27 abr. 2017

Reflexiones en 'La Moderna'

Una sana recomendación literaria
Salvo que aguante (es todo un experto) al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no le va a quedar otra posibilidad que apretar el botón de las elecciones generales anticipadas o refundar el PP. Creo que la primera opción es la que le gusta pero no la que le conviene a sus intereses y a los del partido que lo sustenta en el Gobierno. España sufre una progresiva, y peligrosa, pérdida de fe en sus instituciones, que puede ser aprovechada por quienes se presentan ahora como defensores del pueblo.

Hago estas reflexiones en mi bar de toda la vida, La Moderna, sentado bajo carteles de vinos y toros, viendo pasar a la gente de mi pueblo, que no termina de arrancar. Basta afinar el oído para ver qué tiene un cabreo colosal con los asuntos que abren los telediarios una y otra vez. Y con la sequía: "Como no llueva la cosa va a estar jodida en el campo". Y en la ciudad, pienso al lado del ciudadano que reflexiona sobre algo que hemos vivido en Andalucía con ansiedad: la sequía y las restricciones.

En España hay sed, de justicia, de buenas noticias, de empleo, de castigos ejemplares a quienes nos han tomado el pelo en el sector bancario, en el político y en el social. Me encuentro en la administración de loterías con mi paisano Luis Lara, comandante de ironías e imitaciones en la Cámara de los Balones, con Yuyu & Cía. Como yo, compra boletos de esos que necesitamos a gritos. Porque trabajando en este sector la probabilidad de hacerse rico trabajando es bastante dudosa. Para colmo los periodistas no estamos organizados para defender nuestros derechos. Así nos va.

Tertulias
A mí no me siguen en Twitter los dirigentes de Podemos (no me preocupa), pero yo sí les sigo porque están muy entretenidos. Que Íñigo Errejón no vaya más a la tertulia de Hora 25 de la SER admite más interpretaciones que las ofrecidas por Podemos en las redes o por periodistas más o menos encastados y encantados de haberse conocido. 

Digo yo que si Errejón es tertuliano en la SER desde hace tiempo ¿por qué no sigue en ese foro aclarando que son opiniones personales y no de Podemos? ¿Tendrá que aclararlo en su perfil de Twitter o decir lo que mande el partido, o cerrarlo? Si tiene reaños, que siga. ¿No?

Ser tertuliano en un medio público o privado no sólo depende del criterio de la dirección o coordinación del programa. Eso lo intuye todo el mundo y lo saben los propios opinadores públicos. Negarlo es de carajotes. Hay cuotas, periodistas bien vistos e imposibles de ver en las cadenas generalistas porque son incorregibles. Y menos andaluces porque salvo contadas excepciones (Javier Aroca y Carmen Torres por ejemplo) no contamos para quienes configuran las tertulias en Madrid. Todo puede cambiar. Un abrazo, por cierto, para mi compañero Antonio Salvador, afilada y documentada firma durante años de El Mundo de Andalucía, hoy en El Independiente, en Madrid. La capital del Reino arde.

La foto que ilustra este comentario es, como se habrán fijado, una sana recomendación literaria para quienes no se han dado cuenta aún de esa cuestión y siguen dando por saco al prójimo como si estuvieran convencidos de que van a vivir eternamente. Fue hace unos días, en la estación de Santa Justa. Tomé la foto porque sabía que igual la necesitaba. Y así ha sido. Un abrazo y buena suerte a todos, incluso a quienes se merecen lo peor. Ojalá todo cambie porque lo necesitamos urgentemente. Creo que terminaré comprando el libro.

No hay comentarios: