23 ago. 2014

A tí...


No hay nada que me apetezca hoy más que dedicarte este comentario a tí, amor sin medida. Vivimos días de vino y rosas, pero también de dolor por decepciones nunca presentidas. Ni siquiera esas traiciones -que no tendrán perdón, abandona esa idea- podrán desviarnos de nuestro camino, de seguir trabajando con honestidad y entrega, sin dejar nuestros ideales, antiguos pero dignos. Doy gracias a Dios por no haber regresado a Madrid, en aquel 2004, otra vez en busca de fortuna. Menos mal que tomamos aquel café. Gracias por todo, tu y yo, sin descanso, duro de llevar pero juntos. Los telediarios solo vomitan penas, guerras y agobios, por eso hay que escapar al mar, respirar hondo y dejarse llevar por la brisa, las olas gamberras. A veces pienso que a este paraíso que se llama Cádiz solo le falta empleo para ser completamente un paraíso. Y que le sobran un grupito de hijos de mala madre que apenas piensan en lo efimero de esta vida. No digo más, que hoy es un día precioso.

No hay comentarios: