11 abr. 2015

No me castigaré más...



Hay que centrarse en lo importante, olvidarnos del ruido. Probablemente en mi perfil de Twitter habrás visto que estoy muy "centrado en mi familia", en toda. Así es. No solo no he tirado la toalla tras el golpe recibido (qué asco de gentuza, desaparecerán) sino que los objetivos se han aclarado, aunque nada es como a uno le gustaría que fuera. Me mantengo firme, conozco gente, recupero a personas que, en realidad, nunca se fueron, observo, analizo y saco conclusiones de estos tiempos nuevos. Escucha bien este vídeo...te gustará, encontrarás pistas sobre lo que pasa en mi alma, alrededor. Arriba y abajo. Ha cambiado mi vida, de forma profunda. Ríe cuando puedas, llora cuando lo necesites pero nunca, nunca, dejes de actuar, de pegar duro a quien lo merece, de no dejar que machaquen a los débiles. 

No hay comentarios: