26 mar. 2013

Cuando las cañas se vuelven lanzas

Griñán y Valderas

En aquellos días posteriores al 11M, cuando el Gobierno debió aplazar las elecciones para que no votáramos conmocionados por sucedido, la estrategia política de acoso al torpe Ejecutivo de Aznar fue muy similar a la presión que ahora, por lo que aprecio como observador político, está ejerciendo el PP en Andalucía. Han aprendido. Usan todos los recursos a su alcance, sin pudor ni estilo. Sin olvidar que la golfería ¿organizada? de los ERES merece un escarmiento legal en toda regla.
¿De ahí la conducta del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa? El Grupo Socialista ya ha registrado la solicitud de su comparecencia para que explique las manifestaciones que realizó el pasado jueves en Baeza (Jáen) asegurando que quedaban "pendientes pasos muy importantes" en la denominada operación 'Heracles' iniciada la víspera bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla. Uy, que osado.
¿Y cómo sabe eso Arsenio? ¿Es que tiene acceso a una instrucción secreta? Eso suena raro, por ser elegante y por el aprecio que le tengo, por su valentía, en aquel caso que investigué sobre la participación de una fragata española, Alvaro de Bazán, en misiones de guerra en el Golfo Pérsico. Y hasta raya algo muy feo...
El PP aprieta sin piedad porque cree próximo un desmoronamiento del Gobierno "bipartitoruina" -tal como le denominan en las redes sociales, con bastante mala baba- lo que da, de paso, alas a la teoría de la confrontación y el acoso y derribo que usaron Javier Arenas y su delfín Antonio Sanz, hoy retirado, nostálgico y maniobrando a sus anchas en el cálido cuartel de Cádiz. Seguro que ambos sueñan con un Griñán acosado, Chaves y Viera en el banquillo y el PSOE destrozado.
Arenas y el Sanz de Cádiz tienen la espina clavada de Valderas y Griñán, amén de que ahora los que, en teoría, mandan en el PP, son el otro Sanz (José Luis) y el ex juez, hoy alcalde, Zoido. Si cuaja la presión igual hasta vuelven a las andadas y los dejan en evidencia. En cuanto al desmoronamiento yo no lo descartaría, aunque claro, Valderas no es Rejón. Aunque ahora que lo pienso ¿cómo es posible que IU apuntale gobiernos locales del PP?

No hay comentarios: