30 jul. 2016

Hoy vamos de boda: se casa @InesArrimadas


“Mi hija me ha dicho que no hable con la prensa” es lo máximo que se atreve a afirmar Rufino Arrimadas, el padre de la novia, que abre la puerta de su casa a LOC con cara de preocupación. De fondo suena “Camino de rosas”. La banda de Alejandro Sanz ensaya a las tres de la tarde bajo un sol de justicia, en el Estadio Chapín (ayer la gira pasó por Jerez), a 300 metros de la residencia de los padres de Inés Arrimadas (35 años), que hoy contraerá matrimonio en la ciudad gaditana en una ceremonia civil, con el político ex convergente Xavier Cima (38). 

“Yo le entiendo a usted” dice Rufino Arrimadas, “pero no puedo decir nada”, tras lo que estrecha la mano del periodista y cierra la puerta de la vivienda. La finca de la boda, la bodega del profesor Luis Pérez, es espectacular, a sus pies cuidados viñedos, al fondo, el perfil de Jerez de la Frontera, la tierra natal de Inés Arrimadas. El que disfrutarán los invitados al evento, del que se informará hoy “por igual”, según fuentes de Ciudadanos.

Casados por un ‘ciudadano’

Será un ciudadano –la boda es civil- su compañero de partido y concejal jerezano (aunque es de Sevilla) economista Carlos Pérez, quien case a la joven pareja de políticos. Se lamenta ante LAC, que le llama por teléfono, de que no pueda decir “nada” de la boda, salvo que será quien los case. Carlos es portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, compuesto por dos concejales actualmente en la oposición. “Imagínate lo que supone para mí, es todo un honor”, manifiesta el edil, que reconoce que tiene “experiencia” ya en bodas civiles en el Ayuntamiento, aunque en este caso no será en la casa consistorial sino entre viñedos, más típico imposible.

La Hacienda Vistahermosa, que así se denomina la viña bodega de Luis Pérez, comenzará a recibir el catering sobre las doce del mediodía. La boda civil está prevista para a las ocho de la noche, a la caída de la tarde, entre otras cosas por el tremendo calor que reina en el sur andaluz en este fin de semana. Los invitados tendrán que soportar un camino sin asfaltar de tres kilómetros hasta llegar a la viña bodega, en la cima de una loma, a salvo de la prensa.

Silencio, hay boda
La jefa de prensa de Arrimadas lleva todo el día deshaciéndose de los periodistas con amables palabras negando que pueda dar alguna información de la boda y pidiendo “respeto” a la vida personal de la política de Ciudadanos. La propia Arrimadas remite a LOC a su jefe de prensa, pero nada: silencio. Jorge, uno de los encargados de las bodegas Luis Pérez, tampoco cuenta nada: “Yo no sé nada mire usted, ni cuando llega el catering ni nada de lo que va a pasar”. Y se ríe. A pocos metros la instalación bodeguera registra actividad, pero no hostelera.

Inés quiere mucho a sus padres, de hecho los mencionó en el último debate sobre el proceso catalán le espetó al presidente Puigdemont: “¿Usted sabe lo que está diciendo con esas conclusiones? Que mis padres, que viven en Andalucía, se van a convertir en extranjeros cuando vengan a Cataluña y eso no se lo vamos a permitir”. Un vídeo convenientemente retuiteado ayer por Ciudadanos Andalucía. 

Amigos y familiares llegan a la casa de los padres, donde reina la alegría entre sus hermanos, no solo por el enlace, sino porque los periodistas que se habían apostado a las puertas hace tiempo que se han ido. Se han perdido el imponente Maserati que alguien acaba de aparcar antes de entrar a la casa de la familia. Un aparcacoches se acerca porque cree que vienen a ver el concierto de Alejandro Sanz, pero no, no hay propina.

No hay comentarios: