13 jun. 2012

Seis mil empleos menos en el naval

 
CÁDIZ.-Los tres Comités de Navantia en la Bahía de Cádiz han emitido un comunicado para "dejar claros los objetivos que nos mueven y que nos han llevado a realizar movilizaciones desde octubre del año 2011".
El eje fundamental de sus reivindicaciones está en la falta de trabajo que ya vienen padeciendo desde hace meses. "Algo que advertíamos desde el año 2010, por desgracia, se ha cumplido en su forma más drástica. Hoy podemos decir que en NAVANTIA en la Bahía de Cádiz, se han perdido más de 6.000 empleos en la Industria Auxiliar y la inactividad de las plantillas propias va aumento cada día".
Esta situación, ya anunciada, tiene su origen en la falta de pedidos, tanto en el ámbito de la construcción naval militar como en el de la civil. Además, en el área de Reparaciones no se ha tenido una política comercial clara y contundente, lo que supone que hoy no tengamos asegurado el trabajo, ni siquiera para este año. Siendo FABA, la única área con carga de trabajo que, sin cubrir la línea de producción en los talleres, al menos, alcanza cierta proporción importante en el área de Ingeniería.
Nuestros objetivos siempre han estado subrayados por lo que entendemos que es un incumplimiento claro de acuerdos firmados con anterioridad y, por tanto, nos sentimos legitimados para exigir que estos acuerdos se desarrollen en su totalidad. Nuestra reivindicación sigue siendo la carga de trabajo.
Creemos que la consolidación definitiva de nuestra empresa pasa por su reconocimiento como “sector estratégico” y por la consecución de carga de trabajo. Como SEPI expresó tras la visita del Presidente de Navantia y el Consejero Delegado, nuestras metas pasan por la “dinamización de las actividades de la empresa en el actual contexto de crisis, la creación de empleo en las zonas en las que la empresa está instalada, y el mantenimiento de la actual capacidad industrial”.
Para ello se han marcado como objetivos prioritarios:
  • Puesta en marcha de la segunda fase de los BAM (Buques de Acción Marítima) que, como hemos explicado y se ha ratificado posteriormente en el debate político, no supone ningún lastre económico para el Estado y facilita la creación de más de 5.000 empleos en toda la extensión del programa.
  • Obligación de Navantia a operar en los mercados de construcción civil como alternativa principal a la falta de pedidos respecto a la construcción militar, ya que entendemos que existen posibilidades en la gama de productos de la que somos especialistas.
  • Consolidación del mercado de Reparaciones con una acción comercial seria. No entendemos como estando tan cerca del Estrecho, donde el flujo de barcos es el mayor de Europa, no seamos capaces de sacar provecho. La reparación de cruceros, siendo un mercado importante, no llena los diques todo el año. Además, exigimos la aclaración del futuro de la modernización para la Armada en el que estaban comprometidos la adecuación del portaaviones ‘Príncipe de Asturias’ y de las dos fragatas que restaban para completar el programa. Existen alternativas de venta del ‘Príncipe de Asturias’, dejarlo varado significa desguazarlo y con una remodelación se podría ceder a otro país. Esa remodelación supondría más de 400 empleos en el astillero de Cádiz.
  • Exigencia de tener una apuesta clara por el marcado eólico. Esta apuesta debe ser de NAVANTIA, SEPI y del Gobierno de este país. Este negocio debe ser una alternativa a la diversificación como complemento a la construcción naval y como generador de un gran volumen de empleo.
  • Obtención de la máxima información de las acciones importantes en el exterior, en cuanto a posibles contratos de construcción naval militar. Es fundamental que conozcamos las acciones comerciales de Navantia en el exterior, ya que entendemos que la Armada española va a atravesar un periodo de latencia en cuanto a construcción se refiere y los astilleros de la Bahía podemos construir, no sólo BAM, sino también BAC y barcos militares de grandes dimensiones de los que nos consta que existen ofertas en el exterior.
Nuestro futuro está en la Construcción, Reparación y “Sistemización” en el ámbito militar, ya que esa es nuestra definición como empresa. No obstante, vamos a exigir que el complemento y necesidad de construir y reparar en el mercado civil, sea una realidad en nuestra empresa. Pero esta máxima, no debe ser mal utilizada en el ámbito político. Somos una empresa pública y, por tanto, nos debemos a lo que el Gobierno diseñe, pero no vamos a renunciar a seguir creando empleo y riqueza, y tampoco vamos a renunciar a la reivindicación y a la movilización si es preciso, porque sin trabajo en los astilleros no hay futuro para la Bahía.

No hay comentarios: