre deberíamos haber hecho. Un abrazo a todos los buen@s.

No hay comentarios: