16 abr. 2012

El cambio climático y nuestros 'vecinos'

Un colirrojo diademado, que se 'muda' al Campo de Gibraltar
Algo pasa con el clima. Ya no es posible negarlo. Se ha producido el primer avistamiento en el Campo de Gibraltar de un ejemplar de colirrojo diademado, un ave del norte de África cuya presencia en España se considera de extrema rareza. La Fundación Migres ha registrado también, en el Paraje Natural Playa de los Lances (Tarifa) un ejemplar de corredor sahariano ‘Cursorius cursor’, una especie propia de ambientes áridos sub-desérticos.  

Recientemente, técnicos de la Fundación Migres contribuyeron a localizar en las inmediaciones del Observatorio que la Fundación tiene en Punta Camorro (en las proximidades de Tarifa), un ejemplar de colirrojo diademado, ‘Phoenicurus moussieri’. Esta vistosa especie, del orden de las paseriformes, de tamaño similar a un gorrión común y de unos 14 gramos de peso, es propia del norte de África, donde se reproduce en entornos montañosos desde el sur de Marruecos hasta el norte de Túnez.
Se trata de una especie principalmente residente, por lo que, pese a la proximidad de sus poblaciones más cercanas, ubicadas en la orilla africana del estrecho de Gibraltar, su presencia en España y el resto de Europa es de extrema rareza, tratándose esta de la primera cita documentada en el campo de Gibraltar y una de la, aproximadamente, media docena de registros existentes en la península Ibérica.

El colirrojo diademado fue detectado en primer lugar por dos jóvenes tarifeños aficionados a la ornitología y que, semanas atrás, habían participado en el ‘curso de introducción al estudio y seguimiento de las migraciones de aves en la comarca de la Janda’, impartido por la Fundación Migres y financiado por el Grupo de Desarrollo Rural del Litoral de la Janda. Estos jóvenes aficionados se encontraban siguiendo la migración primaveral de aves planeadoras a través del estrecho de Gibraltar, debiéndose a ellos la primera localización sobre la inusual presencia en la zona de este raro ejemplar.

Al día siguiente de este primer avistamiento, una vez localizado en el Observatorio de Punta Camorro, pudo ser contemplado por un nutrido grupo de aficionados a la observación de aves, desplazados hasta Tarifa desde distintos puntos de Andalucía y España.

Los machos adultos de colirrojo diademado, como el observado en Tarifa, pese a su reducido tamaño, son aves vistosas de coloración anaranjada y negra, con una conspicua franja blanca que le recorre ambos lados de la cabeza y que da origen a su nombre vernáculo. Las hembras y los ejemplares jóvenes, por el contrario, muestran tonos más apagados y pueden pasar más fácilmente inadvertidos entre otras especies cercanas como el colirrojo tizón y el colirrojo real, estando ambas ampliamente distribuidas en el continente europeo.


Al interés que la observación de una nueva especie suscita entre los aficionados a la ornitología, debe añadirse el especial interés científico que tiene la observación en Europa de especies típicamente africanas. En este sentido, esta primera cita de un colirrojo diademado en el campo de Gibraltar se suma a la cada vez más extensa lista de especies africanas detectadas en la orilla europea del estrecho de Gibraltar. Este tipo de información, recogida de forma sistemática por la Fundación Migres desde hace más de una década, está permitiendo avanzar en el conocimiento sobre los efectos del calentamiento global en los rangos de distribución de las aves.

Avistado un ejemplar de corredor sahariano

Por otra parte, jóvenes aficionados a la ornitología y alumnos de la Escuela Taller del Estrecho, en Tarifa, que como en el caso anterior, han seguido cursos de iniciación a las aves ofrecidos por la Fundación Migres y por las Administraciones públicas, avistaron también en el Paraje Natural Playa de los Lances un ejemplar de corredor sahariano ‘Cursorius cursor’, una especie propia de ambientes áridos sub-desérticos que se reproduce en el norte del continente africano, incluyendo las islas Canarias y la península Arábiga y en el sudoeste de Asia, desde Turquía hasta India.

En la península Ibérica es un ave de presencia accidental, cuyos registros corresponden presumiblemente a aves procedentes del norte de África, donde la especie es de carácter migrador. Así, las poblaciones reproductoras más próximas a la península se encuentran en Marruecos y Argelia, desde donde migran para invernar al sur del Sahara.

Además, estas poblaciones desarrollan movimientos postnupciales al norte, hacia zonas menos áridas, siendo este el origen de las escasas observaciones de la especie en la península, la mayor parte de las cuales se producen, como en este caso, a mediados del mes de abril en el sur de Andalucía. Cabe destacar que en 2001 se detectó una pequeña irrupción de la especie en la península y se pudo documentar su reproducción en Almería.


No hay comentarios: