20 jun. 2015

La letra de mi vida, mejor por dentro


En distintas etapas de mi vida me he recorrido Andalucía de Huelva a Almeria, de Cádiz a Jaén, y me precio, porque puedo, de conocer bien su tejido empresarial, social y político. Por eso les digo que no hay mejor momento para ejercer buen periodismo que ahora. Que unos y otros van sacando las miserias, las ilegalidades, las manitas que entraron donde no debían, los que ahora van camino de una extraña prepotencia, más lo que estaba en la mochila de muchos compañeros y compañeras que hemos sido maltratados por fascistas de la comunicación que más temprano que tarde, os lo juro, tendrán su merecido. Nada quedará impune, toca devolver los golpes recibidos, aumentados.
Hay que sanearlo todo, abrir ventanas, dejar que el aire fresco de Andalucía inunde nuestras almas. Me siento fuerte, con ganas de dar guerra para que mucha gente buena tenga lo que necesita, hay que trabajar duro por el nuevo tiempo, con propósito de enmienda bajo tutela, con aquellos y aquellas que defienden de corazón la necesidad de cambios verdaderos.
Ya no valen los viejos tics, los que ahora se metan en esta batalla han de hacerlo conscientes de que no sérá un trabajo fácil. He buscado una canción que acompañe este comentario, hasta encontrarla, de mi paisano David de María y de la Mary de Chambao. Esa letra es mi vida hoy, totalmente. Y voy a por todas, caiga quien caiga. Es que ya mi corazón no aguanta más. A pelear. Sin mirar atrás.

1 comentario:

Gabriel Alvarez Leiva dijo...

Con libertad y respeto. Ánimo, Pepe. A pelear!